La Corte de Apelaciones de San Miguel condenó a la empresa “Despegar.com Chile SpA” a pagar una multa de 20 UTM ($1.035.900 aproximadamente) y una indemnización total de $6.089.692 por infracción a Ley de Protección de los Derechos de los Consumidores en la venta de cuatro pasajes aéreos.

En fallo unánime, la Cuarta Sala del tribunal de alzada confirmó una sentencia impugnada, dictada por el 2° Juzgado de Policía Local de San Miguel, con declaración que “se condena a Despegar.com a pagar al demandante civil -de iniciales C.M.B.- la suma de $2.089.692, por concepto de daño emergente, y de $4.000.000, por concepto de daño moral”.

De acuerdo al fallo, el cliente afectado compró el servicio de transporte aéreo prestado por United Airlines a través de Despegar: una oferta de 4 pasajes de viajes ida y vuelta Santiago – Miami, con la facilidad de pagar el importe total de los mismos a través de su tarjeta de crédito bancaria, en 6 cuotas, iguales y sucesivas, sin recargos ni intereses. Además debía pagar por servicios prestados por la agencia intermediadora.

Ejecutada la venta, hubo problemas presentados en el proceso de cobro del importe del viaje, y la empresa atribuyó el error “a un problema de facturación de quien tiene a su cargo el servicio financiero, desconociendo participación en esa parte del proceso de post venta del servicio”.

La resolución agregó que “establecida la participación de la agencia de viajes en el proceso de cobro defectuoso, esta ejecución imperfecta del servicio es de su responsabilidad (…). El proceso de gestión del cobro formaba parte de las actividades que se comprometía a desarrollar debido a la relación contractual que la vinculaba como intermediadora, por la que se le pagó en febrero de 2018″.

La justicia, por tanto, determinó que Despegar tenía el rol de “facilitar la oferta prestada por la empresa aérea y también a la post venta”.

Por ello, el tribunal de alzada determinó que el cliente sufrió un daño moral, entendido como “el sufrimiento, dolor o molestia que el hecho ilícito ocasiona en la sensibilidad física o en los sentimientos (…)”.

Durante el proceso se comprobó que el cliente redactó correos con reclamos permanentes, en los que había evidencia “de la frustración, molestias e incertidumbre que le causa el enfrentarse a un incompresible estado de cuenta, y las lacónicas y escasas respuestas del ‘costumer chile’, remitente impersonal de la empresa, quien al tiempo de dar cuenta que se había solicitado al banco la regularización reenvía al cliente a que ‘consulte en su banco’”.

“Además, las cartolas de estado de la tarjeta involucrada en el pago también dan cuenta que los cargos siguieron figurando a cobro al menos hasta diciembre de 2018, cuando el cliente proyectaba concluir la compra en agosto”, se precisó.

Por todo, se resolvió que Despegar tendrá que pagar a C.M.B. “la suma de $2.089.692 por concepto de daño emergente y $4.000.000 por concepto de daño moral”, con costas y reajustes.