Notas


Inversores chinos endeudados temen estallido de una burbuja inmobiliaria

  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

El mercado inmobiliario chino, uno de los pilares de la segunda economía mundial durante la última década, podría desmoronarse y llevar a la quiebra a inversores que se encuentran excesivamente endeudados, explicaron analistas y responsables del sector.

Cofundadora de Soho China, Zhang Xin obtuvo enormes beneficios durante el auge del sector la pasada década, pero ahora se declara preocupada por un posible estallido de una burbuja inmobiliaria.

“Llevo 16 años trabajando como promotor, pero este año es, sin duda, el más difícil para las ventas”, declaró recientemente a la prensa Zhang, que dirige la filial de Soho en Pekín.

En 2010, las inversiones en el sector inmobiliario se elevaron a 750.000 millones de dólares. El mercado empezó a crecer a final de los años 90, cuando desapareció el sistema de viviendas subvencionadas para los residentes urbanos, a los que se alentó a comprar sus departamentos.

El plan de reactivación económica aprobado por China a fines de 2008 para compensar las consecuencias de la crisis financiera abrió las compuertas del crédito y gran parte del dinero prestado fue invertido en proyectos inmobiliarios, que permitieron que el sector se mantuviera en buenas condiciones.

Pero desde hace un año, China empezó a tomar medidas para desalentar inversiones en el sector, al limitar el número de apartamentos que una persona puede comprar, aumentando las tasas de interés e introduciendo impuestos inmobiliarios en las ciudades de Shanghai y Chongqing (suroeste).

“Estas medidas acabaron realmente con el mercado”, dijo Zhang.

Los analistas y los responsables del sector están preocupados por una caída de las ventas que podría revelarse tan importante como para llevar a la quiebra a los promotores que se endeudaron fuertemente para financiar nuevos proyectos.

“Las perspectivas a corto plazo para los promotores inmobiliarios son cada días más sombrías”, según Capital Economics, que subrayó que las ventas en el tercer trimestre cayeron 15% en términos interanuales.

“Una ola de apartamentos recientemente construidos está a punto de estar puesta en el mercado y los promotores se van a quedar probablemente con un gran volumen de pisos sin vender”, predijo esta consultoría.

En agosto, 46 de las 70 principales ciudades chinas informaron de que los precios habían permanecido estables o habían bajado respecto al mes de julio.

En Shanghai, donde el auge fue muy fuerte, el número de nuevos apartamentos vendidos cayó más de la mitad en un año.

Los promotores, que tienen dificultades para lograr préstamos en los bancos, se acercan ahora a sociedades de financiación y al sector informal, cuyas tasas de interés son mucho más elevadas que las de los bancos.

Según Standard & Poor’s, algunos promotores tendrán que enfrentar el año que viene pagos que superan las ventas previstas.

A pesar de los riesgos, las restricciones sobre los créditos van a ser mantenidas en los próximos seis o doce meses, porque la prioridad de las autoridades sigue siendo la lucha contra la inflación.

Una caída del sector inmobiliario podría originar disturbios si millones de propietarios se ven perjudicados por la caída de los precios.

A principios de octubre, los compradores de departamentos protestaron contra un promotor de Shanghai que bajó fuertemente los precios de un proyecto inmobiliario inacabado en la vecina provincia de Jiangsu (este) en el que ya habían invertido dinero a un precio mucho más elevado.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados