temas del día

TV y Espectáculo


Ana Josefa Silva: Neruda, una fábula gozosa (en su primera hora)

anajosefasilva.cl
Publicado por
Envíanos tu corrección

Irreverente, lúdica, desacralizadora, el Neruda de Pablo Larraín rompe de tal modo con el concepto de película biográfica que los reclamos por la deformada presencia (o ausencia) de determinados personajes o hechos están totalmente fuera de lugar.

También se estrellan quienes han elevado a los altares a nuestro Nobel, ya sea por su talento literario o por su militancia comunista. Porque el personaje que aparece aquí es un burgués fiestero, gozador, libidinoso, un hedonista de tomo y lomo; un ególatra que se complace con tener la atención de ese patético inspector que lo sigue, Óscar Peluchonneau (Gael García Bernal), tras dictarse la Ley Maldita.

La cámara inquieta y envolvente entra sin preámbulos y ya no se detiene.

Neruda (Luis Gnecco) llega al Congreso y lo rodean fotógrafos y periodistas; luego sus compañeros del Senado en la sala privada (¡qué despliegue de actores de primera línea!); y de allí al alegato, el “yo acuso”.

Los diálogos chispeantes, inesperados, se suceden. Una misma conversación cambia de escenario, constantemente.
Una voz en off ha comenzado su relato: Peluchonneau.

Continua leyendo el comentario de Ana Josefa Silva en su sitio oficial

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados