Internacional
Viernes 07 diciembre de 2018 | Publicado a las 09:33
Expresidente George H.W. Bush fue enterrado en Houston tras cuatro días de homenajes
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los estadounidenses rindieron el √ļltimo adi√≥s a su 41¬į presidente, George H.W. Bush, que fue enterrado este jueves en Texas despu√©s de cuatro d√≠as de tributos que ofrecieron una inusual imagen de unidad en un pa√≠s dividido.

Despu√©s del funeral de Estado el mi√©rcoles en Washington, al que asisti√≥ el presidente estadounidense, Donald Trump, cuatro exmandatarios del pa√≠s y dignatarios extranjeros, el ata√ļd de Bush cubierto por la bandera estadounidense fue trasladado a Houston, en Texas.

Los restos del expresidente (1989-1993) reposaron en la Iglesia Episcopal de St. Martin, donde los Bush son asiduos feligreses, antes de ser sepultado detr√°s de la biblioteca y museo que lleva su nombre en la Universidad de Texas A&M.

Al inicio de la ceremonia el coro de la iglesia interpret√≥ “Este es mi pa√≠s” (This is my country), un himno patri√≥tico estadounidense de la d√©cada de 1940 que tambi√©n fue interpretado el d√≠a en que H.W. Bush asumi√≥ la presidencia.

Cuatro de sus nietas leyeron el salmo 23 y el exsecretario de Estado estadounidense James Baker, de 88 a√Īos, record√≥ detalles de su personalidad y los logros de su presidencia.

“√Čl era un l√≠der y lo sab√≠a”, afirm√≥ Baker, que relat√≥ con humor sus debates y rompi√≥ a llorar al final del discurso.

El exmandatario fue enterrado junto a su esposa Barbara, quien muri√≥ en abril, y su hija Robin, quien falleci√≥ de leucemia a los tres a√Īos.

Un espacio para el country

El cuarteto de m√ļsica Oak Ridge Boys represent√≥ el gusto del expresidente estadounidense por la m√ļsica “country” e interpret√≥ a capela el himno “Amazing Grace”.

En la ceremonia del miércoles, Trump y la primera dama Melania compartieron un banco en la primera fila de la Catedral Nacional de Washington con los expresidentes Barack Obama, Bill Clinton, Jimmy Carter y sus esposas.

Su hijo, el expresidente George W. Bush (2001-2009), toc√≥ el ata√ļd dos veces cuando se acerc√≥ para pronunciar un discurso cargado de elogios y humor, durante el cual su voz se quebr√≥ hasta las l√°grimas recordando an√©cdotas y ense√Īanzas de su padre, muerto el viernes a los 94 a√Īos.

“Me mostr√≥ lo que significa ser un presidente que sirve con integridad, lidera con valent√≠a y act√ļa con amor en su coraz√≥n para los ciudadanos de nuestro pa√≠s”, dijo.

La ceremonia del miércoles coronó un homenaje en el Capitolio de Estados Unidos, donde miles de personas acudieron a despedirse de un estadista que dirigió a la nación en tiempos turbulentos, incluido el final de la Guerra Fría y la invasión a Panamá en 1989.

Una tregua incómoda

Desde la muerte de Bush, Trump cambi√≥ su postura provocativa habitual por una de solemnidad, tuiteando antes del servicio sobre “un d√≠a de celebraci√≥n para un gran hombre que ha llevado una vida larga y distinguida”.

“¬°Ser√° extra√Īado!”, escribi√≥ el presidente.

En el funeral, el mandatario y sus antecesores demócratas se vieron forzados a una tregua incómoda.

Trump llegó y le dio la mano a Obama y a la ex primera dama Michelle Obama.

Pero sus saludos se detuvieron allí y su lenguaje corporal cambió radicalmente cuando se encontró frente a Hillary Clinton, la candidata demócrata a la que derrotó en 2016.

Clinton miró al frente y ninguno de los dos hizo contacto visual.

Fue un marcado contraste frente a la llegada de Bush hijo al templo, quien estrechó la mano de Trump y de los exmandantarios y sus esposas. Incluso en medio de su duelo tuvo un gesto con Michelle Obama y le ofreció un caramelo, como había hecho durante la ceremonia conmemorativa del senador John McCain en la misma catedral en septiembre.

Las campanas sonaron mientras el ata√ļd fue trasladado fuera del templo, ante la mirada de los dignatarios, entre ellos el pr√≠ncipe Carlos de Inglaterra, la canciller alemana, Angela Merkel, el expresidente polaco Lech Walesa y varios exvicepresidentes estadounidenses.

Bush, que combatió en la Segunda Guerra Mundial, fue condecorado como aviador tras haber estado a punto de morir cuando fue derribado en una misión.

Se desempe√Ī√≥ como congresista, enviado en China, director de la Agencia Central de Inteligencia y vicepresidente de Ronald Reagan antes de ganar la Casa Blanca.

El ascenso de Trump a la cima del Partido Republicano pasó por duros ataques hacia los Bush, en particular criticando la invasión de Irak por el hijo expresidente en 2003 y burlándose del candidato Jeb Bush durante las primarias republicanas.

Por su parte, Bush calific√≥ a Trump de “fanfarr√≥n” y revel√≥ que no vot√≥ por √©l.

Tendencias Ahora