Artes y Cultura
Viernes 08 noviembre de 2019 | Publicado a las 12:09 · Actualizado a las 12:27
As√≠ como los narcos defienden a "sus" barrios, ¬Ņlos encapuchados "defienden" a los manifestantes?
visitas

En las √ļltimas tres semanas de Movilizaci√≥n Social, con manifestaciones, cabildos, desmanes y saqueos, muchos han puesto el acento en la violencia. Claro, es una violencia de la que no tenemos memoria. No en esta envergadura, al menos por parte de civiles (de parte de ‚ÄĚagentes‚ÄĚ del Estado, si, pero no tan extendido en el territorio y por tantos d√≠as).

Muchas voces claman por separar a los manifestantes ‚Äúpac√≠ficos‚ÄĚ de los ‚Äúviolentistas‚ÄĚ, del ‚Äúlumpen‚ÄĚ, deseando formas ‚Äúcivilizadas‚ÄĚ de expresi√≥n de las demandas.

Creo que se ha creado una “cultura” de exigir manifestaciones pac√≠ficas, pero con polic√≠as que reprimen en forma violenta a todos por igual, al tiempo que las autoridades no escuchan, son sordas. Una “cultura” que lleva muchos a√Īos gest√°ndose, a pesar de las violencias que implica y cuyos resultados hemos visto en estas semanas.

¬ŅPor qu√© es dif√≠cil separar manifestantes pac√≠ficos de ‚Äúviolentistas‚ÄĚ?

Hay varias razones, pero posiblemente las m√°s importantes son las siguientes.

¬ŅQu√© capacidad tiene un grupo de cientos o de miles de personas ‚Äúpac√≠ficas‚ÄĚ de enfrentarse a un grupo de 40, 80, 150 o 200 individuos concertados violentos y con elementos contundentes? Ninguna.

No es rol de los manifestantes ‚Äúpac√≠ficos‚ÄĚ garantizar condiciones adecuadas para manifestarse. Es la funci√≥n de Carabineros. Y no lo han hecho, al menos, desde 2004, cuando se realiz√≥ la APEC en Chile.

En ese evento, hubo una marcha que parti√≥ del Parque Almagro, transit√≥ por Santa Rosa para pasar por la Alameda y dirigirse por diagonal Paraguay al Parque Bustamante. En esa marcha, en reiteradas ocasiones le inform√© a Carabineros que hab√≠a un grupo de 30 o 40 personas (f√°cilmente identificables porque iban al final de la marcha) que iba a causar problemas. Y as√≠ fue, pues cuando la parte final de la manifestaci√≥n ‚Äďcon gran presencia de familias con ni√Īos- cruzaba Vicu√Īa Mackenna, y que ese grupo ya hab√≠a empezado a lanzar piedras y a romper mobiliario urbano, Fuerzas Especiales de Carabineros arremeti√≥ desde atr√°s. As√≠, no s√≥lo empuj√≥ a ese grupo hacia donde estaba la marcha, sino que lanz√≥ gran cantidad de bombas lacrim√≥genas donde estaba el grueso de la gente. Trat√≥ a todos por igual.

Durante m√°s de 15 a√Īos tuve oficina cerca de Plaza Italia. Vi muchas manifestaciones, y siempre se repet√≠a lo mismo. Carabineros arremetiendo contra todos y deteniendo a los ‚Äúpajarones‚ÄĚ, no a los ‚Äúviolentos‚ÄĚ, a los que hab√≠an causado destrozos.

Con el correr del tiempo, y frente a este verdadero descriterio (o estrategia) de la polic√≠a, hoy sucede que muchas veces esos grupos ‚Äúviolentos‚ÄĚ, ese ‚Äúlumpen‚ÄĚ, es el que permite a los manisfestantes ‚Äúpac√≠ficos‚ÄĚ que se puedan expresar “resguard√°ndolos” de Carabineros.

¬ŅParad√≥jico? No. Es lo mismo que pasa en muchos barrios, donde los vecinos se sienten m√°s protegidos por los narcotraficantes que por las polic√≠as (que, adem√°s, muchas veces entran en forma violenta y luego se van, dejando el territorio a disposici√≥n de los narcotraficantes, que permanecen y son del barrio). El narcotraficante impone su ‚Äúley‚ÄĚ, pero esta conlleva un orden y una ‚Äútranquilidad‚ÄĚ, esa que le permite hacer sus negocios. Esa ‚Äúley‚ÄĚ ‚Äďimpl√≠cita pero clara- y esa tranquilidad, muchos vecinos la valoran y les resulta m√°s funcional que polic√≠as violentos, que act√ļan en forma espor√°dica.

Si hemos sabido hace a√Īos que existen cada vez m√°s barrios ‚Äútomados‚ÄĚ o controlados por el narcotr√°fico, que durante todo este tiempo no se han dise√Īado y menos aplicado pol√≠ticas que hayan dado resultados, ¬Ņpor qu√© escandalizarse por esa realidad? ¬ŅPor qu√© escandalizarse porque esa realidad probablemente se traslad√≥ a las marchas y manifestaciones?

¬ŅEs novedad que esto que vemos viene repiti√©ndose hace a√Īos en diversas manifestaciones, en especial en la de estudiantes? Esos j√≥venes han normalizado estas situaciones porque son las que, a muchos, les dan alguna seguridad para poder manifestarse.

Para que no haya violencia en las manifestaciones, entre muchas otras condiciones, Carabineros no debe agredir a los manifestantes ‚Äúpac√≠ficos‚ÄĚ y debe saber separar a los ‚Äúviolentos‚ÄĚ. Pero despu√©s de tantos a√Īos, pareciera ser que el actuar que hemos visto en estas semanas -y que que es el mismo de al menos los √ļltimos 45 a√Īos- es parte de su ADN.

Tambi√©n para tener marchas ‚ÄĚpac√≠ficas‚ÄĚ se debe garantizar que los manifestantes ‚Äúpac√≠ficos‚ÄĚ ser√°n realmente escuchados, porque la experiencia de los √ļltimos 15 a√Īos demuestran que sin violencia, las autoridades (de todo orden, incluidos empresarios) no escuchan. Entonces la violencia pasa a ser un medio “inevitable” para ser ‚Äúvistos‚ÄĚ, para ser considerados y, con suerte, ser escuchados. Pero este es un tema para otra columna.

Tendencias Ahora