Nacional
Miércoles 25 julio de 2018 | Publicado a las 13:22 · Actualizado a las 17:21
Exmonjas de Molina se rebelaron frente a los abusos: "Basta ya. No somos esclavas"
Publicado por: Jonathan Flores
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un grupo de religiosas de la localidad de Molina, relataron en Informe Especial (TVN) sus historias de maltrato, tocaciones y humillaciones que, hasta ahora, no habían sido escuchadas.

Seg√ļn denunciaron las exintegrantes del convento Las Hermanas del Buen Samaritano ubicado en la regi√≥n del Maule, durante a√Īos fueron consideradas ‚Äúciudadanas de segunda clase‚ÄĚ, siendo explotadas y ninguneadas.

La exreligiosa Yolanda Tondreaux asegur√≥ que, en su caso, los abusos se iniciaron apenas se puso los h√°bitos. “Un sacerdote se me acerc√≥, me toc√≥ el pecho y me dio besos en la cara llegando hasta los labios. Me manose√≥. Me dio asco”, admiti√≥.

De paso, relat√≥ que hizo la denuncia ante la madre superiora Patricia Ibarra, pero no recibi√≥ la ayuda esperada. La religiosa la trat√≥ de “mentirosa” y le orden√≥ confesarse con cura que denunci√≥. “Las chicas j√≥venes se fueron del convento por lo mismo, porque hab√≠an curas que las manoseaban”, a√Īadi√≥.

Incluso, las mujeres afirman que sus superioras les negaban la comida y que fueron víctimas de abuso sexual por parte de algunas de ellas y de sacerdotes, para quienes trabajaban como sirvientas.

‚ÄúLa primera vez que me vio, en Molina, me queda mirando y me dice ‚Äėesos senos est√°n muy abajo‚Äô y me pesc√≥ as√≠ para arriba. Entraba a las habitaciones y entonces justo lleg√≥ a mi cama y me levant√≥ la ropa. Dijo: ‚Äėhace mucho fr√≠o aqu√≠‚Äô, yo me levant√© y dije ‚Äė¬Ņqui√©n est√° aqu√≠?‚ÄĚ‚ÄĚ, se√Īal√≥ Eliana Mac√≠as, sin mencionar al religioso responsable de aquel episodio.

Otra de las denunciantes recuerda una situaci√≥n vivida con una religiosa. ‚ÄúUna vez estaba llorando. Ella me dijo ‚ÄėNo llore, porque me vas a obligar a subir a tu cama‚Äô. Ella sube, me empieza a hacer cari√Īo y de repente la siento ac√° al frente. Aparte de besar, me comenz√≥ a manosear y se dio toda la cuesti√≥n. Empez√≥ a manosear, de arriba a abajo‚ÄĚ, afirm√≥.

Tondreaux incluso fue m√°s all√°. Seg√ļn dijo, fue testigo de la entrega de cheques por hasta 20 millones de pesos a religiosos que enfrentaban denuncias por abusos, como el exp√°rroco Fernando Karadima.

También acusó por la misma situación al obispo de Talca, Horacio Valenzuela, discípulo de Karadima.

Pese a ello, de acuerdo a su versi√≥n, ella y 22 hermanas fueron desvinculadas de la congregaci√≥n sin ning√ļn tipo de beneficio.

El grupo de monjas denunció los hechos en un encuentro con Jordi Bertomeu en la Nunciatura Apostólica, quien fue enviado a Chile junto con Charles Chicluna por el Papa Francisco para recabar antecedentes por los casos de abuso en que estaban involucrados sacerdotes.

Eso s√≠, las religiosas se√Īalaron que a√ļn no reciben respuesta oficial de ning√ļn ente de la Iglesia Cat√≥lica.

Tendencias Ahora