Artes y Cultura
Sábado 03 noviembre de 2018 | Publicado a las 18:07 · Actualizado a las 20:25
Metal, grunge, filas y entradas agotadas: lo que dejó el multitudinario Santiago Gets Louder 2018
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Más de 15 mil personas llegaron ayer al Movistar Arena para una nueva versión del festival Santiago Gets Louder, evento que se perfila como una de las citas rockeras y metaleras más importantes de la cartelera local.

Esta vez, la m√ļsica en vivo estuvo a cargo de Black Star Riders, Criminal, Recrucide y Temple Agents, adem√°s de los shows estelares de Alice in Chains y Judas Priest.

Santiago Gets Louder
Santiago Gets Louder | Carlos M√ľller | Lotus

La apertura de puertas ocurri√≥ a las 14:30 horas, mientras que las primeras presentaciones sucedieron pasadas las 16:00 horas, con masiva presencia de p√ļblico. Un sector de comidas y bebidas alcoh√≥licas recib√≠a a los asistentes que entraban y sal√≠an de los dos escenarios montados (el Movistar Arena y el Monster Stage, instalado afuera), sin embargo, este no dio abasto tras la masiva respuesta al evento.

Ayer, mientras el festival acontec√≠a, la totalidad de las entradas se agotaron, lo que luego se tradujo en filas alrededor de un patio de comidas cuyo consumo era exclusivo a su delimitaci√≥n, problema no menor que se resolvi√≥ al momento de los n√ļmeros principales.

ECM | BBCL
Las filas alrededor del patio de comidas | BBCL
ECM | BBCL
BBCL

Sello grunge

Pasadas las 19:00 horas, Alice in Chains, la m√≠tica banda de Seattle, hizo ingreso al gran Domo del Parque O’Higgins para realizar, a juicio de no pocos fans de anoche, una de sus mejores presentaciones en el pa√≠s.

Con un repertorio con √©nfasis en los hits y las canciones ac√ļsticas que los distinguieron de la tropa de bandas grunge de la √©poca, la agrupaci√≥n comandada por Jerry Cantrell protagoniz√≥ un show coreado de principio a fin, que sirvi√≥ para presentar las canciones de su √ļltimo disco, Rainier Fog, lanzado en agosto.

Heaven Beside You, Down in a Hole y No Excuses, consecutivamente, fueron un mantra que se perpetuó por varios minutos, y que sirvió de sosiego para el tramo más pesado del setlist, a cargo de los tracks que hicieron de Alice in Chains (tal como en los noventa) un foco de atención para quienes gustan del metal.

Jerry Cantrell, Alice in Chains
Jerry Cantrell | Alice in Chains | Carlos M√ľller
| Lotus

De ahí en adelante, más clásicos, como We Die Young y Angry Chair, para luego dar paso a la recta final con Man in the Box marcando el quiebre y Got Me Wrong en la dosis de nostalgia por Layne Staley, otrora frontman y mártir, reemplazado en el nuevo milenio por William DuVall que ya no necesita demostrar pruebas de su virtuosismo y capacidad vocal, distinta a la del ícono fallecido.

Would?, acaso su canción más popular, marcó el principio de una despedida que terminó en aullidos con Rooster, single cuyo línea inicial sobrevive incluso entre quienes no conocen al grupo. Ovación total para Alice in Chains anoche en Movistar Arena

A lo Judas

El cierre de Santiago Gets Louder estuvo reservado para Judas Priest, el colectivo inglés de heavy metal (cosecha 1969) que lideran Glenn Tipton, Ian Hill y Rob Halford, su característico vocalista.

El reencuentro sirvi√≥ tambi√©n para presentar su √ļltimo trabajo discogr√°fico: Firepower, cuya canci√≥n hom√≥nima abri√≥ el recital. Sin embargo, el grueso estuvo dedicado a los himnos de la banda, que fueron sostenidos por gr√°ficas visuales, una motocicleta sobre el escenario y el sonido s√≥lido de un referente del g√©nero.

ECM | BBCL
BBCL

¬ŅLe pesan los a√Īos a la voz de Halford? Para nada. ¬ŅEs un show m√°s nost√°lgico que contempor√°neo? Tampoco: respetuoso de la historia ante todo, pero actual y moderno. Running Wild, Sinner y The Ripper marcaron la t√≥nica de lo que ser√≠a la presentaci√≥n: un paseo patrimonial por el universo creativo de Judas Priest.

En la √ļltima, ficticias notas de prensa y escenas del Londres decimon√≥nico de Jack, El Destripador agitaron a la audiencia, que termin√≥ bailando y moviendo cabezas y guitarras a√©reas por inercia.

Desert Plains, con √°ridas im√°genes de soporte, y la adrenal√≠nica Turbo Lover regalaron las postales de fervor, y tambi√©n su cover de Fleetwood Mac, The Green Manalishi (With the Two Prong Crown). La “canci√≥n mosh” fue Freewheel Burning, y You’ve Got Another Thing Comin’ el gui√Īo al “acero brit√°nico”. Luego, entr√≥ Rob en motocicleta para entonar las √ļltimas notas.

El ocaso fue la tracción de un motor bullante: el fin de la primera parte se llamó Painkiller (himno), seguida de un bis para enmarcar: Electric Eye (con un satélite en forma de ojo vigilando desde las espaldas de Halford), el hit Breaking the Law (donde el vocalista demostró que sus agudos siguen filosos y a prueba de revisión técnica), y Living After Midnight, una de sus canciones más pop y bailables, que anoche convirtió el Movistar Arena, por minutos, en una discoteque metalera, festiva y violenta.

Tendencias Ahora