Notas
Ortorexia: la obsesión por comer sano también puede enfermarte
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Aunque comer sano es lo ideal para cualquier ser humano, hay personas que se empe√Īan tanto en ello que llegan a enfermarse. Esta condici√≥n se conoce como ortorexia, un trastorno alimenticio que seg√ļn el doctor estadounidense Steven Bratman consiste en una obsesi√≥n patol√≥gica con alimentarse en forma saludable, que incluso podr√≠a llevar a una desnutrici√≥n severa y la muerte.

Quienes padecen esta condici√≥n evitan a toda costa comida que ellos creen que contiene alg√ļn ingrediente que pueda “hacer mal”, tales como grasas, az√ļcar, sal, conservantes, colorantes artificiales, etc.

Seg√ļn describen en diario El Pa√≠s, los que m√°s corren riesgo de padecer este trastorno obsesivo-compulsivo son aquellos que est√°n demasiado preocupados por los componentes de cada alimento y creen fehacientemente que casi todos son “veneno” para el organismo.

De hecho, seg√ļn Bratman -quien fue el primero en acu√Īar el t√©rmino “ortorexia”- “la desnutrici√≥n es com√ļn entre los seguidores de las dietas de comida saludable”.

Para Rub√©n Bravo, experto en Nutrici√≥n del Instituto M√©dico Europeo de la Obesidad (IMEO) de Espa√Īa, “a veces, entre el esfuerzo por comer sano y la obsesi√≥n por los alimentos dista s√≥lo un paso. Desde el punto de vista m√©dico hablamos de un tipo de trastorno obsesivo que lleva al extremo la idea de una alimentaci√≥n sana. La persona que padece ortorexia desarrolla un control exhaustivo y cada vez m√°s estricto de los compontes de los alimentos, procura ingerir solo comida org√°nica, vegetal, no tratada con fertilizantes, sin conservantes, ni grasas saturadas”.

Seg√ļn los especialistas, la ortorexia no es muy distinta a la anorexia o bulimia, la diferencia es que mientras en las segundas la persona se obsesiona con la cantidad de comida que ingiere, la primera el paciente se preocupa exageradamente por la calidad.

De acuerdo a el diario El Economista, la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS) afirma que el 28% de la poblaci√≥n occidental sufre este trastorno, afectando principalmente a mujeres y adolescentes. ‚ÄúLas alarmas se deben disparar cuando alguien dedica m√°s de tres horas a organizar su men√ļ, cuando busca cualquier excusa para no comer fuera hasta el punto de minimizar sus relaciones sociales e, incluso, cuando cuenta cu√°ntas veces mastica cada bocado‚ÄĚ, se√Īal√≥ Bravo.

‚ÄúEstos pacientes suelen presentar un d√©ficit de grasa, hipotensi√≥n y problemas cardiovasculares. Desde el punto de vista psicol√≥gico, alternan estados de euforia con otros de ansiedad. Y experimentan una falsa autoestima, basada en un sentimiento de superioridad basado en la idea de que su modo de vida es mejor que el del resto‚ÄĚ, a√Īadi√≥ el especialista.

Bravo indica que estos pacientes suelen “demonizar” alimentos como carnes rojas, az√ļcares simples, l√°cteos, grasas saturadas e incluso el gluten.

En este sentido, Cristina Bouza, m√©dico especialista en Nutrici√≥n en la Cl√≠nica Instimed de Espa√Īa, afirma que ‚Äúsi no se es cel√≠aco o intolerante no hay por qu√© eliminar el gluten de la dieta. El gluten es una de las principales prote√≠nas del trigo. Aporta vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, calcio o zinc, entre otros nutrientes, por lo que no hay motivo alguno para eliminarlo de una dieta equilibrada‚ÄĚ.

Ella describe a estos pacientes como “los que se saben al dedillo la composici√≥n de los alimentos y tienen su criterio propio acerca de lo que deben o no comer. Nuestra misi√≥n como m√©dicos es aconsejar y recomendar aquellos alimentos que les ayuden a bajar peso de una manera sana y beneficiosa para su salud”.

Con ello coincide Mar Mira, co-directora de la Cl√≠nica espa√Īola Mira + Cueto. ‚ÄúCuando detectas ideas radicales con respecto a la comida sabes que est√°s ante un paciente inestable psicol√≥gicamente‚ÄĚ, afirm√≥.

Seg√ļn agrega Bouza, lo peor es que ‚Äúcuando nos autoconvencemos de que algo nos hace mal, al final, acaba haci√©ndolo‚ÄĚ. Esto ocurre porque la angustia que produce el comer el “alimento prohibido” hace que nuestro cerebro interprete la situaci√≥n como “perjudicial” y comience a somatizar.

De hecho, estos paciente, de acuerdo a Bravo, presentan “niveles altos de dopamina y niveles bajos de serotonina, lo que hace que tengan un exceso de euforia combinado con niveles de ansiedad altos”. Adem√°s, pueden tener exceso o d√©ficit de ciertas vitaminas.

El especialista espa√Īol dice que con el fin de reponer los nutrientes que no ingieren, muchos acuden a los suplementos, lo que puede ser peligroso. Por ejemplo, el ‚Äúconsumo excesivo de suplementos de prote√≠nas a largo plazo puede contribuir a la desmineralizaci√≥n √≥sea, la osteoporosis y la sobrecarga renal. El exceso de vitamina D provoca niveles de calcio en sangre anormalmente altos que pueden da√Īar gravemente los huesos, el tejido blando y los ri√Īones. Abusar de la vitamina A y el betacaroteno, frecuente en verano para lograr un bronceado m√°s duradero, puede tener efectos t√≥xicos a largo plazo en los √≥rganos que los metabolizan: ojos, hueso e h√≠gado‚ÄĚ, afirm√≥ Bravo.

URL CORTA: http://rbb.cl/91lb
Tendencias Ahora