Internacional


Diplomáticos piden “desescalamiento urgente” del conflicto armado colombiano

Edgar Jiménez (cc)
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los cuatro países que acompañan el proceso de paz de Colombia llamaron este martes al gobierno y a la guerrilla de las FARC a un “desescalamiento urgente” del conflicto armado en ese país, tras un recrudecimiento de las hostilidades que ha dejado decenas de bajas.

“Hacemos un llamado a las partes al desescalamiento urgente del conflicto armado”, dijo a la prensa el diplomático cubano Rodolfo Benítez en La Habana, al leer un comunicado suscrito por Noruega y Cuba, países “garantes” del proceso de paz, y Chile y Venezuela, países “acompañantes” del mismo.

“Instamos a las partes a restringir al máximo las acciones de todo tipo que causan víctimas y sufrimientos en Colombia, y a intensificar la implementación de medidas de construcción de confianza”, añadió Benítez, acompañado por la diplomática noruega Idun Aarak Tvedt, que leyó el mismo comunicado en inglés.

La delegación negociadora de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) agradeció de inmediato el llamado de los cuatro países que acompañan el proceso de paz desde su inicio en 2012.

“Agradecemos el llamamiento a las partes que en el día de hoy han hecho los países (…) al desescalamiento urgente del conflicto armado”, dijo el jefe negociador de la guerrilla, Iván Márquez.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo que acogía el llamado de los cuatro países al “desescalamiento con compromisos” y propuso “acelerar” las negociaciones para un alto al fuego definitivo.

“Acogemos llamado a desescalamiento con compromisos. Proponemos acelerar negociación cese al fuego definitivo”, escribió Santos en Twitter.

Márquez acusó al gobierno colombiano de haber incrementado las incursiones militares contra las campamentos de las FARC mientras éstas cumplían una tregua unilateral, que finalmente levantaron en mayo luego de cinco meses de relativa calma.

“Aquellos que no supieron valorar el cese unilateral del fuego y que desaprovecharon la situación propicia para convertirlo en bilateral y definitivo porque solo querían obtener ventajas militares vanas, deben una explicación a Colombia que hoy desea escuchar el timbre de su palabra autocrítica”, expresó Márquez.

Dos militares murieron este martes, otros dos resultaron heridos y uno está desaparecido, tras dos ataques en el sur de Colombia atribuidos por las autoridades castrenses a las FARC.

El gobierno y las FARC se achacan mutuamente la responsabilidad de haber encendido la chispa que condujo al escalamiento del último conflicto armado en América, que dura ya medio siglo y que ha dejado 220.000 muertos y seis millones de desplazados.

El primer gran incidente ocurrió a mediados de abril, cuando una emboscada guerrillera dejó 11 militares muertos. Las FARC alegan que se trató de una acción defensiva ya que los soldados estaban persiguiendo a un destacamento guerrillero en una zona bajo control rebelde.

Un mes después el gobierno lanzó una seguidilla de ataques contra posiciones rebeldes, matando a una treintena de guerrilleros, lo que llevó a las FARC a levantar su tregua, a la que el gobierno nunca quiso sumarse.

“Apoyamos la adopción de un acuerdo final”

Los cuatro países que acompañan el proceso afirmaron que es necesario desescalar el conflicto para crear un “clima propicio” que permita que las partes logren cerrar los puntos pendientes de la agenda, “incluyendo la adopción de un acuerdo bilateral y definitivo de cese al fuego y las hostilidades, y lo referido a los derechos de las víctimas”.

Asimismo, reiteraron su compromiso de continuar apoyando “las conversaciones de paz y la adopción, en el menor tiempo posible, de un acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia”.

Como “garantes” del proceso, diplomáticos de Noruega y Cuba asisten a todas las reuniones entre el gobierno y las FARC en La Habana, mientras los enviados de los “acompañantes” Chile y Venezuela participan solo en las sesiones de cierre de un ciclo de pláticas.

Estos países afirman que no son “mediadores”, pues no intervienen en los debates, aunque dialogan separadamente con el gobierno y con las FARC.

El gobierno de Santos y las FARC han consensuado hasta ahora tres de los seis puntos de la agenda de paz y han acordado además un programa de desminado y la creación de una Comisión de la Verdad.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados