Vida Actual
Lunes 05 noviembre de 2018 | Publicado a las 09:20
Mujer cuyo médico le dijo que era demasiado gorda para correr completó la maratón de Nueva York
Publicado por: Bernardita Villa La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace seis a√Īos, un m√©dico dijo a la inglesa Julie Creffield que era demasiado gorda para correr una marat√≥n.

Pero dos semanas despu√©s Creffield prob√≥ a todos que estaban equivocados, se convirti√≥ en ejemplo para muchas mujeres corredoras y este domingo festej√≥ sus 40 a√Īos trotando 42,195 km en su cuarta marat√≥n, esta vez en Nueva York, “un sue√Īo hecho realidad”.

Cuenta que en realidad todo comenz√≥ en 2010, cuando corri√≥ una peque√Īa carrera y lleg√≥ √ļltima.

“Cuando llegu√© a la meta, ya la hab√≠an retirado y todo el mundo se hab√≠a ido a casa (…) Me sent√≠ tan avergonzada que pens√© que quiz√°s no deb√≠a correr m√°s”, dice esta londinense a AFP.

“Ah√≠ fue cuando comenc√© a escribir el blog ‘Demasiado gorda para correr’ (Too fat to run)” y dos a√Īos despu√©s, inspirada por los Juegos Ol√≠mpicos de Londres de 2012, corri√≥ en su ciudad su primera marat√≥n.

Atleta de talla grande

Adem√°s de maratones, “he corrido unas 30 medias maratones, ultramaratones, triatlones, todo lo que me desaf√≠e”, dice Creffield, que lleva su pelo rubio recogido en una cola de caballo.

“Para m√≠, se trata de inspirar a mujeres de todas las formas y tama√Īos para que hagan el intento de correr”, dice esta corredora de talla 18 (50 en Latinoam√©rica), que no sabe cu√°nto pesa porque no se sube a la balanza.

“Las corredoras de talla grande no somos muy visibles en el mundo de la corrida; cuando se piensa en corredores, se piensa en alto, delgado y r√°pido”, lamenta en un Central Park de oto√Īal follaje, donde el domingo espera llegar a la meta junto a m√°s de otros 50.000 corredores.

Pero afirma que las personas corren por diferentes razones, no solo para perder peso o estar en forma, sino por salud mental, o para socializar o tener un poco de tiempo para ellas mismas.

Creffield recorri√≥ los cinco distritos de la mayor ciudad de Estados Unidos en esta carrera. “Termin√© en 6 horas y 56 minutos, y luego camin√© por casi una hora de regreso a mi hotel, ya que no hab√≠a taxis y el metro estaba lleno”, afirm√≥ en su cuenta de Facebook.

“Literalmente me dorm√≠ antes de que pudiera siquiera cenar”, agreg√≥. “Fue una experiencia verdaderamente √©pica, y estoy realmente agradecido de haber logrado superar el curso”, a√Īadi√≥.

Acoso e insultos

Aunque ha sufrido acoso y soportado insultos por correr, nada la amilana, y asegura que poco a poco, las cosas est√°n cambiando.

“Me han lanzado objetos desde las ventanas de coches cuando entreno, muchas veces me molestan, no puedo ni siquiera repetir algunas cosas que me dicen, en general son ni√Īos u hombres adultos”, cuenta.

A veces, la gente asume que porque tiene sobrepeso, es una nueva corredora, y le gritan cosas para alentarla que en realidad no la ayudan, como “¬°Es cada vez mas f√°cil!”.

“¬°Pues no, no es cada vez m√°s f√°cil!”, se queja Creffield. “Hace 15 a√Īos que corro, y este es mi ritmo”.


“Tantas mujeres son juzgadas por su apariencia, pero hay tantas cosas m√°s que nos definen como mujeres”
, afirma.

Aunque una minoría asegura que las maratones deben estar reservadas a los corredores de élite, los que apoyan su democratización son mayoría.

“Nuestra misi√≥n es ayudar e inspirar a las personas a trav√©s de la corrida, sin importar su edad o habilidad. Todos son bienvenidos”
, dijo a AFP Chris Weiller, portavoz de New York Road Runners, que organiza la maratón.

Creffield afirma que a√ļn hay en muchas carreras peque√Īos detalles que discriminan, como cuando no hay camisetas de la talla adecuada para personas con sobrepeso.

Tendencias Ahora