Nacional
Punta Arenas: Perros callejeros amenazan seguridad de ni√Īos y peatones en sector poniente
Publicado por: Patricia Acu√Īa La informaci√≥n es de: Diario El Ping√ľino
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El reciente ataque que sufriera una pobladora del sector poniente de Punta Arenas se sum√≥ a otros hechos similares que han afectado a ni√Īos, por ejemplo, de la Poblaci√≥n Pablo Neruda, situada al sur del Barrio 18 de Septiembre.

Es que un par de perros Doberman, uno que otro Pastor Alem√°n, un par de Labradores, son excepciones entre tantos ‚Äúkillterrier‚ÄĚ que deambulan por calles y pasajes.

Estos √ļltimos se agrupan de a dos o de a tres, y en cuanto se descubre que alguna perra ha entrado en celo, es posible apreciar jaur√≠as en pos de la hembra canina. Hasta all√≠ podr√≠a afirmarse que es lo normal, no s√≥lo en esos sectores, sino que pr√°cticamente en toda la ciudad.

Pero lo que no es normal es que muchas personas transiten con temor -y muchas veces portando un palo o un garrote- por miedo a que sean mordidos.

Las calles de las poblaciones Pablo Neruda, Nuevo Horizonte, Diego Portales y otras m√°s del sector sur oriente del Barrio 18 de Septiembre, permiten probar que muchos canes llevan, efectivamente, ‚Äúuna vida de perros‚ÄĚ porque est√°n en la v√≠a p√ļblica, pese a los esfuerzos de sus amos para mantenerlos en los patios de sus casas, cuidando los cercos y manteniendo portones cerrados y en buen estado.

Pero los perros son due√Īos de muchas calles por la sencilla raz√≥n de que la poblaci√≥n canina es mucha, pese a los esfuerzos del programa ‚ÄúYo Aperro‚ÄĚ, a cargo del equipo de profesionales que encabeza el m√©dico veterinario Jorge Stambuck, por disminuir el n√ļmero de canes, esterilizando hembras, por ejemplo.

Evidencia

El profesor Patricio Oyarzo Ojeda, inspector general de la Escuela Padre Hurtado, situada en Eusebio Lillo a la altura de la calle Abate Molina, se√Īal√≥, al ser consultado, que ellos conocen la situaci√≥n.

Indicó que la comunidad escolar es amante de los perros y los consideran importantes; que los cuidan, pero que los animales son muchos.

El profesor Oyarzo inform√≥ que, hace un tiempo, hicieron una encuesta acerca del tema y se encontraron con la sorpresa de que hab√≠a ochenta perros por cada curso de cuarenta alumnos, es decir, dos por ni√Īo, como promedio.

Y a√Īadi√≥ que si se toma en cuenta que el establecimiento tiene 500 alumnos, es cosa de multiplicar y esos animales est√°n en el sector de la escuela y en las poblaciones adyacentes.

Ante el problema, han reiterado las recomendaciones para que se intensifique la tenencia responsable de mascotas, en este caso, perros, pero el problema no es f√°cil de solucionar o erradicar.

Tanto así que en las inmediaciones de la portería del establecimiento es posible apreciar un palo con el cual se ahuyenta a los perros que buscan entrar a la escuela, sin golpearlos, por supuesto, porque los mismos alumnos y los padres apoderados pudieran reclamar o denunciar un presunto abuso contra la vida animal.

Pero los perros siguen estando en las calles de las poblaciones Pablo Neruda, Nuevo Horizonte, Diego Portales y otras adyacentes, a la espera de que la nueva perrera municipal pudiera solucionar el problema.

Tendencias Ahora