Notas
Alves pide que le devuelvan el empleo a quien le lanz√≥ el pl√°tano en partido de la liga espa√Īola
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El lateral brasile√Īo del FC Barcelona, Dani Alves, pidi√≥ el jueves que el joven que le lanz√≥ un pl√°tano en el campo del Villarreal recupere el trabajo que, seg√ļn la prensa espa√Īola, perdi√≥ a ra√≠z del incidente.

“Mi √ļnica preocupaci√≥n es que el chico ha perdido el empleo y yo eso no lo quer√≠a. No quer√≠a da√Īar a nadie, ha hecho una broma y la gente se ha revolucionado con esto”, dijo el jugador en una entrevista concedida a la radio catalana Rac1.

“Desde aqu√≠ pido que le devuelvan su trabajo”, a√Īadi√≥ el brasile√Īo de 30 a√Īos.

Seg√ļn la prensa espa√Īola, el joven responsable trabajaba de delegado en un equipo de las categor√≠as inferiores del Villarreal, que le prohibi√≥ el acceso de por vida a las instalaciones y al estadio del club, lo que le habr√≠a hecho perder su empleo.

El Villarreal declin√≥ pronunciarse sobre la cuesti√≥n para proteger la identidad del implicado que, adem√°s, se enfrenta a una pena de entre uno y tres a√Īos de c√°rcel por provocar la discriminaci√≥n.

Durante la entrevista, Alves se mostr√≥ compasivo con el joven que “igual lo hizo en plan broma y no sab√≠a lo que estaba haciendo”, dijo sobre el suceso ocurrido en el partido de Liga del 27 de abril que los azulgrana ganaron 2-3.

El lateral, de 30 a√Īos, se dispon√≠a a sacar un c√≥rner cuando cerca de √©l cay√≥ un pl√°tano sobre el c√©sped del Madrigal. Sin inmutarse, el jugador recogi√≥ la fruta, la pel√≥ y le dio un mordisco antes de continuar con el juego.

“No es una cosa que ha sucedido ahora. No quiero generalizar, no dije que Espa√Īa es racista. Digo que en Espa√Īa hay racismo. Llevo once a√Īos aqu√≠ y once a√Īos es lo mismo, la gente me llama mono”, lament√≥ Alves.

El Villarreal, por su parte, ha sido multado con 12.000 euros aunque no deberá cerrar su estadio. La sanción será recurrida por la Comisión Antiviolencia, que la considera insuficiente.

La acción levantó una ola de protestas, a la que se unió incluso la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Una semana después, se repitió un incidente racista cuando el senegalés del Levante Pape Diop denunció haber recibido gritos simiescos.

URL CORTA: http://rbb.cl/9cwp
Tendencias Ahora