Tecnología
Científicos consiguen crear un organismo vivo con la menor cantidad de genes posibles
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Investigadores estadounidenses crearon en un laboratorio el genoma viable m√°s peque√Īo existente en la naturaleza, que contiene el n√ļmero m√≠nimo de genes necesarios para que un organismo funcione y se autorreproduzca, un nuevo avance para desentra√Īar los misterios de la vida.

El genoma sintético de este microbio llamado Syn 3.0 tiene sólo 473 genes. En comparación, un ser humano tiene alrededor de 20.000 y una flor japonesa, llamada Paris japonica, con el genoma más grande conocido hasta la fecha, cuenta con 150.000.000.000.

El equipo que logr√≥ esta haza√Īa est√° dirigido por Craig Venter, el pionero de la secuenciaci√≥n del ADN, quien tambi√©n cre√≥ el primer organismo controlado por un genoma sint√©tico en 2010.

Los investigadores que han logrado crear este genoma al m√≠nimo a√ļn no han sido capaces de determinar las funciones de 149 de estos 473 genes, un tercio del total, seg√ļn explicaron en sus trabajos publicados el jueves en la revista Science.

La creaci√≥n de esta c√©lula dotada s√≥lo con los genes necesarios para que exista vida en su forma m√°s b√°sica, podr√≠a ayudar a comprender la funci√≥n de cada gen absolutamente esencial para la vida, seg√ļn los bi√≥logos.

“La mejor manera de comprender la vida es crear el genoma m√°s simple“, explic√≥ Craig Venter durante una conferencia de prensa telef√≥nica.

“Si no entendemos c√≥mo vuela un Boeing 777, retiramos las partes una a una hasta que el avi√≥n ya no puede volar”.

Este es el principio que el cient√≠fico y su equipo, que incluye a Clyde Hutchison, utilizaron con el genoma de una bacteria Mycoplasma, conocida por tener los genomas m√°s peque√Īos de todas las c√©lulas vivas capaces de autorreproducirse.

Crearon genomas hipotéticamente minimalistas en ocho segmentos diferentes para probar e identificar a los genes esenciales y los que no lo son.

Una etapa importante

Durante este proceso, los investigadores tambi√©n trataron de identificar los genes denominados “casi esenciales”, necesarios para asegurar un crecimiento robusto del organismo, pero que no son esenciales para la vida.

Para poner a prueba estos genes, los científicos han insertado secuencias genéticas exteriores para perturbar sus funciones y determinar así las que eran necesarias para la vida de las bacterias.

Los cient√≠ficos repitieron el experimento hasta que consiguen el genoma m√°s peque√Īo capaz de funcionar.

Su trabajo tambi√©n revel√≥ que algunos genes, clasificados como “no esenciales” realizan ciertas funciones que resultan esenciales y deben ser mantenidos en el genoma de por vida.

Casi todos los genes necesarios para la lectura y expresión de la información genética, así como la preservación de la información y su transmisión entre generaciones también se conservan en este genoma.

Muchos de ellos se han encontrado en otros organismos, lo que sugiere que podr√≠an codificar prote√≠nas universales cuyas funciones a√ļn no se han definido, acorde a los investigadores.

Científicos consideran la creación de este genoma artificial mínimo un avance significativo.

“Este es un paso importante en la creaci√≥n de una c√©lula viva cuyo genoma est√° totalmente definido”, dijo Chris Voigt, bi√≥logo del Instituto de Tecnolog√≠a de Massachusetts (MIT) en Cambridge (noreste de Estados Unidos).

Sin embargo, a√Īade el cient√≠fico, queda por definir el papel de estos 149 genes de Syn 3.0 que permanecen desconocidos y que prometen traer nueva informaci√≥n sobre la base biol√≥gica de la vida.

Tendencias Ahora