Internacional
Domingo 29 diciembre de 2019 | Publicado a las 17:10
Cientos de detenidos por "indecencia", "acoso" o "ropa inadecuada" en Arabia Saudita
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

M√°s de 200 personas fueron arrestadas en los √ļltimos d√≠as en Arabia Saudita por “indecencia” o “acoso”, en una primera campa√Īa de ese tipo desde el inicio de reformas aperturistas en lo referido a normas sociales en el reino ultraconservador.

A lo largo de la semana pasada, unos 120 hombres y mujeres fueron detenidos por llevar “ropa inadecuada”, indic√≥ la polic√≠a de Riad en una serie de tuits publicados desde el martes.

Las autoridades a√Īadieron que los detenidos hab√≠an sido sancionados, sin explicar en qu√© consist√≠an las sanciones.

Mientras tanto, otras 88 personas fueron arrestadas por “acoso”, a√Īadi√≥ la polic√≠a en declaraciones separadas. Esta segunda ola de detenciones se produc√≠a tras las quejas de varias mujeres en las redes sociales sobre los casos de acoso en el festival de m√ļsica electr√≥nica MDL Beast, cerca de Riad, a principios de mes.

Se trata de la primera campa√Īa de llamamiento al orden moral desde que el pr√≠ncipe heredero Mohamed bin Salm√°n
impulsó una relajación de las estrictas normas sociales que rigen en la monarquía petrolera.

Sus políticas se han traducido en medidas como la reapertura de cines, la autorización de conducir para las mujeres o la organización de conciertos y eventos deportivos.

Estas iniciativas han sido acogidas con alborozo por numerosos saud√≠es, en un pa√≠s donde dos tercios de la poblaci√≥n tienen menos de 30 a√Īos.

No obstante, en septiembre, al mismo tiempo que anunciaban la concesi√≥n de visas tur√≠sticas, las autoridades informaron que castigar√≠an a quienes atentaran contra la “decencia p√ļblica”.

Los hombres y las mujeres deben evitar las prendas “ce√Īidas” o gestos de afecto en p√ļblico, explica una web en ingl√©s de la Autoridad de turismo, a√Īadiendo que “las mujeres deben cubrir sus hombros y rodillas”.

Las directivas sobre decencia, aprobadas por primera vez por el gobierno en abril, parecieron vagas y suscitaron recelo y dudas sobre su interpretación.

Tambi√©n alimentaron los temores de un regreso de la polic√≠a religiosa que vigila la separaci√≥n entre hombres y mujeres en el espacio p√ļblico,
sobre el respeto del código de vestimenta islámico o la obligación de cerrar los comercios durante la hora del rezo.

Pero las prerrogativas de sus agentes, largo tiempo temidas, han quedado visiblemente reducidas, al igual que su presencia en las calles.

Tendencias Ahora