Internacional
Viernes 14 septiembre de 2018 | Publicado a las 09:29
La presencia militar se deja sentir sobre las elecciones en Brasil
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Un excapit√°n del Ej√©rcito a la cabeza de las encuestas, el comandante en jefe que sale de su reserva: los militares raramente han estado tan presentes en el debate pol√≠tico brasile√Īo, a menos de un mes de unas elecciones particularmente inciertas.

El n√ļmero de candidatos a presidente de la rep√ļblica o a gobernadores de los 27 estados brasile√Īos con origen militar pas√≥ de 13 en los comicios de 2014 a 25, seg√ļn un recuento del diario O Estado de S.Paulo.

Esta situación desafía a un país que todavía carga con el estigma de la dictadura militar (1965-1984).

“Tras la dictadura, los militares permanecieron mucho tiempo a la defensiva, pero ahora son m√°s visibles”, constata Nelson D√ľring, director del sitio especializado Defesanet.

El diputado y excapit√°n Jair Bolsonaro, de 63 a√Īos, favorito en los sondeos para la primera vuelta del 7 de octubre, expresa frecuentemente su nostalgia por los a√Īos de plomo e incluso elogia a conocidos torturadores.

No es una coincidencia que haya elegido como compa√Īero de f√≥rmula a un general de reserva, Hamilton Mourao, otra figura pol√©mica. Y prometi√≥ designar a seis generales para conformar su gobierno en caso de resultar electo.

Hace un a√Īo, el general Mourao salt√≥ a las tapas de los diarios al afirmar que si la situaci√≥n pol√≠tica, marcada por los esc√°ndalos de corrupci√≥n, segu√≠a degrad√°ndose, el Ej√©rcito estar√≠a obligado a “imponer una soluci√≥n”.

Mourao asume actualmente un papel m√°s protag√≥nico en la campa√Īa, mientras Bolsonaro se encuentra internado tras haber recibido una pu√Īalada en el abdomen durante un mitin.

“Imprudencia en uniforme”

Ese atentado llevó al comandante del Ejército, el general Eduardo Villas Boas, a zambullirse en el debate político.

En una entrevista publicada el domingo pasado por O Estado de S.Paulo, afirm√≥ que el clima de “intolerancia generalizada” podr√≠a incluso “cuestionar la legitimidad del pr√≥ximo gobierno”.

Y consider√≥ una “tentativa de intromisi√≥n” que la ONU solicitara que el expresidente de izquierda Luiz Inacio Lula da Silva, encarcelado por corrupci√≥n,
pudiera mantener su candidatura.

En un editorial titulado “Imprudencia en uniforme”, el peri√≥dico Folha de S. Paulo estim√≥ el martes que esas “declaraciones confusas no contribuyen a apaciguar” la situaci√≥n del pa√≠s.

El candidato de centroizquierda Ciro Gomes, segundo en las encuestas para la primera vuelta, sostuvo el martes al diario O Globo que, si √©l estuviera en la Presidencia, el jefe del Ej√©rcito hubiera sido “destituido y encarcelado”.

“V√≠a democr√°tica”

Para David Fleischer, profesor em√©rito de ciencias pol√≠ticas de la Universidad de Brasilia, la “p√©rdida de credibilidad” del presidente saliente Michel Temer, acosado por acusaciones de corrupci√≥n, “pudo haber contribuido” a que Villas Boas saliera de su reserva.

“La visibilidad de los militares aument√≥ mucho estos √ļltimos a√Īos, ya que el gobierno de Temer despleg√≥ tropas en varias ocasiones” para misiones de mantenimiento del orden, dijo Fleischer. En febrero, Temer confi√≥ incluso a las Fuerzas Armadas el comando de las fuerzas de seguridad del Estado de Rio de Janeiro, desbordadas por la violencia.

Seg√ļn Sergio Pra√ßa, profesor de la Fundaci√≥n Getulio Vargas, muchos brasile√Īos saturados por los esc√°ndalos prestan o√≠dos a un “discurso en el que los militares son menos corruptos y que insiste en traer orden, paz y seguridad”.

Parte de la poblaci√≥n se muestra incluso favorable a una “intervenci√≥n militar”, pero Pra√ßa no cree en la posibilidad de un nuevo golpe de Estado.

“Estamos muy lejos de la situaci√≥n de 1964. Hoy, los militares se involucran en la pol√≠tica por la v√≠a democr√°tica”, concluy√≥.

Tendencias Ahora