¿encontraste un error?
avísanos

Psicóloga expone las 9 verdades que las madres de varones necesitan saber

0VISITAS
Gabriela Pinto (CC) Flickr

Publicado por

“Tengo 3 hijos y ninguna hija. Cuando mis niños eran pequeños, escuchaba la pregunta ‘¿Vas a seguir intentando tener una niña?’ hasta que pensé que mi cabeza iba a explotar. Algunas personas parecían ofendidas cuando les decía que estaba hecha para tener hijos. Como si, al tener sólo hijos, de alguna manera alteraba el orden natural del universo”.

Con esta frase, la psicóloga estadounidense Abby Rodman comenzó una columna publicada en el diario electrónico Huffington Post, titulada “9 verdades que la mamás de varones necesitan saber”, donde mezcla su experiencia como madre y terapeuta.

Lee también: “Nunca será tu trabajo mantenerlo interesado”: Carta de padre a hija conmueve a redes sociales

Antes de exponer las “verdades”, reflejó algunas de las peores cosas que le han dicho por sólo haber engendrado chicos.

- “Cuando mi madre estaba enferma, mis hermanas se hicieron cargo de ella. Tus hijos no harán eso por ti” (El padre de una niñera)

- “No tengo otro hijo porque yo no quiero ser tú.” (Una madre de dos niños que no quería tres).

“¡Ugh! ¡Tres muchachos! Suerte”. (Un profesor en la escuela de mis hijos, delante de mis hijos)

Abby dice que aunque a veces les gustaría responder ofensivamente, con el tiempo ha sabido apreciar “la belleza irreprimible, las ventajas y los desafíos de ser la madre de sólo varones”.

A continuación conoces cuáles son las verdades según la terapeuta.

1. Eres su primer amor

“Es inevitable. Te enamoras de tus hijos y ellos de ti en el sentido más saludable imaginable. Mi hermana (madre de sólo chicas) se maravillaba cuando mis niñitos me daban flores o acariciaban mi pelo. Aprenden de ti cómo amar a las mujeres y la forma de ser amado por ellas”, asegura Rodman.

2. Eres su prototipo de mujer

“¿Eres un modelo de respeto y amabilidad? Nunca es demasiado tarde para mostrarles que exiges ser bien tratada por ellos, su padre y el mundo en general. Los niños con mamás fuertes buscan mujeres similares como pareja y son mejores compañeros con ellas”, afirma la terapeuta.

3. Tendrás remordimientos

“Yo grité, un montón. Mis hijos eran muy cercanos en edades y eran muy enérgicos y traviesos, mientras mi paciencia no era tanta. Ojalá me hubiese dado más tiempo para ser paciente y controlar mi genio”, dijo Abby.

4. Puedes preguntarte sobre cómo sería tener una hija

La psicóloga dice que puedes preguntarte cómo habría sido, cómo luciría, cómo se comportaría. “Un camino no tomado siempre nos hace reflexionar el qué pasaría si. Puede haber momentos en los que veas a una niña y pienses ‘ella se ve como una posible hija mía’, y sientas una punzada. No te preocupes, pasará. Lo prometo”, expresó.

5. No enfrentarás dramas típicos de niña

“Estoy agradecida de no navegar por el dramatismo de tener una hija. Los ‘ella dijo’, los cambios de humor, etc. Los niños tienen su propio conjunto de problemas (créanme), pero por lo general la montaña rusa emocional de la vida social preadolescente / adolescente es menos dramática”, afirma Abby.

6. Puedes tener más tiempo para ti

“Me tomó años darme cuenta, pero ahora sé que educar niños era una buena opción para mí. Me gusta mucho mi tiempo a solas y las madres de niñas simplemente a veces no tienen tanto. Cuando mi hijo mayor era un adolescente, me dijo: ‘Mamá, me gustaría que hubieses tenido una hija para que te acompañara a las manicures y esas cosas a las que siempre vas sola’. Lo que él no se sabía era que esos momentos fueron mi escape. Me encanta no tener que llevar a un niño cada vez que quiero hacer una actividad femenina”, señaló Rodman.

7. Son (un poco) más seguros

“Mi hijo de 20 años dio un paseo en la noche por la ciudad hace poco. ¿Dejarías a una hija dar un paseo sola por la noche? No lo creo. Claro, los niños se meten en problemas y también pueden ser víctimas, pero las niñas tienen más probabilidades de ser acosadas o atacadas. Me preocupo mucho por mis hijos, pero me preocupo menos (y les enseño a respetar a las mujeres para que otras madres pueden preocuparse menos por sus hijas)”, manifestó.

8. Siempre pensarás así de ellos

“¿Es una alegría pacífica verlos dormir? Compruébalo. ¿Salta tu corazón cuando entran a tu dormitorio? Compruébalo. ¿Te emocionas con sus juveniles abrazos bajitos? Compruébalo. Siempre serán tus pequeños no importa lo grande que estén. Uno de los míos mide casi 2 metros y sigo viendo su rostro de niño pequeño niño cuando lo miro”, explica.

9. Acepta el desafío

“El aumento de los buenos hombres es una cosa maravillosa y honorable. Los hombres que son gentiles, amables y acogedores. Los que tratan a las mujeres y a los niños bien. Los hombres que serán maridos amorosos. Ésta es una responsabilidad abrumadora pero puedes concretar. Se te ha dado esta increíble oportunidad. Disfrútala. Eres dueño de ella. Y cosecha las recompensas”, concluye la terapeuta.

URL Corta: http://rbb.cl/blkq