Internacional
Miércoles 22 abril de 2020 | Publicado a las 11:47
Comienzan a reanudar clases en escuelas rurales de Uruguay que busca instaurar una nueva normalidad
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
visitas

La mitad de las escuelas primarias rurales de Uruguay, unas 500 de 973, reanud√≥ este mi√©rcoles las clases presenciales tras m√°s de un mes de suspensi√≥n, en un intento de las autoridades de comenzar a instaurar una “nueva normalidad” para convivir con el coronavirus.

“Ante un momento hist√≥rico, es la educaci√≥n primaria la que, con sus maestros y funcionarios, asume el desaf√≠o”, tuite√≥ el presidente del Consejo Directivo Central de la Administraci√≥n Nacional de Educaci√≥n P√ļblica (ANEP), Robert Silva, mientras recorr√≠a algunas de esas escuelas.

La decisión de volver a las aulas involucra a cerca de 4.000 alumnos y 500 maestros de escuelas primarias del interior, aunque muchos alumnos no asistieron.

Los centros autorizados cumplen con las condiciones para implementar los protocolos sanitarios necesarios, seg√ļn la ANEP, que sopesa la idea de incorporar cientos m√°s en una semana tras un balance de esta experiencia.

Los colegios de primaria y secundaria privados, por su parte, tambi√©n eval√ļan el regreso parcial a las aulas.

La pandemia dejó sin escuela a más de 1.500 millones de estudiantes, de acuerdo con la Unesco.

El gobierno del presidente Luis Lacalle Pou, que asumi√≥ el 1¬į de marzo, decidi√≥ suspender las clases en todos los niveles por dos semanas el 14 de marzo, cuando se conocieron los primeros cuatro casos positivos de covid-19 en Uruguay. Cumplido ese plazo, la medida se extendi√≥ indefinidamente.

Los establecimientos educativos implementaron de forma virtual actividades para avanzar en los programas reci√©n comenzados, pues en Uruguay el a√Īo lectivo es de marzo a diciembre.

En paralelo, las autoridades adoptaron inicialmente otras medidas como la suspensión de eventos multitudinarios y el cierre de fronteras y de grandes superficies comerciales, además de la exhortación al distanciamiento social y al teletrabajo.

Pero se abstuvieron de decretar el confinamiento obligatorio, a diferencia de lo que ocurrió en otros países de la región como Argentina, Bolivia o Venezuela.

En Uruguay, con 3,5 millones de habitantes, se han identificado 543 casos de covid-19 y 12 personas han fallecido, seg√ļn el balance del martes.

Lacalle Pou anunci√≥ el pasado viernes el retorno progresivo a “una nueva normalidad” y explic√≥ que las medidas apuntar√°n a pasar de un aislamiento “de alto impacto” a un distanciamiento social “sostenido”.

El movimiento en las calles se increment√≥ notoriamente esta semana en el pa√≠s, donde algunos ministerios y oficinas p√ļblicas reanudaron su trabajo presencial. Tambi√©n la actividad comercial, con tiendas y restaurantes abiertos.

Junto a la flexibilización, se decretó la obligatoriedad de usar mascarillas para entrar a supermercados y centros comerciales.

El sector de la construcci√≥n dio el puntapi√© del regreso hace una semana, cuando se reincorporaron unos 42.000 obreros, una decisi√≥n que, lejos de considerar precipitada, era lo que “correspond√≠a”, dijo a la AFP el director de la C√°mara de la Construcci√≥n de Uruguay, Jorge Pazos.

Tendencias Ahora