Internacional
Joven rusa es acusada de terrorismo tras enamorarse de un yihadista
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En medio de polic√≠as con chalecos antibalas, una joven de 20 a√Īos, cara de mu√Īeca y pelo negro trenzado, aprieta en sus manos unas notas manuscritas.

Estudiante de filosof√≠a en la prestigiosa universidad p√ļblica de Mosc√ļ (MGU), Varvara Karaulova comparece desde hace una semana ante un tribunal militar por haber intentado, hace un a√Īo, viajar a Siria para reunirse con su novio, miembro del grupo yihadista Estado Isl√°mico (EI).

Detenida en Turqu√≠a justo cuando se preparaba a traspasar la frontera siria, la joven se arriesga a hasta cinco a√Īos de prisi√≥n por haber intentado unirse a una “organizaci√≥n considerada como terrorista por las leyes rusas”.

“No me un√≠ a ninguna (organizaci√≥n), no soy una terrorista y nunca quise convertirme en una“, declar√≥ Karaulova en el inicio de su juicio, el 5 de octubre, seg√ļn la agencia de prensa rusa Interfax.

Mientras que los juicios contra aspirantes a yihadistas se multiplican en Rusia, e incluso algunos concluyen con penas severas, el caso de Karaulova es una excepci√≥n: la mayor√≠a de los detenidos es de origen cauc√°sico, mientras que ella naci√≥ y creci√≥ en Mosc√ļ.

Para su abogado, el Dr. Sergue√Į Badamchine, su juicio est√° destinado a servir como ejemplo y desincentivar que chicas j√≥venes y enamoradas de yihadistas, como Varvara, viajen a Siria.

“Evidentemente, es el simulacro de un juicio”, denunci√≥ su abogado a la AFP. “Tomaron como v√≠ctima a una persona que no tiene nada que ver con actividades terroristas“. “¬ŅPor qu√© ella? No lo s√©”, agreg√≥.

Alumna modélica

Varvara Karaulova, que tom√≥ el nombre de Alexandra Ivanovna para evitar el hostigamiento de la prensa rusa, creci√≥ en el seno de una familia de clase media, en un barrio residencial conocido como el “Chelsea” de Mosc√ļ.

Muy buena alumna, frecuenta la MGU y durante sus a√Īos de universidad comienza a interesarse por el Islam y decide usar el velo. Discreta, pasa desapercibida hasta su desaparici√≥n, el 27 de mayo de 2015.

Su padre vuelve a saber de ella cuando la detienen junto a otras mujeres en Kilis, Turquía, un punto de pasaje obligado para todo aquel que quiere cruzar a Siria.

Repatriada a Rusia, al principio fue liberada porque los investigadores aseguraban que no hab√≠a cometido ning√ļn delito, pero seis meses m√°s tarde fue nuevamente detenida y encarcelada en la prisi√≥n Lefortovo.

Durante su juicio, que debería finalizar en dos semanas, Varvara habla poco pero siempre con una voz clara. Lee sus anotaciones y hojea a veces el Código Penal, sentada en una jaula vidriada de la sala de audiencias como es habitual en Rusia. Se niega a responder a las preguntas sobre sus convicciones religiosas. Pero ya no usa el velo, se pinta los ojos y se pone vestidos de colores.

Varvara Karaulova nunca se encontró con el hombre que deseaba ver en Siria. En internet se hace llamar Vlad, Adam o incluso Artur Sokolov.

Seg√ļn los investigadores, se trata de Airat Samatov, un combatiente del EI. Durante varios meses la joven mantuvo conversaciones en l√≠nea con este hombre, se enamor√≥ y acept√≥ su propuesta de casamiento.

“Nadie sab√≠a lo que pasaba. Ni ella, ni sus padres, ni sus amigos”, resalta el Dr. Badamchin, que evoca una persona cerrada y reservada. “Se trataba de su primer amor”, asegura.

La defensa presentó testimonios, entre los cuales varios de mujeres que fueron detenidas al mismo tiempo que la estudiante en Kilis y luego liberadas por las autoridades desde que llegaron a Rusia. Una de ellas, Regina Velimetova, se acuerda de cuando Varvara estaba a punto de cruzar la frontera.

“Lloraba y extra√Īaba a los padres”, declara por videoconferencia. “Hab√≠a conocido a un hombre que viv√≠a en Siria y que le propuso casarse. Se hab√≠a enamorado”, agrega, mientras se acomoda el hiyab.

Las mujeres como Varvara “buscan todas casarse como indica la sharia”, la ley isl√°mica, explica Regina, quien tambi√©n dice haber ido para buscar la felicidad conyugal”.

“Ello no significa que vamos all√° para participar en actos militares y hacernos explotar”, asegura. “Nuestro objetivo es simplemente vivir all√° donde la ley isl√°mica es respetada”, apostilla.

URL CORTA: http://rbb.cl/eytb
Tendencias Ahora