TV y Espectáculo


Denise Rosenthal: Muchas veces el camino de la fama y la exposición es muy injusto

Carlos Villavicencio | BioBioChile
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Cuesta mucho encontrar un momento de paz en la agenda de Denise Rosenthal (26 años). En poco más de 24 horas debió grabar para la teleserie El Camionero -de Televisión Nacional-, viajar a Concepción, cantar en la noche y aprestarse para un nuevo show, esta vez en Chillán.

La rutina de la exintegrante de Amango es exigente, aunque ella misma admite que no se puede quejar. No por nada, ha trabajado prácticamente sin descanso desde los 14 años, antes de involucrarse de lleno en su carrera artística.

Mientras soportaba a duras penas el frío penquista, Denise conversó con BioBioChile sobre su trabajo, sus pretensiones y su receta para no colapsar.

– Grabaste para la teleserie, te viniste en avión, te presentas de noche, viajas de nuevo al mediodía. ¿De dónde agarras energía?

Me alimento bien, soy súper responsable, súper cuidadosa conmigo misma, con mi instrumento que es mi voz y soy consciente, creo.

– Trabajas desde que eras niña. ¿Te sientes cansada a estas altura? ¿No te dan ganas a veces de encerrarte en tu pieza sola con tus gatos?

Sí, lo hago. Por eso soy un poco antisocial. Mucha gente piensa que uno sale mucho, que tiene una vida social muy activa, con muchos amigos. En realidad, es muy lejano eso. Mi panorama ideal es tratar de estar conmigo misma, con las personas que quiero, con mis animales, con mi familia, y disfrutar de esos momentos esenciales que nutren mi corazón al igual que como lo nutre la música. Al final no necesito otra distracción, otra vida paralela como para satisfacer otras necesidades porque haciendo lo que me gusta y lo que hago satisfago todas mis expectativas en relación a lo que espero de cómo vivir.

– ¿Es fácil o difícil para ti manejar el tema de la fama y la exposición?

No sé si difícil sea la palabra, pero sí es un camino bien complejo y es bien sacrificado, es súper dedicado. Muchas veces es muy injusto, y yo creo que más que juzgarlo o tomar como una conclusión al respecto es una consecuencia de lo que decidí. Desde pequeña siempre fui súper decidida, entonces cuando uno toma decisiones siempre traen consecuencias. Siempre supe que una de las consecuencias posibles era ésta, y creo que inconscientemente me fui preparando en el camino para ir fortaleciendo esas raíces que me hacen sentir cómodas en el camino que estoy yendo.

– O sea, no ha sido de sopetón, has estado preparada

Creo que ha sido un trabajo personal importante, pero de verdad no puedo no estar contenta. Sería muy malagradecida, soy muy afortunada y de verdad que estoy muy agradecida de todas las oportunidades que se me han brindado. Yo sé que son producto y fruto de mi trabajo pero que siempre tienen una cuota de algo mágico que hace que me ponga muy feliz. Obviamente uno tiene días que está más cansada que otros, que hay cosas que te afectan más, pero eso es parte de cualquier ser humano.

– Tu manager es tu papá, y tienes gente de tu círculo cercano muy involucrada en tu trabajo. ¿Hay una prolongación de tu pega al ámbito familiar?

No, creo que hemos hecho un trabajo súper bonito con mi viejo. Más que mi manager, es como mi compañero. Él me ha apañado y mi familia en general, mi mamá, mis amigos, mis hermanos, siempre me han apoyado. Desde muy pequeña siempre vieron que esto era un sueño para mí, entonces todos han depositado su confianza y energía para apoyarme y acompañarme en este proceso y en este camino que es mucho más solitario y que es inevitable no relacionarse con la gente que uno realmente tiene confianza, porque uno se vuelve un poco desconfiada, juiciosa.

– ¿Más solitaria?

Sí. Es cierto que la vida, así como de tanta exposición o de tantas cosas que uno haga, es mucho más solitaria. Creo que hay dos caminos para tomar: uno en el que puede ser muy sociable, con muchos amigos y con una vida social muy activa, o cuidar las relaciones que tengo, que son pocas pero que deposito mucha confianza en ellos pero sé que me aman y yo los amo recíprocamente. Me di cuenta que antes me llenaba de relaciones que eran un poco vacías y que no contribuían más a mi vida personal.

