Sociedad
Miércoles 05 diciembre de 2018 | Publicado a las 10:54
Carta de Einstein en que cuestiona la existencia de Dios es vendida en casi 2 mil millones de pesos
Por Camilo Suazo
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una carta escrita a mano por Albert Einstein en la que el f√≠sico pone en duda la existencia de Dios fue vendida el martes en Nueva York en 2,89 millones de d√≥lares (mil 940 millones de pesos chilenos), en una subasta organizada por Christie’s.

Se trata de un nuevo récord para una carta del ganador del premio Nobel de Física (1921). El precio es además bastante superior al que había sido estimado para el documento, de entre 1 y 1,5 millones de dólares (670 millones y mil millones de pesos).

En marzo de 2002, una carta dirigida en 1939 a Franklin D. Roosevelt, entonces presidente de Estados Unidos, advirtiendo sobre proyectos atómicos alemanes, había sido comprada por 2,1 millones de dólares (mil 410 millones de pesos).

En la carta vendida el martes, fechada en 1954 y escrita en alemán al filósofo judío alemán Eric Gutkind, refuta cualquier creencia religiosa.

“La palabra Dios no es para m√≠ nada sino la expresi√≥n y el producto de la debilidad humana, la Biblia una colecci√≥n de leyendas venerables pero a√ļn bastante primitivas”, escribe el f√≠sico alem√°n cuyo nombre es sin√≥nimo de genio, desde la Universidad de Princeton, en Nueva Jersey, un a√Īo antes de su muerte en abril de 1955.

“Ninguna interpretaci√≥n, no importa cu√°n sutil, puede (para m√≠) cambiar nada de esto”, agrega en la carta de una p√°gina y media el f√≠sico que alcanz√≥ la fama con su teor√≠a de la relatividad.

Antes, la carta fue ofrecida en subasta en 2008, y comprada por un coleccionista privado por 404.000 d√≥lares (270 millones de pesos), dijo Christie’s.

Hijo de jud√≠os askenaz√≠, Einstein huy√≥ de Alemania a Estados Unidos a los 54 a√Īos, tras la llegada de Adolf Hitler al poder. En su carta asegura que el juda√≠smo no es superior a otras religiones y que los jud√≠os no son el pueblo elegido.

“Para m√≠ la religi√≥n jud√≠a es, como todas las otras religiones, una encarnaci√≥n de la superstici√≥n primitiva”, escribe Einstein a Gutkind, autor del libro “Escoger la vida: la llamada b√≠blica a la rebeli√≥n”.

“Y el pueblo jud√≠o, al que con mucho gusto pertenezco, y en cuya mentalidad me siento profundamente anclado, a√ļn para m√≠ no tiene ning√ļn tipo de dignidad diferente de los otros pueblos”, dice el f√≠sico.

“En mi experiencia, no son de hecho mejores que otros grupos humanos, incluso si est√°n protegidos de los peores excesos por una falta de poder. De otra forma no puedo percibir nada ‘elegido’ sobre ellos”, contin√ļa.

Tendencias Ahora