temas del día

Internacional


Suspensión nocturna y confusión en discusiones sobre programa nuclear iraní

ARCHIVO | Rudolf Vicek (CC)
Publicado por
Envíanos tu corrección

Las discusiones sobre el programa nuclear iraní se suspendieron la madrugada del miércoles en medio de la confusión, con Rusia e Irán que mencionaban avances y un principio de acuerdo, Estados Unidos asegurando que todas las cuestiones no se han solventado y el ministro francés Laurent Fabius abandonando Lausana.

Los ministros de Exteriores del P5+1 (EEUU, China, Francia, Rusia, Gran Bretaña y Alemania ) y de Irán se separaron poco después de la 01H00 del miércoles, es decir, después de expirar el plazo del 31 de marzo fijado para obtener un acuerdo preliminar sobre el programa nuclear iraní.

Las discusiones deben reanudarse temprano este mismo miércoles, pero reinaba la confusión acerca de los avances de las negociaciones.

“Las discusiones registraron buenos avances. Hemos decidido volver a empezar a las seis o siete de la mañana y esperamos concluir hoy (miércoles). Acto seguido empezaremos la redacción” del acuerdo final que debe plasmarse de aquí a final de junio”, declaró el ministro iraní Mohammad Javad Zarif.

“En la mayoría de las cuestiones se han definido las soluciones”, afirmó.

Más optimista aún, Serguei Lavrov aseguraba a la prensa rusa : “Podemos decir con relativa certeza que a nivel ministerial hemos logrado un acuerdo de principio sobre todos los aspectos clave de un arreglo de este dossier, que empezará a estar redactado las próximas horas o en un día”.

Lavrov agregó que el anuncio del “acuerdo de principio lo harían Zarif y (Federica) Mogherini”, la titular de la diplomacia de la Unión Europea.

Optimismo desmentido por un diplomático estadounidense, quien aseguró que “todas las cuestiones no están solventadas”, y por una fuente occidental que afirmó que “todavía” no se llegó a un acuerdo de principio.

Por su parte, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, se marchó a París sin hacer declaraciones “para participar en el Consejo de Ministros y volverá cuando haga falta”, indicó su gabinete sin fijar fecha.

El presidente Barack Obama convocó por la noche en Washington a sus asesores del Consejo de Seguridad Nacional a una videoconferencia sobre las negociaciones nucleares con Irán. En la reunión participaron los secretarios de Estado y Energía, John Kerry y Ernie Moniz, así como otros miembros del equipo desde Lausana; el vicepresidente Joe Biden, el secretario de Defensa, Aston Carter, y la consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice.

La fecha tope fijada para lograr un compromiso en las negociaciones sobre el programa nuclear iraní expiró el martes a medianoche, pero varias delegaciones, entre ellas la estadounidense, afirmaron que se han registrado suficientes avances para continuar este miércoles e intentar resolver los últimos problemas.

Los negociadores se había dado de plazo hasta el 31 de marzo para conseguir un compromiso histórico sobre el programa nuclear iraní, que enturbia las relaciones internacionales desde hace doce años.

Dicho compromiso, del que se ignora la forma que podría adoptar (declaración política, documento publicado parcialmente…) constituye una etapa fundamental en el camino hacia un acuerdo final, con todos los detalles y anexos técnicos, con el 30 de junio como fecha tope.

Persisten los mismos puntos de fricción

El objetivo del acuerdo es garantizar que Irán, cuyo progama nuclear inquieta a la comunidad internacional desde los años 2000, no intentará disponer de la bomba atómica, a cambio de la suspensión de las sanciones que asfixian su economía.

Tres puntos clave son problemáticos desde hace meses: la duración del acuerdo, el levantamiento de las sanciones de la ONU y el mecanismo de garantía y control.

En primer lugar, mientras que las grandes potencias desean un marco estricto de control de las actividades nucleares iraníes, en el campo de la investigación y del desarrollo, durante al menos 15 años, Irán solo quiere un compromiso de 10 años como máximo.

La suspensión de las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU es otro tema espinoso.

Los países del 5+1 están preparados para levantar sus sanciones de forma gradual para asegurarse de que Irán no viola el acuerdo, mientras que los iraníes piden que estas se retiren de forma inmediata tras la firma de un acuerdo.

En el caso de que se retiren algunas sanciones, algunos países del 5+1 quieren un mecanismo que permita imponerlas de nuevo rápidamente si Irán viola sus compromisos, según dijo un diplomático occidental.

Un fracaso en las próximas horas no supondría automáticamente la ruptura y fin de todas las negociaciones, subrayan todas las partes.

Ahora bien, todos coinciden en que la situación sería mucho más complicada y difícil.

Un fracaso en las discusiones de Lausana supondría una victoria para todos los detractores del acuerdo, desde la oposición republicana en Washington a Teherán, pasando por Tel Aviv o Riad.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados