Internacional
Miércoles 06 junio de 2018 | Publicado a las 17:49
El Rodeo: el pueblo guatemalteco que intenta volver a la rutina bajo el temor al volc√°n
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Desde el poste de electricidad frente a la casa de Henry Rivas, la policía ha tendido una cinta roja que marca el comienzo de la zona de seguridad, el límite entre la vida y la devastación que provocó el domingo por la tarde el Volcán de Fuego en Guatemala.

A escasos 200 metros del hogar de Henry est√°n los restos de lo que antes fue San Miguel los Lotes, convertido en mar de polvo gris√°ceo a√ļn humeante en el que se mezcla el olor a calcinado y los cuerpos sin vida de gallinas, vacas y otros animales esparcidos por el √°rea arrasada.

Debajo del manto de ceniza yace a√ļn un n√ļmero indeterminado de cuerpos humanos, quiz√°s alguno de los 192 desparecidos que busca el gobierno, ninguno de los 75 muertos ya recuperados.

“Ahora tenemos miedo a que la lava nos entierre”, explica Rivas, de 37 a√Īos, que se encontraba trabajando en Honduras cuando el flujo de material incandescente cay√≥ por la ladera del volc√°n.

Desde el patio de su casa no se ve ning√ļn vecino m√°s, la mayor√≠a no ha regresado desde el domingo. El √ļnico movimiento perceptible es el de los camiones cargados de ceniza y de los rescastistas, que el mi√©rcoles bajaron los cuerpos de cuatro personas y puntualmente alguna gallina o perro vivos.

A Henry su esposa le relató lo sucedido el domingo. Las autoridades no les avisaron del peligro, denuncia. Salió corriendo junto a sus cuatro hijos cuando vio bajar por la carretera a los sobrevivientes de San Miguel los Lotes, uno de los pueblos arrasados por el volcán.

Desde entonces su esposa solo piensa en d√≥nde van a ir a vivir, asustada porque el torrente de destrucci√≥n que descendi√≥ la ladera sureste del volc√°n detuvo su marcha a escasos metros de su hogar. Y para encontrarlo se encomienda a la divinidad y al presidente Jimmy Morales: “Pedimos a dios y al presidente que nos d√© una parcela lejos de aqu√≠”, suplica.

ARCHIVO | Agence France-Presse
ARCHIVO | Agence France-Presse

Miedo a los saqueos

En El Rodeo, a un kil√≥metro de all√≠, donde viven 8.500 habitantes, la vida regres√≥ a parte de poblaci√≥n a√ļn temerosa por los robos y el volc√°n, al que consideraban una parte no agresiva del poblado.

“Sal√≠ corriendo y dej√© la tienda abierta. Cuando volv√≠ se hab√≠an llevado todo”, recuerda Demetrio Cuc, de 33 a√Īos, propietario de una tienda de comestibles en el cruce de cinco calles que hace las veces de plaza municipal, en la que diariamente se reparten v√≠veres para los vecinos y en la que se re√ļnen para organizar los turnos de vigilancia.

La tienda de Cuc es de los pocos comercios que desde el domingo, cuando la gente se fue y dej√≥ atr√°s un pueblo cubierto de un manto de ceniza, ha vuelto a levantar la reja, dando al pueblo cierto aire de normalidad. La farmacia vecina y El Pollo Frito S√ļper Chapincito no lo han hecho.

A Deissy Omar, de 20 a√Īos, los mismos que lleva viviendo en el pueblo, el volc√°n se le llev√≥ la vida de su prima, su esposo y tres hijos. 72 horas despu√©s de la tragedia vuelve a su casa “a recoger sus cosas”. No quiere saber nada m√°s del volc√°n ni de saqueadores.

La familia de Omar se ha marchado a varios kilómetros del pueblo, a una casa que le han prestado, y ahora depende de la ayuda estatal que ha pedido para encontrar una vivienda lejos del Volcán de Fuego.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

Los vecinos m√°s mayores aseguran que el volc√°n no les da miedo, que est√°n acostumbrados, aunque reconocen que lo del domingo fue algo excepcional: ‚ÄúHe visto miles de erupciones pero ninguna como esta‚ÄĚ, explica el salvadore√Īo Francisco Javier Ca√Īas, de 81 a√Īos, de los cuales m√°s de 50 por la zona del volc√°n.

Su vecino Sim√≥n Hern√°ndez, de 73 a√Īos, pasa el d√≠a sentado mirando al coloso de 3.763 metros de altura que se levanta frente a s√≠. Entre ellos, una peque√Īa colina, que seg√ļn √©l, protege al pueblo de la furia de la monta√Īa pero no de los saqueos.

URL CORTA: http://rbb.cl/kdzw
Tendencias Ahora