Blogs
Universidad Bernardo O'Higgins
Miércoles 02 mayo de 2018 | Publicado a las 11:16
Migración e interculturalidad: los desafíos de la educación chilena
Publicado por: Blog UBO
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

No cabe la menor duda del proceso sistem√°tico de inmigraci√≥n que vive nuestro pa√≠s a partir de las √ļltimas dos d√©cadas, proceso mayormente gatillado por la progresiva estabilidad econ√≥mica de Chile y su consecuente aumento de la oferta laboral (claramente percibida as√≠ por los sujetos que deciden migrar al pa√≠s).

Este proceso, cuyas consecuencias no est√°n a√ļn bien ponderadas, ha implicado comenzar a concebir el escenario nacional en el marco de relaciones interculturales no exentas de conflictividad, a partir de la existencia de diversas nacionalidades y/o identidades espec√≠ficas que residen en Chile. La presencia de inmigrantes en nuestro pa√≠s viene determinando ciertamente una variada gama de pol√≠ticas gubernamentales destinadas a la mejor incorporaci√≥n de estos en √°mbitos socioecon√≥micos espec√≠ficos; trabajo, residencia, educaci√≥n, salud, etc. Pero, al un√≠sono, problematiza el escenario de convivencia sobre la base del respeto a la diversidad y la tolerancia, en funci√≥n de la necesidad de fomentar el respeto a los derechos humanos mas elementales.

Lamentablemente, y a pesar de que nuestro país ha vivido históricamente variados procesos de inmigración, la sociedad chilena expresa cierta reticencia y odiosidad hacia haitianos, dominicanos, colombianos, ecuatorianos, venezolanos, entre otros. De hecho, asistimos regularmente a prácticas discriminatorias o de violencia física ante la indolencia complaciente de muchos chilenos que perciben al extranjero de forma negativa sobre la base naturalizada de prejuicios y estereotipos, entre ellos, la falsa idea de que vienen a quitar el trabajo, a imponer costumbres deleznables o simplemente en considerar que la diferencia fenotípica es sinónimo de inferioridad sociocultural.

Los medios de comunicaci√≥n con cierta regularidad ponen en evidencia reiteradas pr√°cticas de agresi√≥n sobre inmigrantes, objeto de la indiferencia de las instituciones p√ļblicas o de la violencia expl√≠cita que los denigra en su condici√≥n de personas humanas. Solo recordar al haitiano acuchillado o a su compatriota lleno de mayonesa en la cara, o a la mujer de la misma nacionalidad que muri√≥ tras cuatro horas de esperar una ambulancia. Los acontecimientos mencionados muestran que gran parte de la sociedad chilena no ha podido asumir o incorporar una actitud decididamente en clave intercultural.

Ello implica un proceso permanente de relación, comunicación y aprendizaje entre personas, grupos, conocimientos, valores y tradiciones distintas, orientada a generar, construir y propiciar un respeto mutuo, y a un desarrollo pleno de las capacidades de los individuos, por encima de sus diferencias culturales y sociales. En sí, la interculturalidad intenta romper con la historia hegemónica de una cultura dominante y otras subordinadas y, de esa manera, reforzar las identidades tradicionalmente excluidas para construir, en la vida cotidiana, una convivencia de respeto y de legitimidad entre todos los grupos de la sociedad.

Solo recordar al haitiano acuchillado o a su compatriota lleno de mayonesa en la cara, o a la mujer de la misma nacionalidad que murió tras cuatro horas de esperar una ambulancia, muestran que gran parte de la sociedad chilena no ha podido asumir o incorporar una actitud decididamente en clave intercultural.
- Germ√°n Morong

A la luz de lo se√Īalado se torna necesario discutir y reflexionar seriamente sobre las condiciones en que se esta y se estar√° desarrollando le educaci√≥n nacional ‚Äďcon √©nfasis en la capital, lugar de concentraci√≥n de la mayor cantidad de inmigrantes- y de all√≠ considerar nuevos planes y herramientas curriculares aplicados a estos nuevos escenarios educativos plurales.

Sin lugar a dudas, la educaci√≥n es uno de los medios axiales a trav√©s de los cu√°les pueden generarse cambios en las formar de representar y concebir la presencia de inmigrantes en todos los aspectos que involucra la vida cotidiana. La tradicional idea de homogeneidad que acompa√Ī√≥ el desarrollo educativo y el ejercicio curricular no calza hoy con la realidad, con las manifestaciones diversas que dan cuenta de una heterogeneidad que ni la sociedad ni la escuela pueden obviar y que la era de la informaci√≥n y conocimiento ayuda a visibilizar.

La educaci√≥n, por tanto, no puede estar al margen de tales exigencias en la medida que los temas que subyacen en ese desaf√≠o est√°n directamente vinculados con la construcci√≥n de ciudadan√≠a, el binomio inclusi√≥n-exclusi√≥n social y la valoraci√≥n y aceptaci√≥n del otro distinto. En este sentido, los desaf√≠os que deber√° enfrentar la educaci√≥n son m√ļltiples. Dentro del conjunto de responsabilidades de la educaci√≥n formal y del profesorado b√°sico, secundario y con implicancias en la educaci√≥n superior, est√° incluir la interculturalidad como elemento b√°sico del sistema educativo, asumiendo la diversidad cultural desde una perspectiva de respeto y equidad social, una perspectiva que todos los sectores de la sociedad tienen que asumir hacia los otros.

Esta perspectiva tiene que partir de la premisa de que todas las culturas tienen el derecho a desarrollarse y a contribuir, desde sus particularidades y diferencias, a la construcción del país. Debemos recordar el tiempo histórico que nos ha tocado vivir, caracterizado por la libre circulación de personas y la presencia de espacios cosmopolítas que demandan actitudes democráticas frente a un mundo globalizado.

Es fundamental advertir de que se trata de un proceso irreversible por lo que debemos superar fundamentaciones nacionalistas, ya que, la realidad más íntima nos lleva a pensar que las relaciones sociales que mantendremos como sociedad de aquí en adelante estarán configuradas por una red heterogénea de valores, costumbres e identidades. Con todo, y como sostienen diversas investigaciones recientes, la educación intercultural deberá afrontar tres grandes temas; el reforzamiento sistemático de los derechos de grupos étnicos, culturales o minorías nacionales, la lucha contra el prejuicio racial y las formas de integración intercultural y la adecuación del sistema educativo y de la propia pedagogía a las exigencias de un mundo transnacional.

Germ√°n Morong
Director Centro de Estudios Históricos
Universidad Bernardo O¬īHiggins

Tendencias Ahora