Vida Actual
Domingo 22 abril de 2018 | Publicado a las 14:24
Lo que los millennials dicen de sus padres cuando van a terapia
Publicado por: Nicol√°s Sep√ļlveda
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los nacidos en las d√©cadas de los ochenta y los noventa son una de las generaciones m√°s analizadas del √ļltimo tiempo, tal vez porque les ha tocado convertirse en adultos en la √©poca de data mining y de la hiperconexi√≥n. El final del milenio, hito que marc√≥ sus a√Īos de adolescente, les dio el nombre: millennials.

Individualistas y frontales, con gran capacidad para el cambio y en una b√ļsqueda vital que privilegia la felicidad sobre lo econ√≥mico. Esta descripci√≥n ya casi es parte de la cultura popular. Pero hay otro elemento que los distingue: la relaci√≥n con sus padres.

En nuestro pa√≠s, un estudio Adimark de diciembre de 2016 entrega pistas al respecto. El 23% de los mayores de 25 a√Īos que integran esta generaci√≥n son ‚Äúcanguros‚ÄĚ que siguen viviendo con sus padres. El motivo, asegura la investigaci√≥n, no es la flojera ni el ahorro, sino una ‚Äúvuelta de mano‚ÄĚ a los padres que se sacrificaron para que ellos pudieran estudiar, pues la mayor√≠a de estos canguros son primera generaci√≥n de profesionales en su familia.

Por otra parte, ante la pregunta ‚Äú¬ŅQu√© hitos definen el paso a la adultez?‚ÄĚ irse de la casa de los pap√°s es uno de los factores con m√°s preferencias, con un 21%, superado solo por comenzar a trabajar (63%) y formar una familia (32%), y muy por encima de tener un hijo (13%) o casarse (2%).

Pixabay (CCO)
Pixabay (CCO)

Pap√°s en la oficina

La relaci√≥n entre padres e hijos, no importa de qu√© generaciones hablemos, siempre ser√° compleja. Pero en el caso de los millennials, adem√°s es cercana. Tal vez demasiado cercana. Seg√ļn reporta el sitio Quartz at Work, el fen√≥meno de los padres que se entrometen en los procesos laborales de sus hijos se ha acentuado entre quienes est√°n criando a un millennial.

En 2016, la firma OfficeTeam, especializada en b√ļsqueda de personal, realiz√≥ una encuesta para indagar sobre los padres helic√≥ptero en los lugares de trabajo de los hijos. Los resultados develaron situaciones tan ins√≥litas como padres pidiendo acompa√Īar a sus hijos adultos a entrevistas de trabajo, otros llevando tortas al potencial empleador del hijo, y otros llamando por tel√©fono y haci√©ndose pasar por un excolega de su hijo a fin de alabar sus virtudes profesionales.

Por supuesto, los especialistas son enf√°ticos a la hora de asegurar que nada bueno sale de eso. Alison Green, consultora y autora del blog Ask a Manager, explica que ‚Äúning√ļn empleador va a pensar que eso est√° bien. Los gerentes deben rechazar cualquier contacto que intenten los padres, asumiendo que no se trata de una emergencia relacionada con sus hijos‚ÄĚ.

En terapia

A diferencia de sus padres, los millennials no tienen problemas con sentarse en el diván, y una vez allí tampoco tienen problemas con hablar de sus padres. Buscando ir más allá del cliché, el sitio The Huffington Post entrevistó a terapeutas que revelaron cuáles son las inquietudes que los hijos del milenio manifiestan acerca de quienes los trajeron al mundo.

Papac√≥pteros: El fen√≥meno de los progenitores se inmiscuyen en exceso en la vida de sus reto√Īos no es exclusivo de quienes tienen hijos en el jard√≠n infantil. Los padres helic√≥ptero retrasan el proceso de independencia de los j√≥venes y su capacidad de resolver problemas por s√≠ mismos, explica la terapeuta Tara Griffith. ‚ÄúSabes que hay un problema cuando la madre de alguien de 28 a√Īos llama para agendar una hora de terapia para su hijo‚ÄĚ dice la especialista, quien agrega que esto es algo que suele ocurrir entre los millennials.

Mis padres, mis finanzas: Esa excesiva intromisi√≥n de los padres se manifiesta con claridad en el √°mbito financiero, explica la terapeuta Jeniffer Stone. ‚ÄúLos padres se sienten con el derecho a obtener informaci√≥n, porque muchas veces est√°n d√°ndoles ayuda financiera‚ÄĚ, afirma la especialista, y da el siguiente ejemplo: muchas veces los padres que pagan por la terapia de sus hijos preguntan por el contenido de la sesi√≥n, sin respetar la privacidad que esta instancia implica. ‚ÄúA veces, cuando un paciente establece un l√≠mite con sus padres, ellos malinterpretan la autonom√≠a de su hijo como una interferencia del terapeuta en su relaci√≥n. Es como si la terapia por la que est√°n pagando fuera vista como una amenaza al v√≠nculo entre el padre y el hijo‚ÄĚ comenta.

Tatac√≥pteros tambi√©n: Seg√ļn la terapeuta Liz Higgins, los millennials con hijos suelen lidiar con el juicio de sus padres acerca de sus decisiones y estilos de paternidad. Esto puede ser problem√°tico cuando esas opiniones son antepuestas a las de la pareja o incluso a las propias. ‚ÄúLa paternidad es un viaje muy personal y muchos millennials se enfrentan a las cr√≠ticas por las formas progresistas en que deciden criar a sus hijos‚ÄĚ explica Higgins. La clave en estas situaciones es mantenerse apegado a la propia visi√≥n de c√≥mo ser padre y comunicar en forma clara a la familia los l√≠mites acerca de aquello en lo que no se quiere involucrar a los dem√°s.

Pexels (CCO)
Pexels (CCO)


Soy un fracaso:
Los millennials crecieron al alero de padres que ten√≠an muchas expectativas, y el mensaje permanente fue que no cumplirlas equivale a fracasar, afirma la psicoterapeuta Deborah Duley. Para las mujeres, la situaci√≥n es aun m√°s compleja: ‚ÄúEllas tienen que lidiar en particular con esto y tambi√©n con la sociedad, loas redes sociales y la opini√≥n p√ļblica que les dicen que no son lo suficientemente buenas. Esto, sumado a la desaprobaci√≥n paterna, puede ser devastador‚ÄĚ.

Mis pap√°s no me ense√Īaron: Duley tambi√©n se refiere a la falta de preparaci√≥n emocional que aducen los millennial: ‚ÄúUna de las constantes que m√°s escucho es la falta de instrucci√≥n acerca de c√≥mo manejar las experiencias y emociones negativas‚ÄĚ. En general, a los millennials se les ha ense√Īado que estas deben ser evitadas a toda costa; para Duley, este es ‚Äúel mensaje m√°s da√Īino que puede recibir un ni√Īo‚ÄĚ.

Entender que las emociones negativas son normales y esperables es una herramienta poderosa que los millennials necesitan, explica la especialista, quien enfatiza la problem√°tica que esto genera en las mujeres, quienes todo su vida han recibido el mensaje de que para lidiar con la ansiedad basta con tomar una pastilla o evadirse con m√©todos da√Īinos.

Tendencias Ahora