Internacional
Jueves 12 diciembre de 2019 | Publicado a las 11:20
La petrolera venezolana saliendo a flote tras la política de expropiación heredada por Hugo Chávez
visitas

Es conocido en el ámbito internacional que la importante empresa petrolera CITGO, propiedad del Estado venezolano, asentada en EE. UU, está corriendo el riesgo de perderse como consecuencia de la alocada política de expropiaciones adelantada por el expresidente Hugo Chávez a mediados de la década pasada.

Así, las demandas contra Venezuela no se hicieron esperar. Alrededor de 38 fueron incoadas por las firmas expropiadas en el centro de arbitraje CIADI (Banco Mundial), cuyos montos alcanzaron decenas de miles de millones de dólares, causando así, innecesariamente, un grave perjuicio a la Nación venezolana que ésta deberá pagar tarde o temprano.

Pocas veces en toda su historia Venezuela fue demandada, y en el siglo pasado sólo una vez en esa Institución. Y lo peor de todo es que las empresas estatizadas por Chávez están en la ruina, casi en su totalidad, CITGO, por ser una empresa exitosa, solvente y ubicada fuera del territorio, se convirtió entonces en blanco de las firmas que buscaban ser resarcidas de los perjuicios ilegales causados por las medidas expropiatorias, las cuales no incluyeron, en su momento, las indemnizaciones que correspondían por ley.

Embriagado Chávez por los ingentes recursos recibidos de las ventas de petróleo, se creía todopoderoso ante cualquier reclamo de cara a sus arbitrariedades.

Por otro lado, más tarde, el gobierno de Maduro colocó las acciones de CITGO, también en contra de lo dispuesto en nuestro ordenamiento jurídico, en garantía de los préstamos concedidos por Rusia, poniendo en riesgo, de esta forma, la propiedad venezolana de esos activos, habida cuenta de la situación financiera precaria del país que hace dudar del cumplimiento de tales compromisos.

El papel de Guaidó al rescate de CITGO

Una vez asumida la presidencia interina de Venezuela, Juan Guaidó, autorizado por el Parlamento venezolano, tomó posesión de CITGO y nombró una gerencia que comenzó a gestionar la empresa con vista a salvaguardar los intereses de la República allí, teniendo la espada de Dámocles de las acciones judiciales encima.

Muchos creían, dentro y fuera de Venezuela, que se iba a perder esa parte tan importante del patrimonio nacional, lo cual hubiera significado un desastre económico de grandes dimensiones. Sin embargo, las acciones legales y de lobby ante el gobierno norteamericano, han culminado exitosamente, gracias a los esfuerzos de los funcionarios designados por Guaidó.

El gobierno de EE.UU ha acordado una protección de la empresa que impide se ejecuten medidas de embargo contra ella. Por otro lado, un tribunal de New York, en el que tenedores de bonos venezolanos han demandado pagos vencidos, ha decidido ampliar los plazos, lo que da un respiro a la empresa, que podrá permitirle una recuperación que ya está en marcha.

CITGO entra así en una normalidad operativa, mejora su crédito y proyecta confiabilidad ante sus proveedores. Dos éxitos importantes que el gobierno interino de Guaidó ha alcanzado, en un entorno nacional que sigue siendo oscuro, con un régimen que sigue maniobrando para sostenerse en el poder, sin una salida clara de la crisis a la vista.

Federico PARRA / AFP
Federico PARRA / AFP

Por Emilio Nouel: Abogado venezolano y
colaborador de la revista Realidad y Perspectivas

Descarga aquí la revista Realidad y Perspectivas

Tendencias Ahora