Internacional
Jueves 17 octubre de 2019 | Publicado a las 10:40
EEUU intenta convencer a Turquía de que detenga sus ataques contra kurdos en Siria
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, llegó el jueves a Turquía para intentar frenar la ofensiva de Ankara en el noreste de Siria, donde el ejército turco intenta arrebatar a las fuerzas kurdas una segunda ciudad fronteriza.

Pence, junto al secretario de Estado, Mike Pompeo, tienen que reunirse con el presidente Recep Tayyip Erdogan para ibtentar convencerlo de poner fin a una ofensiva que ya ha dejado casi 500 muertos, un centenar de ellos civiles, y ha obligado a desplazarse a 300.000 personas, seg√ļn el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH).

Su misi√≥n se anuncia complicada, teniendo en cuenta la f√©rrea posici√≥n del presidente turco, quien descart√≥ “sentarse a la mesa con terroristas”, y las declaraciones confusas sobre el tema del presidente estadounidense, Donald Trump.

Trump pareció dar su luz verde a esta ofensiva, lanzada el 9 de octubre contra las fuerzas kurdas de la Unidades de Protección Popular (YPG), antes de recibir una avalancha de críticas internacionales y de su propio partido, que hicieron que pidiera a Ankara poner fin a la operación.

El mi√©rcoles, antes del viaje de Pence y Pompeo, volvi√≥ a sembrar la confusi√≥n al declarar que “si Turqu√≠a va a Siria, es un asunto en Turqu√≠a y Siria, no es nuestro problema”. “Los kurdos no son √°ngeles”, espet√≥.

Los occidentales apoyan a las YPG por su papel en la lucha contra los yihadistas del Estado Isl√°mico (EI), pero Ankara los considera “terroristas”.

“No haga el idiota”

Un carta de Trump a Erdogan en la que intenta disuadirlo de lanzar la ofensiva, y que se filtr√≥ el mi√©rcoles, suscit√≥ estupor en Washington. “No seas un tipo duro. No seas tonto” escrib√≠a el mandatario estadounidense.

Respecto a la tregua, Erdogan ya dijo que exclu√≠a totalmente reunirse con “terroristas”, en alusi√≥n a las YPG, y exige que para que cese la operaci√≥n las fuerzas kurdas deben desarmarse y alejarse de la frontera turca.

El objetivo de la ofensiva es la creaci√≥n de una “zona de seguridad” de 32 km de profundidad a lo largo de su frontera, que permitir√≠a separarla de las zonas bajo control de las YPG y repatriar una parte de los 3,6 millones de refugiados sirios instalados en Turqu√≠a.

Esta operación ha hecho del norte de Siria el nuevo epicentro del complejo conflicto que lleva devastando el país desde 2011.

El r√©gimen de Damasco, a pedido de las autoridades kurdas, despleg√≥ tropas en zonas que no ten√≠a bajo control desde hac√≠a a√Īos. Y en el plano internacional, Rusia empez√≥ a ocupar el vac√≠o dejado por Estados Unidos.

Para los países europeos, esta operación contra los kurdos, que gestionan las cárceles donde están detenidos los yihadistas del EI, hace temer la evasión de estos combatientes ultrarradicales y el resurgimiento del grupo.

El Consejo de Seguridad de la ONU tambi√©n expres√≥ su preocupaci√≥n el mi√©rcoles sobre el “riesgo de dispersi√≥n” de los yihadistas en el noreste de Siria.

En ese sentido, el EI anunci√≥ el jueves que una unidad “de soldados del califato” hab√≠a atacado la v√≠spera un cuartel general de las fuerzas kurdas cerca de Raqa “liberando a mujeres musulmanas secuestradas” por combatientes kurdos, seg√ļn un comunicado.

Tendencias Ahora