temas del día

Notas


Cuatro años después del terremoto Haití sigue esperando su reconstrucción

RIBI Image Library (cc) | Flickr
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Haití conmemoró el pasado domingo los cientos de miles de víctimas del terremoto que devastó el país en 2010, con fuertes inquietudes ante la lentitud de la reconstrucción en la capital, donde el palacio presidencial y la catedral continúan en ruinas.

La destrucción causada por el terremoto del 12 de enero de 2010, que mató a más de 250.000 personas, está aún muy presente en Puerto Príncipe, la capital del país más pobre del continente americano.

Cientos de haitianos, la mayoría vestidos de blanco, asistieron el domingo a los centros de culto para conmemorar el aniversario.

La fecha fue decretada “jornada de conmemoración y reflexión” por el presidente Michel Martelly.

El mandatario colocó una ofrenda floral en la localidad de Saint-Christophe, donde fueron inhumadas numerosas víctimas del sismo, en una fosa común. También participó en la ceremonia a las 16:53 (local), la hora exacta en que el sismo sacudió la isla durante 35 segundos.

“35 segundos (…) eso es todo el tiempo que se necesitó, el 12 de enero de 2010, para que la oscuridad se esparciera por Haití. Todos llorábamos, sumidos en la desesperanza”, dijo Martelly, vestido de blanco.

Además, el mandatario agradeció a los “amigos de Haití que acudieron en nuestra ayuda”, al tiempo que pidió a los diez millones de habitantes del país permanecer unidos para la reconstrucción.

En el transcurso de la jornada, la bandera nacional fue colocada a media asta, mientras que las televisoras y las radios transmitieron programación sobria.

“Seguimos este 12 de enero de 2014 con sentimientos de profunda inquietud, no sólo con respecto a la capacidad de las instituciones públicas a responder a las demandas sociales sino también por nuestro verdadero compromiso en la política de reconstrucción del país”, escribió en un mensaje el presidente del Senado, Dieuseul Simon Desras.

“Vamos a pisar el acelerador para impulsar los principales proyectos, y los haitianos estarán orgullosos de la reconstrucción”, había dicho el viernes a la prensa el primer ministro Laurent Lamothe, al hacer una presentación de varios modelos de edificios públicos que están en construcción.

Lamothe, blanco de críticas por la lentitud de la reconstrucción de los edificios públicos, entre ellos el palacio legislativo, llamó a los haitianos a permanecer unidos.

CRISIS POLÍTICA AFECTA A LA RECONSTRUCCIÓN

“La reconstrucción es una preocupación de todos, no solo del presidente Michel Martelly y del gobierno”, dijo Lamothe.

En tanto Dieudonné Saincy, portavoz de un partido de oposición, acusó no obstante al gobierno de “ignorar por completo el plan para la reconstrucción del país, que fue negociado con donantes internacionales”.

Admitió, sin embargo, que parte del problema era que una porción de la ayuda internacional prometida nunca fue desembolsada.

Saincy y Lamothe coincidieron también en que una parte importante del dinero, cerca de un 42%, fue dedicada a aliviar la emergencia luego del terremoto, y no a la reconstrucción.

“Tuvimos suerte de contar con ayuda de Venezuela. La mayor parte de nuestros proyectos fueron concretados con dinero venezolano. Con pocos recursos, logramos muchas cosas”, dijo a la AFP Lamothe, quien expresó su esperanza de que la comunidad internacional desembolse el dinero que falta.

Saincy dijo que la crisis política también desvió la atención de los proyectos de reconstrucción.

Haití ha sido recientemente escenario de protestas contra el gobierno, lo que ha degenerado en violencia.

Y es que además de exigir la renuncia de Martelly, en el gobierno desde 2011, los manifestantes también han exigido mejores condiciones de vida.

“El país sufrió una herida profunda (…). Hemos reubicado a las personas sin hogar y ya se comenzaron a construir siete ministerios y oficinas públicas”, dijo Lamothe durante la entrevista con la AFP.

DEUDA PENDIENTE

Sin embargo, cerca de 200.000 personas siguen viviendo en condiciones precarias en albergues temporales, y se quejan de haber recibido poca ayuda desde que las organizaciones no gubernamentales dejaron de ocuparse de su situación.

Mientras tanto, asociaciones civiles han pedido al gobierno que detenga los desalojos forzados, que se han multiplicado en los últimos tiempos.

El primer ministro ha lanzado un llamado a la comunidad internacional para que entregue la ayuda prometida por cerca de 9.000 millones de dólares.

“Si la comunidad internacional hubiera honrado su compromiso, hubiéramos podido lograr diez veces más de lo que hemos hecho”, dijo.

“Debemos lograr que la comunidad internacional tome conciencia de la situación, pero Haití se encuentra en mejores condiciones a cuatro años del terremoto, aun cuando falta mucho por hacer”, agregó.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados