Internacional
Martes 01 enero de 2019 | Publicado a las 15:25 · Actualizado a las 16:17
Bolsonaro promete que Brasil "volverá a ser un país libre de amarras ideológicas"
Por Claudia Mi√Īo
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro propuso este martes en su discurso de investidura un “pacto nacional” para superar “la mayor crisis moral y √©tica de la historia” del pa√≠s sobre la base de un programa ultraconservador en lo social y liberal en lo econ√≥mico.

“Convoco a cada uno de los congresistas a ayudarme en la misi√≥n de restaurar y volver a erguir a nuestra patria, liber√°ndola definitivamente del yugo de la corrupci√≥n, la criminalidad, la irresponsabilidad econ√≥mica y la sumisi√≥n ideol√≥gica”, proclam√≥ Bolsonaro, de 63 a√Īos, convertido en el 38¬ļ presidente de la mayor potencia latinoamericana.

El excapit√°n del Ej√©rcito propuso un “pacto nacional entre la sociedad y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en la b√ļsqueda de nuevos caminos para un nuevo Brasil”.

“Vamos a valorar la familia, respetar las religiones y nuestras tradiciones judeo-cristianas, combatir la ideolog√≠a de g√©nero, conservando nuestros valores”, proclam√≥.

“Brasil volver√° a ser un pa√≠s libre de amarras ideol√≥gicas”, sentenci√≥ el flamante mandatario, electo en octubre con 57,8 millones de votos (55%), frente al izquierdista Fernando Haddad.

Bolsonaro, que durante sus casi tres d√©cadas como diputado tuvo frecuentes exabruptos racistas, mis√≥ginos y hom√≥fobos, se dijo decidido a “construir una sociedad sin discriminaci√≥n ni divisi√≥n”.

Aludi√≥ igualmente a su promesa de liberalizar la posesi√≥n de armas, al afirmar que “el ciudadano de bien merece disponer de los medios para defenderse”.

Se abstuvo de dar detalles sobre los planes de ajustes y privatizaciones impulsados por su ministro de Econom√≠a Paulo Guedes, aunque se comprometi√≥ a obrar en nombre “del inter√©s nacional, del libre mercado y de la eficiencia”.

Al abrir su alocuci√≥n, Bolsonaro agradeci√≥ “a Dios por estar vivo”, en referencia a la pu√Īalada que recibi√≥ en septiembre durante un mitin de campa√Īa. Y concluy√≥ con el lema de campa√Īa de su formaci√≥n pol√≠tica, el Partido Social Liberal (PSL): “Brasil por encima de todo, Dios por encima de todos”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, lo felicit√≥ en un tuit por su “gran discurso” y afirm√≥: “¬°Estados Unidos est√° contigo!”.

Bolsonaro, a quien suele llam√°rselo “el Trump tropical”, no tard√≥ en agradecerle por la misma v√≠a: “¬°Juntos, bajo la protecci√≥n de Dios, aportaremos prosperidad y progreso a nuestros pueblos!”, escribi√≥.

La mayor fuerza de la oposición, el Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado desde abril por corrupción, boicoteó la sesión, al igual que otras bancadas menores de la izquierda.

En una nota publicada la semana pasada, el PT aleg√≥ que “aunque el resultado de las urnas es un hecho consumado, no representa un aval a un gobierno autoritario, antipopular y antipatri√≥tico, marcado por abiertas posiciones racistas y mis√≥ginas, declaradamente vinculado a un programa de retrocesos de civilizaci√≥n”.

Después del acto ante el Congreso, Bolsonaro se dirigió al palacio de Planalto, donde recibió de manos del mandatario saliente, el conservador Michel Temer, la banda presidencial, una pieza de seda verde y amarilla bordada de oro y diamantes.

Bolsonaro nombró un equipo de 22 ministros, entre ellos siete militares retirados.

Para asegurar la gobernabilidad, deber√° mantener la convergencia de los lobbies transpartidarios que le dieron un apoyo clave en la campa√Īa: los grandes productores agr√≠colas, las ultraconservadoras iglesias pentecostales y los defensores de la flexibilizaci√≥n de la posesi√≥n de armas.

En Rolls Royce descapotable

El dirigente ultraderechista lleg√≥ al Congreso en un Rolls Royce descapotable, acompa√Īado por su esposa Michelle y escoltado por una guardia montada, bajo la aclamaci√≥n de centenares de miles de personas a lo largo de la Explanada de los Ministerios de Brasilia.

El exparacaidista, nostálgico de la dictadura militar (1964-1985) y con un historial de exabruptos misóginos, racistas y homófobos, asume las riendas del quinto país más poblado del planeta, de 209 millones de habitantes.

Y lo hace con una fuerte legitimidad electoral, tras haber obtenido en octubre más de 57 millones de votos (55%) presentándose como un salvador en una nación agotada por los escándalos de corrupción, la violencia y la crisis económica.

“La mejor expectaviva del mundo con Bolsonaro. Creo que necesitamos alguien honesto, y creo que √©l encaja en ese perfil. Va a salir bien”, declar√≥ a la AFP Marcelo Galasso, un t√©cnico en qu√≠mica de 48 a√Īos.

Eje EEUU-Brasil-Israel

Unos doce jefes de Estado y de gobierno asistieron a la ceremonia de investidura, entre ellos el primer ministro israel√≠ Benjamin Netanyahu y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo. No fueron invitados el presidente de Venezuela, Nicol√°s Maduro, ni el de Cuba, Miguel D√≠az-Canel, a los que Bolsonaro califica de “dictadores” de izquierda.

Bolsonaro ha prometido trasladar la embajada brasile√Īa de Tel Aviv a Jerusal√©n, un paso que podr√≠a suponerle represalias comerciales de los pa√≠ses √°rabes, grandes compradores de carne brasile√Īa.

Bolsonaro ha dicho que quiere lazos más próximos con Estados Unidos e Israel, formando una suerte de nuevo eje que rompe con décadas de políticas de centro-izquierda que buscaron reforzar los lazos Sur-Sur, por lo general sin éxito, y posicionar a Brasil como una potencia capaz de dialogar con todos.

También ha anunciado la salida de Brasil del Pacto Mundial para la Migración de Naciones Unidas y ha amenazado con hacer lo propio con el Acuerdo de París contra el cambio climático.

Tendencias Ahora