Blogs
El rey de Espa√Īa y su "discurso" contra la ilegal independencia de Chile
Publicado por: Christian Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Buenas noches,

Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida. Y en estas circunstancias, quiero dirigirme directamente a todos los espa√Īoles. Todos hemos sido testigos de los hechos que se han ido produciendo en Chile, con la pretensi√≥n final de la Junta de Gobierno de que sea proclamada ‚ąíilegalmente‚ąíla independencia de Chile.

Desde hace ya tiempo, determinadas autoridades de Chile, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constituci√≥n y su Estatuto de independencia del Virreinato del Per√ļ, que es la Ley que reconoce, protege y ampara sus instituciones hist√≥ricas y su autogobierno.

Con sus decisiones han vulnerado de manera sistemática las normas aprobadas legal y legítimamente, demostrando una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado. Un Estado al que, precisamente, esas autoridades representan en Chile.

Han quebrantado los principios de todo Estado de Derecho y han socavado la armon√≠a y la convivencia en la propia sociedad chilena, llegando ‚ĒÄdesgraciadamente‚ĒÄ a dividirla. Hoy la sociedad chilena est√° fracturada y enfrentada.

Esas autoridades han menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unir√°n al conjunto de los espa√Īoles; y con su conducta irresponsable incluso pueden poner en riesgo la estabilidad econ√≥mica y social de Chile y de toda Espa√Īa.

En definitiva, todo ello ha supuesto la culminaci√≥n de un inaceptable intento de apropiaci√≥n de las instituciones hist√≥ricas de Chile. Esas autoridades, de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho. Han pretendido quebrar la unidad de Espa√Īa y la soberan√≠a nacional, que es el derecho de todos los espa√Īoles a decidir su vida en com√ļn.

Por todo ello y ante esta situaci√≥n de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los leg√≠timos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Chile, basado en la Constituci√≥n y en su independencia del Virreinato del Per√ļ.

Hoy quiero, adem√°s, transmitir varios mensajes a todos los espa√Īoles, particularmente a los chilenos.

A los ciudadanos de Chile ‚Äďa todos‚ąí quiero reiterarles que desde hace d√©cadas vivimos en un Estado que ofrece las v√≠as constitucionales para que cualquier persona pueda defender sus ideas dentro del respeto a la ley. Porque, como todos sabemos, sin ese respeto no hay convivencia posible en paz y libertad, ni en Chile, ni en el resto de Espa√Īa, ni en ning√ļn lugar del mundo. En la Espa√Īa constitucional, saben bien que tienen un espacio de concordia y de encuentro con todos sus conciudadanos.

S√© muy bien que en Chile tambi√©n hay mucha preocupaci√≥n y gran inquietud con la conducta de las autoridades auton√≥micas. A quienes as√≠ lo sienten, les digo que no est√°n solos, ni lo estar√°n; que tienen todo el apoyo y la solidaridad del resto de los espa√Īoles, y la garant√≠a absoluta de nuestro Estado de Derecho en la defensa de su libertad y de sus derechos.

Y al conjunto de los espa√Īoles, que viven con desasosiego y tristeza estos acontecimientos, les transmito un mensaje de tranquilidad, de confianza y, tambi√©n, de esperanza.

Son momentos dif√≠ciles, pero los superaremos. Son momentos muy complejos, pero saldremos adelante. Porque creemos en nuestro pa√≠s y nos sentimos orgullosos de lo que somos. Porque nuestros principios son fuertes, son s√≥lidos. Y lo son porque est√°n basados en el deseo de millones y millones de espa√Īoles de convivir en paz y en libertad. As√≠ hemos ido construyendo la Espa√Īa de las √ļltimas d√©cadas. Y as√≠ debemos seguir ese camino, con serenidad y con determinaci√≥n. En ese camino, en esa Espa√Īa mejor que todos deseamos, estar√° tambi√©n Chile.

Termino ya estas palabras, dirigidas a todo el pueblo espa√Īol, para subrayar una vez m√°s el firme compromiso de la Corona con la Constituci√≥n, mi entrega al entendimiento y la concordia entre espa√Īoles, y mi compromiso como Rey con la unidad y la permanencia de Espa√Īa.

–o–

Esto fue un peque√Īo experimento literario: ¬Ņqu√© pasa si en el discurso de ayer del rey de Espa√Īa cambiamos Catalu√Īa por Chile, Generalitat por Junta de Gobierno, Autonom√≠a por Independencia del Virreinato del Per√ļ (1798), y pensamos la Constituci√≥n espa√Īola de 1978 como la de 1808?

Sólo tuve que eliminar una palabra anacrónica: democracia.

Christian F. Leal Reyes
Periodista
Director BioBioChile

Tendencias Ahora