Internacional
Servicios de inteligencia franceses, de nuevo impotentes ante atentado
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

As√≠ como los autores del atentado contra Charlie Hebdo de enero en Par√≠s, el presunto autor de una decapitaci√≥n el viernes en el centroeste franc√©s hab√≠a levantado las sospechas de la inteligencia francesa, sin que ello impidiera prevenir este √ļltimo atentado.

“Espero que por una vez no se hable de un error de los servicios de inteligencia”, conf√≠a un comisario parisino, exmiembro de inteligencia. Pero parece improbable.

En 2006, Yassin Salhi, supuesto autor de la decapitaci√≥n del responsable de su empresa, una planta de gas industrial en Saint Quentin Fallavier, hab√≠a sido objeto de un expediente S (por “Seguridad del Estado) debido a su “radicalizaci√≥n” y a sus “v√≠nculos con el movimiento salafista”, que abandon√≥ en 2008, explic√≥ el ministro de Interior, Bernard Cazeneuve.

Pero, como explic√≥ el fiscal de Par√≠s, Fran√ßois Molins, ese no fue el √ļnico periodo en el que llam√≥ la atenci√≥n de los servicios de inteligencia. Entre 2011 y 2014, fue se√Īalado “puntualmente” por sus v√≠nculos “con el movimiento salafista” de Lyon.

Su perfil radical no había pues escapado a las autoridades.

“Primeramente, esto quiere decir que los servicios trabajan bien. Ahora bien, si una vez que se ha activado la alarma y se hace un seguimiento no se obtiene nada m√°s, es l√≥gico abandonar en alg√ļn momento” las pesquisas, explica un alto funcionario.

Todos los autores de los √ļltimos atentados o intentos frustrados en Francia hab√≠an sido fichados previamente por los servicios de inteligencia.

Es el caso de Sid Ahmed Ghlam (cuya tentativa de atacar una iglesia a las afueras de Par√≠s en abril fue evitada), de los hermanos Kouachi (autores del atentado contra el semanario Charlie Hebdo en enero que mat√≥ a 12 personas), Am√©dy Coulibaly (que mat√≥ tambi√©n en enero a una polic√≠a y a otras cuatro personas en un supermercado jud√≠o en Par√≠s), y Mohamed Merah (responsable de la muerte en 2012 de tres militares, tres ni√Īos y una profesora de un colegio jud√≠o en el suroeste franc√©s).

Perfiles durmientes

“En cada uno de estos casos, ning√ļn elemento nos permiti√≥ prever semejante paso al acto”, afirma una fuente policial cercana a los servicios de inteligencia.

“El verdadero problema son los perfiles durmientes. Es casi imposible detectarlos. Cuando decidimos que determinados individuos no merecen un seguimiento, no lo hacemos a la ligera”, defiende esta fuente.

“No tenemos los medios humanos de seguir a todo el mundo, lo decimos desde hace lustros”, se indigna un comisario parisino.

Esto no impide sin embargo obtener resultados: cinco atentados desbaratados en Francia desde el inicio de a√Īo, dijo en abril el primer ministro, Manuel Valls.

Una controvertida ley de inteligencia, adoptada el miércoles por el Parlamento francés, está destinada a ayudar a estos servicios, desbordados desde hace meses, ofreciéndoles un marco más flexible y nuevos medios de acción en temas como las escuchas o la vigilancia de internet.

Francia, con 1.500 ciudadanos que viajaron a Irak y Siria para unirse al Estado Isl√°mico, constituye el primer contingente europeo de yihadistas, “de los cuales algunos vuelven y hay que vigilar absolutamente”, inform√≥ una fuente policial.

Pero “como demuestra este nuevo caso, no s√≥lo hay que seguirlos a ellos. El sospechoso (del atentado del viernes) no regresaba de Irak” a priori, afirma otro alto funcionario bajo el anonimato.

“De todas formas, la inteligencia no puede impedir una acci√≥n semejante. Incluso si pusi√©ramos a cuatro polic√≠as detr√°s de todos los que estimamos capaces de pasar al acto”, afirma, fatalista, el comisario parisino.

Tendencias Ahora