Nacional
Más de 1 millón de pesos al mes pagaría Servicio de Salud Arauco en el arriendo de un auto
Publicado por: Tatiana Risso
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El Servicio de Salud de Arauco arrienda hace m√°s de dos a√Īos un veh√≠culo para uso de la Direcci√≥n, con costo mensual de m√°s de un mill√≥n de pesos. Se estima que con lo que se ha gastado a la fecha, ya se habr√≠an comprado dos camionetas del modelo de la que se est√° usando.

El arriendo de un auto para uso del director del servicio comenzó a realizarse en la administración anterior de la doctora María Rebeco y posterior a la tragedia que protagonizó su chofer personal, Marcelo Reyes, quien desapareció en julio de 2013 en la camioneta Huynday Tucson de la repartición, siendo encontrado cuatro meses más tarde sumergido en el Lago Lanalhue.

Como no se trat√≥ de un accidente, sino de un hecho intencional que de acuerdo a la investigaci√≥n obedeci√≥ a un suicidio, el seguro no respondi√≥ y el m√≥vil da√Īado por su permanencia en el agua qued√≥ inutilizable.

Durante todo este tiempo el Servicio del Salud recurrió a la fórmula de un convenio marco, a la luz de la cual se generan órdenes de compra mensuales para el arriendo de un automóvil que pueda usar el director.

Actualmente este contrato es con la firma Vehículos de Renta Limitada, con domicilio en Providencia. El costo de disponer de una todoterreno Toyota RAV4 es de 1 millón 106 mil 105 pesos. Consultado el director del servicio de salud con sede en Lebu, Víctor Valenzuela, acerca de este gasto generado que a la fecha totaliza cerca de 30 millones de pesos, respondió.

La 4×4 que se est√° usando tiene un valor en el mercado de 12 millones 790 mil pesos, es decir con lo que se ha gastado en arriendo a la fecha, ya se habr√≠an podido adquirir dos de estos veh√≠culos.

Desde el nivel central se argumenta que no ha sido posible hasta ahora generar el presupuesto para adquirir un nuevo vehículo. Complejo pues con este tipo de gestión los recursos fiscales no están precisamente resguardándose, sino más bien yéndose a un saco roto, bien roto, de manera inexplicable.

Tendencias Ahora