Artes y Cultura


El Círculo: ¿Hasta qué punto es deseable y aceptable la transparencia?

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El mundo que plantea el libro de Dave Eggers ¿Es el futuro o ya lo estamos viviendo?

Texto de Rafael Guiloff

La reciente liberación de Wiki Leaks acerca de un programa de vigilancia global implementado por la CIA, a través de intervenir todo tipo de artefactos y comunicaciones, mediante programas maliciosos que permiten utilizar elementos electrónicos de uso diario para espiar a quienes desee,nuevamente pone en tela de juicio la validez de los conceptos de transparencia y privacidad.

¿Hasta qué punto es deseable y aceptable la transparencia?¿Cuánto se puede mantener la privacidad en un contexto híper conectado?

La novela “El Círculo” de Dave Eggers muestra un mundo que no es muy diferente del que vivimos actualmente pero bajo la hegemonía de una plataforma tecnológica omnipresente y de una nueva red global basada en la eliminación del anonimato: Dicha plataforma, denominada El Círculo, hace que todo quien activa en la internet esté identificado. Esta novela ya está hecha película, con las actuaciones de Tom Hanks y Emma Watson y su estreno está programado para abril venidero .

A través de lo que le ocurre a la protagonista, quien entra a trabajar para El Círculo, vamos conociendo cómo funciona y cómo evoluciona la vida cotidiana bajo la premisa de apertura total, de compartir todo lo que a cada uno le pasa y comentar lo que los otros han compartido. Se ve una progresión vertiginosa en la pérdida de la privacidad, llegándose a manifestar como consigna del Círculo que la PRIVACIDAD ES UN ROBO, justificando esto con el argumento que privar al resto de la comunidad en la red de la riqueza de la experiencia de cada uno, es dejar a los demás más pobres, por ello sería como robarles. La consigna de la privacidad como robo se apoya también en manifestar que COMPARTIR ES CUIDAR y que los SECRETOS SON MENTIRAS.

La transparencia total conduce a que ningún acto humano quede fuera del escrutinio y juicio de los demás que participan en la comunidad de la plataforma de El Círculo. Esta, por su importancia y alcance, en todo tipo de actividades y transacciones, es prácticamente universal. La idea es que la visibilidad de las actividades sea completa, llegándose al extremo de promover el que cada persona porte una pequeña cámara colgada de su cuello, que registre las imágenes y sonidos de toda su actividad diaria. Este registro individual se ve complementado con otro producto de El Círculo: mini cámaras híper resistentes, que se proveen de su propia energía, distribuidas en cientos de millones de lugares por todo el planeta, a las cuales cualquiera puede accesar a través de la red y que captan a la gente por todas partes.

El conocer todo se considera como un derecho humano esencial pues lo que se desconoce impide la perfección del individuo. De esta manera, nadie puede escapar a esta vigilancia absoluta que ejercen todos sobre todos. Esta transparencia total es de gran ayuda para controlar y reprimir actos poco sociales o francamente ilícitos pues cuando sabemos que somos observados, surge lo mejor de nosotros y no nos queda otra opción que “portarnos bien”. La novela también presenta a personajes que se oponen completamente a esta apertura sin límites, rechazando participar en un mundo así, donde todo es observado. Naturalmente, estos personajes desafían las convicciones que la protagonista va adquiriendo en su vida en El Círculo.

El Círculo es una empresa que el autor construye con aspectos que ya poseen los grandes de la tecnología y las redes, como son Google, Apple y Facebook, y con elementos que con su evolución pueden adquirir próximamente. El Círculo opera físicamente en un “campus” magnífico, donde están sus oficinas, instalaciones y la mayoría de su personal. Allí todo es perfecto, no hay fricción, es el mejor lugar para trabajar y el mejor lugar para estar. Se contrasta con un mundo exterior, caóticamente confuso, ruidoso, conflictivo, mugriento y fracasado, donde todo funciona en forma errónea e ineficiente.

La transparencia, que en general es pregonada como un valor positivo a través de las páginas de “El Círculo”, muestra aristas perniciosas y amenazadoras. Uno de los personajes de la novela, amo y vocero de la empresa, declara que, siendo honestos, nada nos producirá vergüenza y que los secretos, cuando permanecen ocultos, son como cánceres pero se tornan inofensivos cuando se abren al mundo. Los secretos provocan especulaciones e inquietud. Guardarse un secreto para uno, no compartiéndolo, es lo mismo que mentir. Así, el dilema de la protagonista de la novela es por cual vía optar: si por una “de una nueva y gloriosa apertura, un mundo de luz perpetua” o una de suciedad y desorden, llena desecretos pero donde cada uno puede conservar su privacidad, sin ser rastreado desde la cuna hasta la tumba.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados