Internacional
Sábado 23 marzo de 2019 | Publicado a las 17:39 · Actualizado a las 17:46
Masivo despliegue de seguridad limita desmanes en protestas de los chalecos amarillos en Francia
visitas

Decenas de miles de “chalecos amarillos” manifestaron en Francia este s√°bado en medio de un fuerte dispositivo de seguridad que impidi√≥, a pesar de algunos incidentes, las escenas de caos y saqueos del pasado fin de semana en los Campos El√≠seos de Par√≠s.

Unos 40.500 manifestantes volvieron a las calles en todo el pa√≠s, de cuales 5.000 protestaron en Par√≠s, declar√≥ el ministro de Interior, Christophe Castaner, que se congratul√≥ porque “las consignas de firmeza” permitieron a su juicio “mantener el orden”.

Desde las primeras horas de la ma√Īana, decenas de veh√≠culos de la polic√≠a, incluyendo camiones blindados y ca√Īones de agua, se desplegaron a lo largo de la c√©lebre avenida parisina, donde la semana pasada los manifestantes desvalijaron varias tiendas de lujo, quemaron kioscos de peri√≥dicos y destrozaron escaparates.

Para evitar nuevos desmanes, las autoridades prohibieron el acceso a los manifestantes. También prohibieron protestas en un perímetro adyacente dentro del cual está el palacio presidencial del Elíseo y la Asamblea Nacional.

Ante la veda, los “chalecos amarillos” no tuvieron m√°s remedio que congregarse en otros puntos de la capital.

“Ir a los Campos El√≠seos hubiera sido una provocaci√≥n, en vista de la represi√≥n que anunciaron”, dijo a la Agence France-Presse Jean-Paul Tonson, un manifestante de 57 a√Īos. “Pero vamos a seguir viniendo, no vamos a retroceder”, prometi√≥.

El pasado s√°bado fueron 32.000 “chalecos amarillos” en toda Francia, lo que significa que en esta ocasi√≥n la cifra de asistentes volvi√≥ a aumentar, a pesar del despliegue de seguridad. Los asistentes a la marcha en Par√≠s hab√≠an sido en cambio m√°s numerosos hace una semana, 10.000.

Al caer la noche, la policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a la muchedumbre que intentó desplazarse hacia el centro de París.

Unas 56 personas fueron detenidas por haberse congregado en el perímetro vedado y 45 fueron multadas. Las multas en caso de participar en una manifestación sin autorización pasaron esta semana de 38 (43 dólares) a 135 euros (152 dólares) para disuadir a los manifestantes.

‘Todo es falso’

En provincias hubo incidentes espor√°dicos en Montpellier (sur), La Rochelle (oeste) o Niza (sudeste), donde una mujer mayor de edad result√≥ gravemente herida al caer durante una carga policial, seg√ļn corresponsales de la AFP.

En esa ciudad mediterr√°nea se reunir√°n el domingo los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y su par chino, Xi Jinping.

También se registraron incidentes en otras ciudades, como Nantes, Burdeos y Montpellier, pero sin comparación con los de otros fines de semana.

Eric Drouet, una de las figuras m√°s conocidas de este colectivo antigobierno que naci√≥ en las redes sociales hace poco m√°s de 4 meses, dijo a la cadena de televisi√≥n BFMTV que fue multado por supuestamente participar en una manifestaci√≥n que no fue declarada. “Todo es falso”, denunci√≥.

Militares desplegados

Tras los desmanes de la semana pasada, que dieron la vuelta al mundo, Emmanuel Macron estaba determinado a demostrar que su gobierno controla el orden p√ļblico y no escatim√≥ en medidas.

Adem√°s de prohibir las manifestaciones en los per√≠metros m√°s sensibles, anunci√≥ un despliegue de militares de la operaci√≥n antiterrorista Sentinelle (que cuenta con 7.000 efectivos desplegados por todo el territorio desde los atentados de 2015) para proteger edificios p√ļblicos y permitir a la polic√≠a concentrarse en el mantenimiento del orden.

El anuncio desencaden√≥ una pol√©mica y la oposici√≥n denunci√≥ una “sobrepuja” del gobierno. Unas declaraciones del viernes del gobernador militar de Par√≠s aludiendo a la posibilidad de que los soldados “disparen” sirvieron para echar m√°s le√Īa al fuego.

Para calmar la controversia, el presidente Macron denunci√≥ un “falso debate” e insisti√≥ en que el ej√©rcito no estar√≠a a cargo del orden p√ļblico.

Aunque la aprobaci√≥n de los “chalecos amarillos” entre la opini√≥n p√ļblica est√° en fuerte descenso (-8 puntos desde el vandalismo del s√°bado), a√ļn no se vislumbra ninguna salida a la crisis.

El movimiento, que naci√≥ en noviembre ante el hartazgo social y fiscal, mut√≥ en una contestaci√≥n proteica, sin l√≠deres claros, y no se calm√≥ con el “gran debate nacional” lanzado por Emmanuel Macron para responder a los reclamos de los franceses.

Este gran debate, que dio lugar a más de 10.000 reuniones en todo el país sobre temas tan diversos como el poder adquisitivo, la fiscalidad, la salud o la educación, concluyó la semana pasada, y ahora el gobierno debe hacer propuestas.

Tendencias Ahora