Vida Actual
Domingo 19 enero de 2020 | Publicado a las 13:55
¬ŅEs bueno o malo el parto por ces√°rea?
Por Denisse Charpentier
La información es de Deutsche Welle
visitas

En muchos pa√≠ses industrializados, el porcentaje de ces√°reas aument√≥ extremadamente en los √ļltimos 20 a√Īos. Las mujeres embarazadas deben ser conscientes de los riesgos y problemas.

Un estudio realizado por la caja alemana de seguros de salud Barmer ha demostrado que muy pocas mujeres optan por una cesárea con el argumento de que ese parto sea más fácil de planificar y se ajuste mejor a las necesidades personales. La mayoría lo hace porque está preocupada por su hijo: quieren ahorrarle al bebé el estrés del parto natural.

Sin embargo, las contracciones y el proceso de parto son beneficiosos para el reci√©n nacido, ya que lo ayudan a que su metabolismo se adapte a la vida fuera del vientre materno. En el √ļtero, los pulmones del beb√© est√°n llenos de agua. Este l√≠quido solo puede ser expulsado durante el parto, y as√≠ se activa la respiraci√≥n pulmonar. La ces√°rea impide ese proceso gradual, ya que pr√°cticamente sorprende al ni√Īo y, hasta cierto punto, lo asusta. Es por eso que los beb√©s a menudo tienen problemas despu√©s de una ces√°rea y necesitan respiraci√≥n artificial, y a veces deben pasar a la unidad de cuidados intensivos. A largo plazo, el riesgo de asma, diabetes, alergias y otras enfermedades autoinmunes aumenta en los ni√Īos nacidos por ces√°rea.

Pixabay (CCO)
Pixabay (CCO)

¬ŅCu√°les son los riesgos de una ces√°rea para la madre?

Actualmente, una ces√°rea planificada, en el caso de un primer parto, por lo general ya no presenta problemas en pa√≠ses con un sistema de salud eficiente. Las dificultades se dan, la mayor√≠a de las veces, despu√©s de la ces√°rea, por ejemplo, debido a un desplazamiento peligroso de la placenta, la “placenta previa”, ya que no hay que olvidar que es una intervenci√≥n quir√ļrgica. Adem√°s, a menudo se producen hemorragias, trombosis y lesiones en el √ļtero. Con cada nueva ces√°rea, el parto se vuelve m√°s peligroso para la madre. Esto es especialmente problem√°tico en pa√≠ses donde hay una alta tasa de nacimientos por mujer.

Adem√°s, a algunas mujeres les resulta m√°s dif√≠cil quedar embarazadas luego de una ces√°rea, ya que a causa de la cicatriz se producen adherencias en el tejido cicatricial, que afectan tanto al √ļtero como a los m√ļsculos abdominales. La reducci√≥n de la fertilidad en las mujeres tras una ces√°rea alcanza cerca del 17 por ciento.

Asimismo, a pesar de que un embarazo transcurra con normalidad, si antes se ha sufrido un parto quir√ļrgico, pueden aparecer algunas dificultades. La cicatriz se puede abrir si el segundo parto es natural, debido al esfuerzo que este implica, pero esto no sucede muy a menudo: si ya pasaron dos a√Īos desde la ces√°rea, el riesgo de apertura de la cicatriz es de menos del uno por ciento.

Partos cada vez m√°s acelerados

A las mujeres se les deja hoy en d√≠a mucho menos tiempo para dar a luz que en el pasado. Muchas veces sin una buena raz√≥n, se les coloca un goteo para provocar de inmediato las contracciones cuando llegan al hospital. Si el cuello uterino no se abre al menos un cent√≠metro por hora, muchos obstetras se ponen nerviosos, y se acelera el nacimiento. Adem√°s, en Alemania, por ejemplo, el n√ļmero de parteras ha disminuido dr√°sticamente. Justamente ese tipo de atenci√≥n personalizada, que brinda a la mujer una sensaci√≥n de seguridad durante el parto, es cada vez m√°s raro. La OMS tambi√©n ha reconocido esta tendencia y est√° recomendando menos intervenciones y una mejor atenci√≥n en sus nuevas normas sobre partos.

¬ŅLas cl√≠nicas obtienen beneficios financieros con las ces√°reas?

En la mayoría de los países, las cesáreas cuestan más que los partos naturales. También en Alemania, un médico puede facturar alrededor de 1.000 euros (unos 850 mil pesos) más por una cesárea que por un parto natural. Pero la intervención también le cuesta más al hospital. Así que, al final, no rinde mayores beneficios.

La ventaja es que las ces√°reas son m√°s f√°ciles de planificar y, por lo tanto, m√°s eficientes. Este es un factor importante para la gesti√≥n de un hospital, sobre todo, si quiere obtener ganancias. Debido a que la obstetricia en Alemania en general es mal pagada, y las cl√≠nicas ganan muy poco con ella, casi la mitad de todos los centros de maternidad en Alemania han sido cerrados desde la d√©cada de 1990. Esta tendencia contin√ļa a pesar de las crecientes tasas de natalidad.

¬ŅEn qu√© pa√≠ses se realizan m√°s ces√°reas?

En la mayor√≠a de los pa√≠ses de Europa, Asia y Am√©rica, uno de cada cuatro ni√Īos nace por ces√°rea. Por el contrario, el porcentaje de ces√°reas es extremadamente bajo en muchos pa√≠ses del √Āfrica subsahariana. Donde menos ces√°reas se realizan es en N√≠ger, Chad, Etiop√≠a, Burkina Faso y Madagascar. En esos pa√≠ses, menos del dos por ciento de todos los partos son ces√°reas.

En Chile, el 42% de los partos son por ces√°rea, seg√ļn cifras de The Lancet. Esto lo ubica en sexto lugar de entre 169 pa√≠ses analizados, y en tercer lugar dentro de latinoam√©rica, s√≥lo superado por Venezuela (46%) y Rep√ļblica Dominicana (58,1%, que es a su vez la tasa m√°s alta del mundo).

¬ŅQu√© porcentaje de ces√°reas es “bueno”?

La OMS recomienda una tasa de ces√°reas de un 10 a un 15 por ciento. En promedio, esto corresponde al n√ļmero de nacimientos en los que hay complicaciones que una ces√°rea puede resolver. Una intervenci√≥n puede, en esos casos, salvar vidas.

Un estudio de la OMS comparó cómo nacen los bebés en 137 países y demostró que solo 14 de los países encuestados cumplen con las pautas de la OMS. Algunos de ellos son Ucrania, Namibia, Guatemala y Arabia Saudita. En todos los otros países, se recurre con demasiada frecuencia al bisturí, por ejemplo, en Alemania, Egipto, Turquía y EE.UU., o, por el contrario, muy raramente. Lo dramático es que hay menos cesáreas en los países con más nacimientos. Esto se debe principalmente a la falta de recursos. Los países con las tasas más bajas de cesáreas también se encuentran entre los países más pobres del mundo.

Tendencias Ahora