La crítica

El año pasado dijiste esto: “Yo siento que todavía no estoy consolidada como músico. Siento que hay un prejuicio de otros músicos hacia mí, que no están convencidos de mi trabajo”. ¿Aún lo sientes así?

¿Cuándo dije eso?

– En marzo de 2015, a Paniko.

Lo que pasa es que yo no soy quién para decir “soy un músico consolidado”. Creo que es un proceso súper largo y también es muy evolutivo, uno va creciendo también y es imposible no evolucionar en el proceso musical. Siempre la idea que uno tiene a la hora de componer, a la hora de hacer música, a la hora de generar un proyecto musical es hacerlo cada vez mejor, y que cada vez uno pueda comunicar algo de la mejor manera y encontrar el canal para hacerlo efectivamente como uno espera hacerlo.

– ¿Ahora te sientes más satisfecha con tu trabajo que cuando empezaste de lleno en tu carrera de cantante?

No suelo sentirme satisfecha, no soy muy conformista. Siempre estoy buscando más, siempre estoy exigiéndome. Creo que estoy súper orgullosa y contenta del trabajo que he realizado y que también merezco respeto y cariño, pero mío, personal. Creo que eso es lo más importante, cuando una se siente cómoda con uno mismo uno puede hacer cada vez mejor su trabajo. Al final el peor enemigo es uno mismo, uno se va enjuiciando mucho y no aporta en nada más que separarse de uno mismo.

– Antes hablamos del tema de la exposición. Hace unas dos semanas publicaste una suerte de “declaración de principios” por las críticas a tu apariencia. ¿Afecta mucho el recibir tantos comentarios de este tipo?

Más que una suerte de declaración de principios fue una reflexión. Siempre suelo compartir las reflexiones que tengo en el día a día porque me gusta que me conozcan tal cual soy. A veces me dan ganas de escribir nomás y escribo, que fluya lo que estoy pensando nomás. Claro, soy un humano y de repente ando más sensible, pero no me afectan mucho en realidad. Creo que he construido una seguridad interna súper fuerte, en donde me he generado un cascarón que es difícil de traspasar. Me cuido mucho a mí misma, me conozco, me respeto y me quiero tal cual soy. Más que nada es una reflexión social, las redes sociales te permiten descifrar y descubrir cómo se mueven las masas, y eso es algo fuerte de ver, cómo tanta odiosidad, tanta desinformación, tanta banalidad. Creo que hay temas mucho más importantes socialmente que estar pendiente de que si una niña hizo o no hizo algo. Por ahí va mi reflexión, hacerse cargo de los problemas de uno para contribuir en algo a la sociedad.

– Entonces no fue un descargo por estar chata.

– No, para nada.

Nabila Rifo

– Has mostrado una particular atención por materias de equidad de género, derechos de las mujeres y otros temas pendientes en Chile. El caso de la agresión a Nabila Rifo en Coyhaique ha sido quizás el más impactante en mucho tiempo, y posiblemente ella no entregaría testimonio contra su agresor. ¿Qué crees que nos está faltando como sociedad? ¿En qué fallamos todos?

Nos falta mucho, vivimos en una sociedad muy preocupante. El caso de Nabila Rifo fue para mí súper delicado. La sociedad nos hace sentir como si fuéramos las culpables de algo. Está muy desprotegido el ser mujeres en Chile. No hay instituciones en las cuales las ayuden a enfocarse en el problema real. En la mayoría de las cosas la mujer es la que tiene que ir a la rehabilitación, a la mujer la sacan de su casa prácticamente a un internado con sus niños en donde no se encuentran adaptados.

El problema hay que atacarlo en los hombres y educar a la sociedad entera, para saber qué es lo que no está bien, a dónde uno tiene que llamar. Hay pocos centros de información donde uno pueda saber. Yo no sabía que existía un fono ayuda para la mujer que es abusada, que no es el 133 de Carabineros sino que es una línea directa única y exclusivamente para mujeres que están siendo agredidas [800 104 008]. Hay un montón de cosas que uno como ciudadano normal no sabe, y uno no sabe mucho dónde recurrir. Las leyes no están mucho a favor de buscar una resolución positiva a una situación así de terrible. Pero creo que es importante que de a poco nos vayamos educando un poco más, compartiendo y desarrollando la construcción de relaciones más sanas y constructivas.

GALERÍA DE IMÁGENES | Haz clic para ampliar
Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados