Internacional
Lunes 18 febrero de 2019 | Publicado a las 19:27 · Actualizado a las 22:17
"No me grabe, por favor": el mundo entre Chile y Haití a una aguda crisis de distancia
visitas

¬ŅQu√© pasa en el mundo que somos cada vez m√°s indolentes? La de Hait√≠, es una situaci√≥n que no necesita explicaci√≥n t√©cnica o cient√≠fica. Est√° en las calles, en el d√≠a a d√≠a y hasta en las redes sociales cargadas tambi√©n de insultos e iron√≠as para los que, huyendo de una crisis, se volvieron los m√°s silenciosos extranjeros.

Hait√≠ es una naci√≥n tan empobrecida como olvidada. Los datos del Banco Mundial no hablan por s√≠ solos. Ese clich√© utilizado en las redacciones no sirve de nada. Hay que buscar sobre su realidad y desde 2017, el BM los dej√≥ servidos para quienes busquen un ba√Īo de realidad internacional.

Por ejemplo, su ingreso anual per cápita (recibido, en promedio, por cada uno de los habitantes de un país) es de 765 dólares estadounidenses, igual a 502 mil pesos chilenos.
Sí, los haitianos sobreviven mensualmente con 63 dólares por cabeza, es decir, con 41 mil pesos chilenos o una cena de 14 de febrero, como muchos lo han visto en su ticket de cambio.

Banco Mundial / Captura de pantalla
Banco Mundial / Captura de pantalla

En 2016, cadenas como TeleSur hablaban de una complicada situación y se hacía el diagnóstico socio-económico de sus habitantes. Dos de cada tres de estos sobrevivían con menos de dos dólares al día. La llegada de un nuevo gobierno, representaba una esperanza de cambio.

Ahora, 3 a√Īos despu√©s, la situaci√≥n no es diferente y puede explicarse entonces el estallido social que actualmente afecta a ese territorio, con casi una decena de personas fallecidas. Ya han pasado casi dos semanas de protestas, de las m√°s graves en los √ļltimos a√Īos.

Jovenel Moise es su presidente desde 2017 y se destacó por ser un empresario que venía de la clase media. Invirtió capital en la producción bananera y ayudó posteriormente a crear energía renovable en varias localidades de su natal departamento Noreste.

HECTOR RETAMAL / AFP
HECTOR RETAMAL / AFP

Sin embargo, se agot√≥ el tiempo desde su asunci√≥n y con este, la paciencia de un pueblo que tiene en la mira al partido de Moise, el T√®t Kale. (cabeza calva del creole al espa√Īol)

Acusan a varios de sus funcionarios, algunos ya no en el gobierno, de enriquecerse con ayuda econ√≥mica de otra empobrecida naci√≥n: Venezuela y su ex proyecto estrella ‚ÄúPetrocaribe‚ÄĚ.

Dos mil millones de d√≥lares presuntamente malversados, seg√ļn investigaciones del senado haitiano, tienen estrecha relaci√≥n con el descontento ciudadano y el ingreso anual por cabeza, al que hicimos referencia al inicio.

Migración: la herencia de la pobreza y corrupción

Con la cruda realidad bailando en la cabeza de sus casi 11 millones de habitantes, la migración forma parte de una herencia maldita que la corrupción y pobreza han llevado a sus hogares. Han sido castigados no sólo económica, sino, moralmente.

La familia, ese n√ļcleo o base central de la sociedad, en concepto memorizado desde etapas escolares, ha sentido el impacto de dos flagelos que no han tra√≠do consecuencias judiciales, es decir, con verdugos que van de administraci√≥n en administraci√≥n, paseando con impunidad.

Naciones Unidas ha venido hablando de esa dif√≠cil situaci√≥n en cada hogar abandonado por uno o m√°s de sus miembros, para buscar ‚Äúel sue√Īo sudamericano‚ÄĚ, si de poner ejemplos de sue√Īos se trata.

En 2017 ya se hacían cálculos al respecto. Desde 2014, Chile formó parte de la trilogía del sur, que recibió a 85 mil haitianos. Brasil y Argentina, son los otros dos huéspedes obligados de unos inmigrantes que llegaban con frio de ausencia y de condiciones climáticas. Las parcas que usan en una tibia primavera nos dan una idea de lo que pueden sentir.

De esas naciones mencionadas, la que m√°s hab√≠a otorgado residencias, ese ese lapso, fue Brasil. 67 mil, seg√ļn los c√°lculos de la ONU. Chile llevaban para ese entonces 18.000.

Roger Lemoyne / UNICEF
Roger Lemoyne / UNICEF

‚ÄúNo me grabe por favor‚ÄĚ

El espa√Īol confuso de un haitiano puede ser una dificultad para muchos, pero para ellos, significa una oportunidad de vender un Super 8 en las calles. Total, les significa una frase no tan dif√≠cil de armar. En las calles de Concepci√≥n, la ciudad m√°s grande en la Regi√≥n del B√≠o B√≠o, se sientan a esperar que su mercanc√≠a se venda pr√°cticamente sola. (La afici√≥n por esos chocolates no necesita de marketing)

Algunos reciben ayuda de otro tipo. Ropa, calzado y varios insumos que a veces les son entregados en bolsas y en plena faena en el conocido paseo penquista Barros Arana.

‚ÄúMuchas gracias‚ÄĚ, pronunciaba una joven vendedora que hoy no ten√≠a a sus dos hijos al lado cuando vend√≠a, como ya es costumbre para los 3. Hab√≠a recibido una bolsa con varios zapatos. Se midi√≥ uno de ellos y supo que calzaba lo justo para usarlos. ‚ÄúYa viene el invierno‚ÄĚ, dijo y sigui√≥ vendiendo los dulces, bastante abrigada para ser verano.

Probablemente est√© enterada de lo que pasa en su pa√≠s, pero la t√©cnica de sobrevivir ahora la mantiene distra√≠da. Su compatriota Jonassaint, acept√≥ la llamada de la redacci√≥n de BioBioChile. Su espa√Īol es tan complejo como su futuro en este lugar. No consigue m√°s que trabajos temporales, pero no cree que sea buen momento de volver a Hait√≠.

‚ÄúMe dijo un amigo que todo est√° muy mal, que me quede aqu√≠, no me gusta saber que hay problema all√°, pero algo debe cambiar‚ÄĚ, asegur√≥ en una conversaci√≥n breve.

¬ŅTienes esperanza?, le preguntamos. ‚ÄúMucha‚ÄĚ, dijo. ‚ÄúNo me grabe por favor‚ÄĚ, pidi√≥ en dos ocasiones. Le comentamos que era solo una llamada y que un colega nos dio su n√ļmero.

Sin esperanza de volver, porque la situaci√≥n es m√°s dif√≠cil con la violencia estallando en su pa√≠s, se escuchaba resignado. No pudimos obtener m√°s. Otra vez el idioma es la barrera. Entre el espa√Īol y el creole hay enormes diferencias, pero entre Chile y Hait√≠, para gente como Jonassaint, hay un mundo de distancia que les imposibilita regresar, no al menos hasta que la realidad haitiana cambie.

Popular
Popular
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos
Tendencias Ahora