Internacional
Miércoles 18 diciembre de 2019 | Publicado a las 20:29 · Actualizado a las 22:41
Cámara de Estados Unidos debate en sesión histórica cargos contra Trump
Por Emilio Lara
La información es de Agence France-Presse
visitas

La Cámara de Representantes de Estados Unidos decide este miércoles si avanza o no con el proceso contra el presidente Donald Trump por abuso de poder, en una jornada histórica que cristaliza la división del país.

La instancia, controlada por la oposici√≥n dem√≥crata de Nancy Pelosi, presidenta de la C√°mara, decidir√° al final del d√≠a si aprueba los cargos de “abuso de poder” y “obstrucci√≥n al trabajo del Congreso” contra el mandatario.

En el Senado, que probablemente abrir√° el juicio pol√≠tico en enero tras el receso por Navidad, se espera que Trump sea absuelto, pues se necesitan al menos 67 votos para destituirlo y los republicanos tienen 53 de los 100 esca√Īos.

El magnate republicano est√° acusado de intentar presionar a Ucrania para que investigara a uno de sus principales rivales de cara a las presidenciales de 2020, el exvicepresidente de Barack Obama, Joe Biden.

Esta ma√Īana, Trump insisti√≥ en Twitter en que no hizo “nada malo”, al d√≠a siguiente de dirigirle una amarga carta a Pelosi, dici√©ndole que “la historia la juzgar√° duramente” por el proceso.

M√°s tarde, sigui√≥ con otra tanda de tuits afirmando -todo en may√ļsculas- que este es “un ataque contra Estados Unidos y contra el Partido Republicano”.

Revisa a continuación el debate que se lleva a cabo en la Cámara de Representantes:

“Apoyemos a nuestro presidente”

En su turno de palabra, Pelosi dijo que los dem√≥cratas no ten√≠an otra opci√≥n que lanzar el proceso de destituci√≥n y tild√≥ a Trump de “amenaza continua para la seguridad nacional”.

Trump pasó el día en la Casa Blanca y en la tarde se desplazó a Michigan para un mitin con sus simpatizantes sin hablar con la prensa. Los seguidores del mandatario hicieron fila horas antes del inicio del acto, soportando temperaturas polares, pertrechados con frazadas mientras escuchaban rock.

“Creo que con estas investigaciones para un juicio pol√≠tico y con todos los dem√≥cratas que van contra Trump, es importante que nosotros salgamos y apoyemos a nuestro presidente”, dijo Cecilia Bleeker, una residente de Michigan de 21 a√Īos.

El juicio pol√≠tico divide a los estadounidenses: 45% quiere que Trump sea destituido (77% entre los votantes dem√≥cratas) mientras un 47% se opone, seg√ļn un sondeo de CNN-SSR.

Este mi√©rcoles, fuera del Capitolio en Washington, decenas de personas, seg√ļn constat√≥ una periodista de la Agence France-Presse (AFP), se congregaron para pedir la salida del presidente: “Trump tiene que irse”.

“Siento que tenemos que mostrarle a las personas ah√≠ dentro que esto nos importa”, dijo Jill Watson, una jubilada de 72 a√Īos partidaria del proceso contra el mandatario.

Debate crispado

Pese al clima de polarización en Washington, a ambos lados del hemiciclo los legisladores concordaron en el diagnóstico de que esta es una jornada triste para el país, pero el resto del debate reflejó la división que hay en Estados Unidos.

El representante republicano Barry Loudermilk se quej√≥ en su turno de palabra que hasta Poncio Pilatos le hab√≠a otorgado m√°s derechos a Jes√ļs en el proceso en su contra y su correligionario Gregory Murphy afirm√≥ que “hay individuos que odian al presidente m√°s de lo que aman al pa√≠s”.

Para los dem√≥cratas de la C√°mara, que tienen la mayor√≠a con 233 de los 435 esca√Īos, los hechos est√°n claros y se espera que voten alineados.

“Mirar hacia otro lado cuando el presidente cometi√≥ cr√≠menes contra nuestra naci√≥n no es una opci√≥n”, dijo la representante Rashida Tlaib.

Sin embargo, hay pocas posibilidades de que el proceso contra Trump avance en el Senado, donde han sido juzgados dos presidentes: Andrew Johnson en 1868 y Bill Clinton en 1998, ambos exonerados.

El republicano Richard Nixon, involucrado en el escándalo Watergate, prefirió renunciar en 1974 antes de sufrir este escarnio.

Riesgos electorales

El presidente busca ahora convertir el proceso en su contra en un elemento que atice a sus bases y le dé un impulso para la reelección.

Consciente del riesgo electoral, Pelosi contuvo durante mucho tiempo los llamados a iniciar un proceso contra Trump, hasta que estalló el escándalo ucraniano.

Finalmente lanzó la investigación a fines de septiembre, tras conocerse la denuncia de un funcionario no identificado sobre la presunta conducta inapropiada del presidente durante una llamada telefónica el 25 de julio con su homólogo ucraniano, Volodimir Zelenski.

Varios testigos confirmaron ante el Comité Judicial de la Cámara las presiones para obligar a Kiev a anunciar la apertura de una investigación por corrupción contra Biden y su hijo.

La Casa Blanca se neg√≥ a cooperar con la investigaci√≥n, calific√°ndola de “inconstitucional” y prohibi√≥ a varios de sus asesores dar testimonio.

Por esta razón, los demócratas lo acusan tanto de haber abusado de su poder para beneficio personal como de haber obstruido el trabajo del Congreso.

Tendencias Ahora