Nacional
Martes 06 agosto de 2019 | Publicado a las 18:58 · Actualizado a las 16:07
Nueva denuncia contra sacerdote de SSCC: "Empezó con tocaciones que yo interpretaba como afectos"
Por Matías Vega
La información es de Nicole Martínez
visitas

Tras el reportaje de Radio Bío Bío sobre la denuncia de abuso sexual contra sacerdotes de la congregación de los Sagrados Corazones, han aparecido nuevas acusaciones.

La Radio esta vez accedi√≥ al relato de Felipe Vial, un nuevo denunciante del sacerdote Juan Andr√©s Peretiatkowicz, que refuerza el relato de Carolina Mar√≠n sobre la personalidad del religioso que fue condenado este a√Īo al retiro tras acusaciones de abusos el a√Īo pasado.

Es descrito como un cura muy carism√°tico, muy cari√Īoso especialmente con hombres, saludaba a todos con un “top√≥n” en la boca. Era muy amigo de algunos j√≥venes, casi un confidente. Quienes lo conocieron acusan que en ocasiones se interpon√≠a en relaciones amorosas, y que se aprovechaba de la gran confianza que lograba con los j√≥venes para abusarlos y avanzar progresivamente en sus actitudes impropias, que terminaron en delitos.

“Lo conoc√≠ en 1987 cuando era el cura del colegio San Esteban Di√°cono. Nos hicimos muy amigos, el era un referente y un confidente de confianza en mi vida. Nuestra amistad se extendi√≥ por m√°s de 4 a√Īos, fue mi confesor y un apoyo importante en esos a√Īos, debido a un padre ausente”, dice Felipe.

“Empez√≥ con tocaciones que yo interpretaba como ‘afectos’, era todo un poco confuso, hasta que un d√≠a sin que me diera cuenta se tir√≥ encima m√≠o y empez√≥ a frotarse hasta que sent√≠ como ten√≠a una eyaculaci√≥n encima m√≠o. Qued√© literalmente ‘en shock‘ y con una sensaci√≥n de que algo se hab√≠a roto en mi interior”, cuenta Felipe, quien en ese entonces ten√≠a 18 a√Īos reci√©n cumplidos.

Pero Peretiatkowicz no fue el √ļnico. Antes de este episodio Felipe conoci√≥, a sus 15 a√Īos, al fallecido sacerdote Miguel Ortega, con quien se relacion√≥ en medio de la planificaci√≥n del bautizo de una de sus hermanas, en 1986. Los encuentros que ten√≠a con √©l eran en la casa que el cura ten√≠a al costado del Colegio Seminario Menor.

“Yo notaba una excesiva cercan√≠a por su parte al principio, para luego tocar directamente la pierna e ir avanzando hacia la zona genital. Lo que yo hac√≠a era moverme o directamente levantarme”, sostiene Felipe.

“Un d√≠a durante una reuni√≥n Manuel Ortega dijo que se iba al ba√Īo. Pasaron 10 minutos y se aparece desnudo con su miembro erecto en frente de m√≠. Mi reacci√≥n fue de perplejidad en un principio para luego mandarlo a vestirse, le dije: ‘¬Ņqu√© est√°s haciendo? ¬°Anda a vestirte!”, detall√≥.

No es la primera vez que el exvicario de la juventud, Miguel Ortega, aparece en un relato sobre abuso sexual. También es nombre conocido en el caso Maristas.

Los sobrevivientes de este caso, Jorge Franco y Jaime Concha, lo apuntan como abusador, y han relatado que los “manoseaba” en presencia del exvicario de la solidaridad Cristian Precht, con quien ten√≠a una cercana relaci√≥n.

Jaime Concha recordó las características de Ortega e instó a que se realice una investigación en contra del sacerdote a pesar de estar fallecido.

Mientras, el director ejecutivo de la Fundación Para la Confianza y denunciante de Fernando Karadima, José Andrés Murillo, se refirió al reportaje de Radio Bío Bío sobre las denuncias en contra de Gerardo Joannon realizada por Carolina Marín.

Murillo catalogó el caso como brutal y llamó a los Sagrados Corazones a hacer un mea culpa del asunto.

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Ovalle conden√≥ hoy al sacerdote Luciano Antonio de la Barrera Arancibia a la pena de 818 d√≠as de presidio, con el beneficio de libertad vigilada intensiva por igual per√≠odo, en calidad de autor del delito consumado de abuso sexual de menor de 14 a√Īos. El il√≠cito fue perpetrado en la comuna de Los Vilos, en septiembre del a√Īo pasado.

El fallo dio por acreditado, m√°s all√° de toda duda razonable, que alrededor del mediod√≠a del 15 de septiembre de 2018, en el interior del Hogar Laura Vicu√Īa de Los Vilos, el condenado, el sacerdote Luciano Antonio de la Barrera Arancibia, visit√≥ la ciudad con el objetivo a oficiar misa, procediendo a abusar sexualmente de un menor de 6 a√Īos de edad, siendo sorprendido por una adolescente residente de dicho hogar, huyendo el menor del lugar.

Una vez ejecutoriado el fallo, el tribunal dispuso que se proceda a toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

Tendencias Ahora