Internacional
Catalu√Īa: Campa√Īa busca la conquista de los indecisos sobre la independencia
Publicado por: Verónica Reyes La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A nueve meses del te√≥rico refer√©ndum de independencia en Catalu√Īa, las asociaciones separatistas lanzaron este domingo una campa√Īa para ensanchar sus apoyos en Barcelona y alrededores, mientras el gobierno espa√Īol se esfuerza en reconquistar los corazones de esta regi√≥n nororiental.

Tras a√Īos de conflicto, la situaci√≥n sigue estancada tanto a nivel pol√≠tico como social: los intentos del gobierno catal√°n para forzar un refer√©ndum suelen terminar en saco roto; y la opini√≥n p√ļblica catalana se mantiene dividida entre partidarios y detractores de la secesi√≥n.

El nacionalismo flaquea en el √°rea metropolitana de Barcelona, poblada mayoritariamente de gente procedente de otras partes de Espa√Īa y con menor poder adquisitivo, a quienes la Asamblea Nacional de Catalu√Īa (ANC), la principal asociaci√≥n independentista, quiere seducir con su campa√Īa “Hagamos futuro”.

El objetivo es ensanchar su electorado de cara al mes de septiembre, cuando el presidente catalán Carles Puigdemont prometió convocar un referéndum de autodeterminación.

Su celebraci√≥n es incierta dada la oposici√≥n del gobierno espa√Īol, que defiende que son todos los espa√Īoles quienes deben decidir sobre la unidad del pa√≠s, una posici√≥n secundada por el Tribunal Constitucional.

Detalles de la campa√Īa

La campa√Īa se lanz√≥ en Sant Feliu de Llobregat, una antigua villa industrial al sur de Barcelona donde el independentismo apenas obtuvo el 32% de los votos en las elecciones regionales de 2015, cuando en toda la regi√≥n alcanzaron el 48% y la mayor√≠a absoluta del parlamento.

La iniciativa¬†quiere explicar las bondades de una futura Rep√ļblica Catalana: m√°s riqueza, mejores servicios sociales, mejores infraestructuras o menos corrupci√≥n, seg√ļn su argumentario.

“Estamos convencidos que conseguiremos esta mayor√≠a a trav√©s de elementos de informaci√≥n y reflexi√≥n, no sentimentales”, afirmaba a la AFP Jordi S√°nchez, presidente de la ANC.

Tras crecer abruptamente con la crisis y la llegada al poder del gobierno conservador de Mariano Rajoy en 2011, el independentismo lleva a√Īos estancado alrededor del 40-45% de la poblaci√≥n, en empate t√©cnico con el unionismo seg√ļn la mayor√≠a de encuestas, que muestran tambi√©n un bloque de indecisos del 10-15%.

Uno de ellos es Josep Antoni Ruiz, un jubilado de 77 a√Īos al que un militante independentista intenta convencer en Sant Feliu. “Nadie nos asegura que nos ir√≠a mejor. No todo ser√≠a un camino de rosas”, argumenta.

“Aqu√≠ hay mucha gente que no quiere la independencia. A lo mejor vivir√≠amos mejor, qui√©n sabe. Pero la gente est√° muy dividida”, a√Īade.

Madrid, a la reconquista

Desde Madrid, el ejecutivo de Rajoy, reescogido en noviembre para una segunda legislatura, quiere reconquistar el afecto de Catalu√Īa tras un primer mandato marcado por el distanciamiento e incluso la hostilidad.

“Queremos sentarnos y dialogar para llegar a acuerdos que puedan resolver esta situaci√≥n”, se√Īal√≥ a la AFP el reci√©n nombrado delegado del gobierno espa√Īol en Catalu√Īa, Enric Millo, antiguo militante nacionalista conservador designado como se√Īal del nuevo talante dialogante de Madrid.

“La independencia no solucionar√° el paro, ni garantizar√° los servicios sociales ni las pensiones. Muchas personas se han cre√≠do este discurso pero no es consistente”, esgrime.

El refer√©ndum es innegociable pero se pueden mejorar las inversiones y las infraestructuras, dotar de m√°s recursos al gobierno regional y garantizar el ‘Estado del Bienestar’, maltrecho tras la crisis, asegura.

Por el momento, estas palabras no se tradujeron en propuestas concretas, alimentando la sensaci√≥n de que el di√°logo prometido es simplemente “maquillaje”.

Seg√ļn el decano de Ciencias Pol√≠ticas de la Universidad Aut√≥noma de Barcelona, Joan Botella, una mejora del autogobierno y la financiaci√≥n y una mayor protecci√≥n de su identidad cultural y ling√ľ√≠stica podr√≠a convencer a una parte del independentismo.

“Dentro de este grupo, hay dos componentes: uno de partidarios tradicionales y sinceros y otro de partidarios t√°cticos, reci√©n convertidos, que reclamando la secesi√≥n esperan conseguir objetivos m√°s modestos”, dice.

“Este segundo componente ser√≠a m√°s sensible a propuestas que lleguen desde Madrid si implican cambios efectivos”, asegura.

Una encuesta realizada por esta universidad en noviembre desvelaba que un 45% de los catalanes deseaba que este conflicto terminara con un acuerdo de mayor autogobierno, entre ellos numerosos votantes de partidos separatistas.

Un 37% quer√≠a una rep√ļblica independiente y un 12% apostaba por abandonar las pol√≠ticas separatistas que desde 2012 marcan el d√≠a a d√≠a de la regi√≥n.

URL CORTA: http://rbb.cl/fo4g
Tendencias Ahora