temas del día

Internacional


Estado Islámico consolida control sobre una amplia zona de Siria e Irak

Joseph Eid | AFP
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) arrebataron el viernes al régimen de Siria el último puesto fronterizo con Irak, y consolidaron su control sobre una extensa zona transfronteriza con la conquista de Palmira, cuyos tesoros arqueológicos están amenazados.

El grupo controla ya la mitad del territorio de Siria, un país preso de una guerra civil desde hace cuatro años, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). 

En ocho días, la organización consiguió conquistar Ramadi, capital de la provincia iraquí de Al Anbar, Palmira, en el desierto sirio, y el puesto fronterizo de Al Tanaf, en el sur, tras la retirada de las fuerzas del régimen. 

Así, el régimen de Bashar al Asad ha perdido el control de los tres pasos fronterizos con Irak, ya que el de Bukamal está también en manos del EI, y el de Al Yaarubia, más al norte, está controlado por las fuerzas kurdas. 

El grupo EI ha seguido avanzando y extendiendo el “califato” que declaró en junio de 2014 en las zonas bajo su control en ambos países, a pesar de la campaña aérea iniciada en 2014 por la coalición internacional dirigida por Estados Unidos en Irak y en Siria, en la que participa Arabia Saudita.

Los yihadistas reivindicaron por primera vez este viernes un atentado suicida en el reino sunita, concretamente contra una mezquita chiita en Kudehi (este). Riad no comunicó ningún balance de víctimas, pero numerosos chiitas y testigos avanzaron varias cifras, que iban desde cuatro a 22 muertos, además de numerosos heridos.

“El hecho de que el EI controle la mitad del territorio sirio (más de 95.000 km2), significa que el régimen sirio no domina más que el 22% de este territorio”, ya que el resto está en manos de otros grupos rebeldes, según el director del OSDH, Rami Abdel Rahman. La oposición siria en el exilio coincidió en que el régimen controla “menos de un cuarto” del país. 

Según él, esto le permitirá al EI “amenazar la Siria profunda, como Homs y Damasco”, dos bastiones del régimen.

Palmira, punto de convergencia de varias carreteras y situada en la provincia de Homs, fronteriza con Irak, “puede utilizarse para lanzar ataques en dirección de Homs y Damasco”, consideró por su parte Matthew Henman, director del IHS Jane’s Terrorism and Insurgency Centre. 

Además, Palmira “constituye una nueva vía hacia Irak, Al Anbar y Ramadi”, según el geógrafo especialista en Siria Fabrice Balanche. 

Temen por las ruinas de Palmira

Después de que el EI destruyera varios tesoros arqueológicos en Irak, la comunidad internacional teme que suceda lo mismo con Palmira, una ciudad de más de 2.000 años, famosa por sus columnas romanas, sus templos y sus torres funerarias. 

La Liga Árabe se mostró este viernes preocupada por “la grave amenaza” que pesa sobre “uno de los sitios más importantes del patrimonio mundial”. 

Desde su inicio el 13 de mayo, la batalla de Palmira ha dejado casi 500 muertos y ha obligado a una parte de los habitantes a huir, mientras que decenas de civiles han sido decapitados o fusilados por el EI, según el OSDH.

Además de esta región, el EI controla la mayor parte de las provincias de Deir Ezor y Raqa (norte), y tiene una fuerte presencia en las provincias de Hasake (noreste), Alepo (norte), Homs y Hama (centro). 

También controla prácticamente todos los campos petroleros y de gas de Siria, que le aseguran importantes ingresos.

Por otra parte, hombres armados secuestraron el jueves al padre Jacques Mourad, sacerdote de la Iglesia siríaca católica de Homs en Siria, junto con uno de sus colaboradores, anunció el viernes la Obra de Oriente a la AFP.

Otro cristiano originario de Alepo, que se encontraba con él para ayudarlo, fue igualmente secuestrado, en una zona a la que se estaban acercando los yihadistas del grupo EI.

Del otro lado de la frontera, el EI tomó posiciones gubernamentales al este de Ramadi, mientras que la contraofensiva de las fuerzas de seguridad iraquíes, ayudadas por milicias chiitas, tardaba en llegar. 

La pérdida de Ramadi supone un duro revés para el gobierno iraquí y su aliado estadounidense, que reconoció que tenía que reexaminar su estrategia en ese país. La ONU comunicó este viernes que al menos 55.000 personas huyeron de esa ciudad desde mediados de mayo. 

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados