temas del día

Notas


Las particulares historias de caletas en zonas aisladas del norte que evacuaron tras terremoto

Rodrigo Villalon| AgenciaUNO
Publicado por
Envíanos tu corrección

En las cercanías de Iquique existe una gran cantidad de caletas aisladas que poseen pocos habitantes, y que por ende están desconectados de todo tipo de comunicación, lo que los tiene aún más alejados de lo que acontece.

Así lo confirmó Dagoberto Soto de 58 años a El Mercurio, quien vive en la Caleta Piquica situada a 200 kilómetros al sur de Iquique y que al momento del terremoto se encontraba en una caleta cercana con su hermano, donde sintieron el sismo y le dijeron que debían evacuar la zona en la que se encontraban.

“No lo creímos y volvimos a la casa. Menos mal que mi generador tenía combustible y que tengo una antena satelital, porque acá no hay señal de celular. Vimos las noticias en la tele y subimos con los perros a los cerros donde nos quedamos a las dos de la mañana de anoche” señaló.

Como Dagoberto, Tomás Salcedo también se enteró a través del mensaje que se envió a los celulares que debía desalojar como otro de los tantos pobladores que habita esta caleta que está muy cerca del mar, ubicada entre Iquique y Antofagasta y que no tiene bocinas de alerta de tsunami ni tampoco personal y profesionales para cubrir una emergencia.

“Sentí el sismo, pero no le di importancia hasta que me llegó un mensaje de texto y aquí la señal es intermitente. Entonces subí donde está la antigua Iglesia”, aseguró Salcedo.

La Caleta Piquica, donde habitan estos dos vecinos, se encuentra específicamente a 275 kilómetros al sur de Iquique, y en algún momento tuvo alrededor de 5 mil habitantes, pero luego de un maremoto que sucedió en 1877 y a enfermedades, como la fiebre amarilla, la mayoría de sus habitantes emigraron del lugar y hoy viven 80 personas.

Algo parecido vivió Michilla, caleta situada a 10 kilómetros de Piquica que si bien tiene alerta de tsunami, los habitantes no tuvieron la presencia de Carabineros ni de bomberos. Aunque, fueron conscientes de lo que estaba sucediendo y todos subieron al cerro hasta la una de la madrugada, hora en la que decidieron bajar por la baja temperatura, declaró uno de los habitantes.

Cabe destacar que la vía que lleva a las caletas fueron habilitadas para la circulación de vehículos, después que Vialidad se encargara de retirar desprendimiento de rocas y tierra, según información que proporcionó el matutino.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados