Artes y Cultura
Crítica de Cine: "Apuesta maestra", el desfile de las vanidades
Publicado por: Emilio Contreras
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Nominada a un premio de la Academia (por mejor guión adaptado) la ópera prima del también libretista norteamericano Aaron Sorkin es un filme que fundamenta sus prerrogativas artísticas y audiovisuales en la perfecta concomitancia existente entre el texto matriz y el montaje mismo del largometraje. También resaltan la estrategia fotográfica de grabar casi exclusivamente en ambientaciones cerradas, creando una atmósfera de vértigo, soledad, y de cierta frustración e infelicidad femenina, la cual se basa en el volumen biográfico de la organizadora de partidas de póker clandestinas, Molly Bloom.cINE

Por Enrique Morales Lastra

‚ÄúDormir con una muchacha es solo hacer lo que a ella misma agrada; mas de esto a lograr que haga lo que queremos nosotros, suele a menudo haber mucha distancia‚ÄĚ.

Choderlos de Laclos, en “Las amistades peligrosas”.

La intimidad de una mujer inteligent√≠sima, due√Īa de un coeficiente intelectual muy por sobre la media y de destrezas deportivas que le hac√≠an competir en justas ol√≠mpicas, pero lamentablemente da√Īada emocionalmente: es el resumen argumental de la historia que relata el filme ‚ÄúApuesta maestra‚ÄĚ (‚ÄúMolly’s Game‚ÄĚ, 2017), inspirado en un caso ver√≠dico de enriquecimiento a trav√©s de la ordenaci√≥n de exclusivas tiradas de p√≥ker, y que se encuentra protagonizado por la actriz Jessica Chastain (quien interpreta a Molly Bloom), y en donde pese al tono confesional del discurso cinematogr√°fico de la obra, se prescinde de cualquier atisbo de una est√©tica documental, para as√≠ admitir una pieza de ficci√≥n ampliamente satisfactoria y seductora en su ret√≥rica audiovisual, de principio a fin.

Aquel es el principal aporte creativo de este t√≠tulo: introducirse en lo oculto y velado de la realidad de una existencia femenina contempor√°nea, de una manera singular y llamativa, vali√©ndose de la fuerza literaria de su montaje y de la destreza narrativa prove√≠da por su autor (el mismo Aaron Sorkin), obtenida gracias a su experiencia escritural en tanto guionista de t√≠tulos como ‚ÄúLa red social‚ÄĚ (2010), y de ‚ÄúSteve Jobs‚ÄĚ (2015).

"Apuesta maestra".
“Apuesta maestra”.

Esta esquiadora olímpica devenida en princesa del póker (Bloom) organizó durante una década las partidas de ese juego más privilegiadas y secretas de los Estados Unidos. Administró millones de dólares y se codeó con celebridades como Leonardo Di Caprio y Ben Affleck, hasta que el FBI la arrestó en la mitad de una noche de 2011, por la presunta ilegalidad de las ganancias personales que obtuvo debido a las actividades ya descritas.

La trayectoria de esa vida, con flashbacks que evocan su ni√Īez y adolescencia, ocupan la totalidad del tiempo dieg√©tico de la √≥pera prima de Aaron Sorkin, y quien se inmiscuye con su c√°mara alimentada de constantes primeros y cerrados planos, en la gram√°tica espiritual de una joven mujer que pese a sus atributos y ventajosas condiciones de diversa √≠ndole, soslayaba con su fuerza emprendedora la pavorosa soledad que guiaba y conduc√≠a la mayor√≠a de sus jornadas cotidianas, y la incomprensi√≥n vital que ten√≠a de s√≠ misma y de sus traumas psicol√≥gicos esenciales.

"Apuesta maestra".
“Apuesta maestra”.

Prescindiendo de un camino discursivo f√°cil (caer en la tentaci√≥n de revestir de f√≥rmulas documentales las confesiones de “Molly Bloom”), el realizador recurre a t√©cnicas propias de una historia contada en primera persona por un narrador omnisciente, que sustenta el √©xito de su opci√≥n, a causa de la calidad actoral de Jessica Chastain y por el estilo interpretativo en que √©sta aborda a ese complejo personaje femenino: con notorios aire de frialdad y de superioridad, sofisticaci√≥n, elegancia, estilo, represi√≥n sexual y belleza f√≠sica, pero carente en la estructura psicosocial que apuntalaba sus afectos m√°s b√°sicos y primigenios.

En efecto, y empero el éxito de Molly en las altas esferas de esos microcosmos cerrados de la sociedad norteamericana, la organizadora de los lujosos encuentros de póker jamás tiene novios, y nunca se le aprecia con sinceros amigos que le apoyaran en sus minutos de ocio, descanso, diversión o de íntimo y de merecido sosiego, escasos por lo demás de visualizar en el filme: Bloom está siempre sola, aun cuando llega pronto a la cima (y cae de ésta).

Bit√°cora de soledades amontonadas, ‚ÄúApuesta maestra‚ÄĚ se verifica en tanto el reflejo de una cara vac√≠a del √©xito p√ļblico y financiero, y donde la sensibilidad de Aaron Sorkin conjetura con un montaje espeluznantemente r√°pido, y que echa mano a material de archivo para fortalecer sus im√°genes, los rincones y los pasajes inexplorados en el ‚Äúalma‚ÄĚ familiar y personal de esta atractiva ejecutiva y administradora de un privativo juego para ricos.

"Apuesta maestra".
“Apuesta maestra”.

Lastimada por los secretos e infidelidades de su padre, aunque con su ilusión amorosa intacta, Molly guarda la expectativa de transformarse en madre y así formar su propia descendencia y progenie, en la revelación de una carga emocional transformada por el guión y el talento literario del director, en una suerte de novela de aprendizaje e iniciación existencial, respirado en el duro submundo de las apuestas ilegales y clandestinas, siempre a un paso de estrellarse con las mafias poderosas, de tratar con los grandes financistas, deportistas, estrellas del espectáculo o de enfrentarse a los empresarios millonarios dispuestos a saciar las ansias depredadoras de su eterna y legítima ambición.

Uno de los sostenes art√≠sticos del largometraje (adem√°s del gui√≥n, el montaje y de las opciones fotogr√°ficas de la c√°mara) se basa en el elenco interpretativo escogido por el realizador para la ocasi√≥n. Adem√°s de Jessica Chastain y de su p√°lida elegancia, se aprecian la postura nihilista e implacable de Michael Cera como el jugador X, de Idris Elba (en el papel del abogado de Molly, Charlie Jaffey), y el rol de Kevin Costner (encarnando al exigente y ‚Äúdoble‚ÄĚ padre de la organizadora de apuestas, en el peculiar v√≠nculo de amor y de odio, de pasi√≥n y de aversi√≥n, que √©ste manten√≠a con su hija).

Se dice que el personaje de Cera recrea en el filme a quien en la historia real y biográfica era ni más ni menos la figura del actor Tobey Maguire: lo que evidencia la magnitud del negocio ideado por Bloom y su impacto tanto en la costa oeste (Los Angeles) como en la capital estadounidense del Atlántico (Nueva York), urbes que salvo por un par de tomas exteriores, son capturadas en la mayoría de los casos sólo a través de secuencias extraídas del interior de lujosas habitaciones, o mediante desplazamientos nocturnos en automóviles que transitan por anónimas e irreconocibles autopistas en, tal vez, la estrategia y la opción estética por reconocer la uniformidad paisajística de un circuito exclusivo e inmensamente potentado, pero que sólo puede explayarse y por ende desarrollarse a cabalidad -en su sincera magnitud-, nada más que entre las murallas de lo oculto, y de una perentoria, asfixiante y exigente privacidad.

"Apuesta maestra".
“Apuesta maestra”.

Confinada en el encierro de sus confortables aposentos, Molly Bloom observa con ojos algo ir√≥nicos ‚Äďvali√©ndose de la c√°mara de Aaron Sorkin y de la mirada de Jessica Chastain- las costumbres de adinerados ejecutivos y celebridades, y sus relaciones e interacciones con el resto de la sociedad, en una tradici√≥n sat√≠rica anglosajona que entronca a este filme con novelas como ‚ÄúLa feria de las vanidades‚ÄĚ (1848), del autor ingl√©s William Makepeace Thackeray, y m√°s concretamente (y cercana en el tiempo) con el argumento de ‚ÄúLa hoguera de las vanidades‚ÄĚ, del escritor y del llamado ‚Äúpadre del Nuevo Periodismo‚ÄĚ (1987), Tom Wolfe.

‚ÄúApuesta maestra‚ÄĚ, as√≠, se presenta en el equivalente de una mirada audiovisual en torno al nihilismo y a la naturaleza del ocio y de su vivencia por parte de un sector de la poblaci√≥n norteamericana, que se debate peligrosamente entre la delgada l√≠nea roja del poder establecido y de la franca ilegalidad, empero manteni√©ndose siempre en la √≥rbita de la abundancia y de un alto imperio adquisitivo, situada en el contexto narrativo de una confesi√≥n femenina solitaria, tortuosa, sensible, sin amor, subterr√°neamente rom√°ntica y dolorosamente herida, con los Estados Unidos de principios del siglo XX, como tel√≥n de fondo.

Tendencias Ahora