Nacional
El polémico escrito del ministro de Justicia donde niega la existencia del Estado mapuche
Publicado por: Carina Almarza
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pese a que el nuevo ministro de Justicia, Jaime Campos, lleva sólo algunos días a cargo de dicha cartera tras la salida de Javiera Blanco, diversos antecedentes respecto a sus vínculos empresariales y su pensamiento han salido a flote.

Si bien ya fue cuestionada por su cercan√≠a con la empresa inform√°tica que asesor√≥ al Registro Civil y que deriv√≥ en los errores del padr√≥n electoral, durante las √ļltimas horas se han recordado algunos episodios que dan cuenta de su opini√≥n respecto al pueblo mapuche, esto tras publicar un pol√©mico documento en El Mercurio llamado “‚ÄúEl conflicto mapuche: una visi√≥n diferente‚ÄĚ.

De acuerdo a lo consignado por The Clinic, el militante del Partido Radical niega la existencia de un Estado mapuche y de los derechos ancestrales de pueblos originarios.

Es as√≠ como en uno de los estractos de su escrito se√Īala lo siguiente:

‚ÄúFluye con evidencia que nunca ha existido un Estado Mapuche, de suerte que es altamente improbable que pueda constituirse en el futuro. Todo el territorio nacional corresponde desde su creaci√≥n a la Rep√ļblica de Chile, la cual ejerce plena y exclusiva soberan√≠a pol√≠tica sobre el mismo y no conozco casos en que un Estado se desprenda unilateralmente de parte de su territorio para dar origen a otro. Propiciar la creaci√≥n de un estado mapuche o animar bajo esa inspiraci√≥n la autodeterminaci√≥n de una zona determinada carece de realismo pol√≠tico y de sustento jur√≠dico, resultado que jam√°s ser√° aceptado por el Estado de Chile y menos por la poblaci√≥n no mapuche de esos lugares, la que hoy constituye la mayor√≠a de sus habitantes‚ÄĚ.

Junto con ello apunta que el cimiento de “la raza chilena” se constituye tras el mestizaje de los conquistadores europeos, quienes se mezclaron con las nativas que habitaban en ese entonces la zona.

Por otro lado, respecto al pueblo mapuche y sus demandas, Campos indica que “no hay claridad y precisi√≥n en las pretensiones”.

‚ÄúEs menester precisar la naturaleza y alcances del problema (‚Ķ). De partida, no es una disputa que involucre a todos los pueblos originarios e, incluso, dentro de los propios Mapuches s√≥lo comprende a una porci√≥n minoritaria. A√ļn m√°s, no se advierte claridad y precisi√≥n en las pretensiones de los reclamantes, siendo notorias las diferencias entres las aspiraciones de unos y otros‚ÄĚ

‚ÄúNadie puede negar que las tierras que les asignara el Estado algunos las perdieron por ignorancia, enga√Īos, abusos, usurpaciones o mala fe y que otros las transfirieron voluntariamente -legal o ilegalmente-, o las conservan sin mayor provecho. Es manifiesto que siguen careciendo de estructuras jur√≠dicas que los agrupen, que perduran las diferencias de intereses entre unos y otros, que es muy dif√≠cil, por no decir imposible, encontrar soluciones que los dejen integralmente satisfechos y menos a√ļn interlocutores v√°lidos que los representen de modo leg√≠timo‚ÄĚ.

‚ÄúSi es una discusi√≥n sobre pobreza, marginalidad y subdesarrollo; si es una cuesti√≥n derivada de despojos de que fueron v√≠ctimas algunos naturales con posterioridad a la asignaci√≥n de sus tierras; si las reclamaciones apuntan a situaciones de discriminaci√≥n y falta de igualdad de oportunidades; si demandan la preservaci√≥n de su identidad cultural; si anhelan organizarse y participar colectivamente; todo es solucionable y puede y debe ser remediado pac√≠ficamente dentro del Estado de Derecho y bajo el concepto de Estado Unitario. Empero, si el reclamo alude a eventuales derechos ancestrales que lesionan la Unidad Nacional o a una pretendida autonom√≠a pol√≠tica, lamentablemente el Estado de Chile no tiene otra alternativa que persuadirlos de sus vanos intentos y, si ello no se alcanza, debe terminar de ra√≠z el conflicto mediante la plena aplicaci√≥n del imperio de la Ley a todos los que quebrantan con violencia el ordenamiento jur√≠dico establecido‚ÄĚ.

‚ÄúSi se admite la existencia de derechos ancestrales, Bolivia y Per√ļ podr√≠an hacer suyo ese argumento‚ÄĚ, apunt√≥ adem√°s.

URL CORTA: http://rbb.cl/ezps
Tendencias Ahora