Internacional
Viernes 25 enero de 2019 | Publicado a las 18:31 · Actualizado a las 19:14
¬ŅQui√©n pierde ante una opci√≥n militar de EEUU en Venezuela?: Maduro, definitivamente no
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Am√©rica Latina tiene sus ojos puestos en Venezuela, la mayor√≠a con esperanza. Incluso los chilenos, quienes se han apartado por a√Īos de las noticias de la regi√≥n, tienen un ojo avizor en cada acontecimiento en la vecina naci√≥n. Han aprendido a empatizar (no todos) con el sufrimiento de el hermano venezolano que se autoexili√≥ por necesidad y hambre.

Pero la lupa principal de lo que ocurre en los √ļltimos d√≠as en ese pa√≠s, est√° en la mano del gobierno de Trump.

Los mensajes que llegan desde el presidente estadounidense y de su m√°ximo responsable en pol√≠tica exterior, Mike Pompeo, est√°n mandando una clara se√Īal a Maduro, sobre lo metidos que est√°n en este proceso que unos llaman transici√≥n y otros, un nuevo pasaje amargo para recuperar la calma. Casi 30 muertos en los √ļltimos d√≠as lo comprueban.

Al sucesor de Chávez, las fuerzas militares, que son lealmente suyas y no están al servicio del venezolano promedio, fueron las primeras (en realidad fue el Ministro de Defensa) en salir a respaldarlo. Una clara muestra de fuerza en tiempos de convulsión social.

He escuchado teorías de lo que podría pasar si Maduro no abandona el poder con los militares de centinelas. Algunas cadenas internacionales de noticias, barajan el posible escenario militar estadounidense, si por ejemplo Guaidó es encarcelado o, en el peor de los casos, asesinado por proclamarse presidente de una Venezuela en crisis, cuando muchos en la oposición optaron por el silencio o el exilio, que es un camino también ensordecedor.

Luis Robayo/ AFP
Luis Robayo/ AFP

Estados Unidos encabezó el pasado 24 de enero, un pronunciamiento en la Organización de Estados Americanos, exigiendo el respeto a la integridad física de Guaidó. 16 países lo firmaron. Bolivia, a la cabeza de la oposición latina en la OEA, sigue siendo de los más decididos a enfrentarse a este tipo de actas. Otra vez, el tema de lealtad recobra fuerza en favor de lo que su presidente, Evo Morales llama: el gobierno legítimo de Maduro.

Sin embargo, esa es la parte diplomática. La otra posibilidad es la preocupante. Por más apoyo o crítica a un supuesto intervencionismo estadounidense, ya se perfila como una guerra perdida para los verdaderos interesados en recobrar la democracia: los venezolanos.

LUIS ROBAYO / AFP
LUIS ROBAYO / AFP

Los da√Īos colaterales en la caza a un dictador

No se necesitan argumentos si se mira al pasado, hacia el patio paname√Īo. En 1989, los locales pagaron incluso con su vida (el famoso da√Īo colateral) la invasi√≥n estadounidense para sacar del poder a Manuel Noriega. Bast√≥ un mes y medio (hasta enero de 1990) para que, seg√ļn cadenas como CBS, m√°s de 400 civiles murieran.

Los motivos que tuvo George Bush, padre, recuerdan hasta cierto punto los que EEUU baraja hoy. Claro, sin un Canal de Panam√°, en medio de los intereses.

La intervenci√≥n Causa Justa, ten√≠a entre otros aspectos: ‚Äúdefender la democracia y los derechos humanos en Panam√°, detener a Noriega por delitos de narcotr√°fico y proteger a los ciudadanos estadounidenses en ese territorio‚ÄĚ.

Eso √ļltimo tiene perfecta sinton√≠a con la decisi√≥n estadounidense tomada en las √ļltimas horas, de mantener a su personal ‚Äúesencial‚ÄĚ en su embajada en Caracas. No habr√° un retiro total, al menos hasta ahora. A los otros ciudadanos los llama considerar su estancia en Venezuela. Estados Unidos est√° interesado en quedarse, como se dice coloquialmente, “por las buenas o por las malas”.

The New York Times
The New York Times

La respuesta de Maduro fue dar un plazo de 72 horas a los estadounidenses en la sede diplomática para abandonar el país. El plazo se cumple el domingo, por lo tanto, todos se encuentran a la expectativa de una expulsión por la fuerza y una respuesta de Washington ante lo que considera un gobierno ilegítimo.

El problema, hay que insistir, no sería quienes atacan y los que responden. Maduro no pierde, pierden los venezolanos.

El petr√≥leo (esa especie de Canal paname√Īo) es fundamental para acorralar a Maduro en estos momentos desde Estados Unidos. Al no comprar m√°s a Venezuela, el cerco econ√≥mico de la denominada dictadura se carga de voltaje, para aniquilar sus entradas operativas. El dinero ser√≠a enfocado a la causa de Guaid√≥.

La menci√≥n anterior es necesaria. Comprueba que Estados Unidos est√° metido de cabeza en Venezuela, como nunca antes se vio. No extra√Īa entonces que otros aliados de Maduro est√©n recibiendo visitas. Como el presidente de Nicaragua Daniel Ortega, quien se reuni√≥ recientemente con un alto funcionario de Pompeo. (Secretario de Estado de EEUU)

Suena a advertencia. Suena a invitación a mirar lo que Estados Unidos está gestando en Venezuela. Después de todo, las crisis desde Managua y Caracas tienen sus similitudes.

Lo importante es tambi√©n observar otros ejemplos como el de Panam√° en los noventas. ¬ŅVale la pena valorar (c√≥modamente desde lejos) una intervenci√≥n militar a un territorio que ya sufre? No ser√° mejor confiar y apostar al acompa√Īamiento real de la comunidad internacional?

Después de todo, las balas pueden sonar con fuerza, pero la verdad no hay régimen que la detenga. Ustedes, como chilenos, lo saben mejor.

Luis Acosta/ AFP
Luis Acosta/ AFP
Tendencias Ahora