Tecnología
Jueves 19 abril de 2018 | Publicado a las 10:50 · Actualizado a las 11:48
Antropóloga chilena y U. de Columbia estudian el grave problema del agua en Isla de Pascua
Publicado por: Francisca Rivas La información es de: Comunicado de Prensa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La antropóloga chilena Andrea Seelenfreund y un equipo de investigadores del cambio climático de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) creen que el continente puede aprender de las estrategias para aprovechar el recurso hídrico en Isla de Pascua.

Aparentemente, en la carrera por mitigar los efectos del cambio climático, parece ser más efectivo otro cambio: el de los hábitos de la población, antes que esperar que las principales naciones industrializadas se pongan de acuerdo en torno a políticas globales para actuar en la materia.

En lo que respecta a nuestro país, hace pocas semanas BioBioChile replicaba un artículo del New York Times en el que se alertaba sobre cómo el aumento de las marejadas están destruyendo sitios arqueológicos, que son el sustento turístico de Isla de Pascua.

Algo que es real, pero que no acierta con la principal problemática insular, cree la antropóloga Andrea Seelenfreund. Respecto al oscuro futuro del agua en Rapa Nui, puede haber otro desafío derivado del cambio climático.

‚ÄúEl problema m√°s real y complejo de la isla es el de la falta de agua. Algo que afecta a la econom√≠a de la isla, pero tambi√©n a la subsistencia b√°sica de los isle√Īos, es decir un asunto mucho m√°s fundamental porque, claro, sin agua no hay turismo, pero tampoco hay vida‚ÄĚ, se√Īala.

Actualmente, el principal insumo l√≠quido de la isla son los pozos subterr√°neos y el agua embotellada que viene del continente, para dar abasto a isle√Īos y turistas.

‚ÄúSi comparas el agua de hoy de Isla de Pascua con la de hace dos veranos atr√°s, la encontrar√°s m√°s salobre. La gente est√° prefiriendo tomar agua embotellada, lo cual implica toda una cadena a la que sigue el tema del reciclaje y la basura. En s√≠ntesis, el asunto del agua es algo que nadie est√° considerando en su realidad‚ÄĚ, insiste la acad√©mica de la Escuela de Antropolog√≠a de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano.

La antrop√≥loga, junto a un equipo de cient√≠ficos expertos en paleoclima del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, tomaron muestras de los sedimentos lacustres de humedales al pie de 3 volcanes de la isla, para reconstruir el clima del Pac√≠fico sur-oriental de los √ļltimos diez mil a√Īos.

‚ÄúLos datos obtenidos permitir√°n comprender mejor el clima que experimentaron los primeros pobladores de Rapa Nui y c√≥mo los cambios clim√°ticos naturales pudieron haber afectado sus vidas”, se√Īala la profesora Seelenfreund.

Adem√°s, espera reconstruir los patrones de lluvia del pasado y ubicar estas observaciones en un contexto global mayor, “para determinar c√≥mo el clima de Rapa Nui responde a los cambios en otras partes del mundo‚ÄĚ, acota.

Universidad Academia de Humanismo Cristiano
Universidad Academia de Humanismo Cristiano

Lecciones desde la isla

Este tipo de investigaciones son un camino necesario antes de empezar a pensar en la cat√°strofe o en que no hay nada que hacer. Para encontrar esas respuestas existe la ciencia, la investigaci√≥n y tambi√©n otro factor importante: la cultura de los isle√Īos.

De hecho, el estudio de los testigos de sedimentos de los humedales es un proyecto en el que colaboran en terreno la Comunidad Indígena Ma’u Henua, Conaf, la Secretaría Técnica de Patrimonio de Isla de Pascua, la Comisión Asesora de Monumentos (CAM), el SAG y el Hotel Hanga Roa.

Los resultados de estas indagaciones podr√≠an, a futuro, convertirse en pol√≠ticas p√ļblicas. “Creo que el aspecto fundamental es el del manejo de recursos de agua en la isla a trav√©s de pol√≠ticas p√ļblicas. Esto en t√©rminos de enfrentar el cambio clim√°tico en general, que es algo que tiene que ver con la forma en que abordamos desde hoy una posible sequ√≠a como la que asola hoy a Sud√°frica, por ejemplo”, explica.

Asimismo, a√Īade que “es muy importante comenzar a informarnos, estudiar y prepararnos ante este tipo de sequ√≠as que son recurrentes, sobre todo en un escenario de recursos limitados como la Isla de Pascua. Este fen√≥meno no tiene que ver solamente con un aspecto ambiental o natural, sino con el principal activo de la isla que es el turismo. Cada verano llegan dos vuelos diarios, es decir unas 800 personas nuevas cada d√≠a (…) El turismo requiere mucha agua, un recurso escaso en la isla. Este tema no se ha abordado de una manera racional”.

Por otra parte, m√°s all√° de las pol√≠ticas p√ļblicas, propone otras medidas m√°s abarcables a corto plazo.

“El primer paso es enfrentar que hay un problema. Despu√©s vemos c√≥mo lo resolvemos, pero en el camino la soluci√≥n m√°s sensata va por el aprovechamiento de las aguas lluvias, la implementaci√≥n de plantas desalinizadoras y optimizar el uso que ya se hace del agua potable que existe de por s√≠ en la isla”, expresa.

Al respecto, agrega que “a nivel pa√≠s, continental, no s√≥lo en la isla, es urgente trabajar en un cambio cultural o de apreciaci√≥n sobre c√≥mo consumimos el agua. En Santiago se siguen regando extensos jardines p√ļblicos en pleno verano a las 12 del d√≠a, aunque sabes que el 80% de esa agua va a evaporarse sin ser aprovechada. Tampoco se le da el uso √≥ptimo que podr√≠an tener las aguas grises. A√ļn estamos a tiempo de considerar estos h√°bitos y usos”.

Tendencias Ahora