Vida
4 armas para combatir los antojos
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Probablemente, una de las razones por las que m√°s cuesta mantener una dieta saludable es el ansia de consumir alimentos dulces.

Esta necesidad es impulsada por el cerebro que busca ‚Äúrecompensas‚ÄĚ, no por la necesidades alimentarias del organismo.

La cuesti√≥n es que, si se puede consumir una peque√Īa dosis y detenerse ah√≠, ceder a la tentaci√≥n est√° bien. Pero si se tiende a comer de m√°s en el momento en el cual se entra en contacto con alimentos dulces, decirles ‚Äús√≠‚ÄĚ es la peor elecci√≥n. Pero aqu√≠ tenemos varios consejos para evitar la necesidad de az√ļcar.

1. Si hay hambre, es momento de una comida

Un antojo no es hambre. No tiene nada que ver con el cuerpo buscando energía, sino con el cerebro pidiendo algo que desemboque en la secreción de dopamina.

Sin embargo, si se tiene un antojo y al mismo tiempo hay hambre, la cosa se pone peor. Es un empuje poderoso que muy pocas voluntades pueden resistir f√°cilmente.

Entonces, si sucede esto, lo mejor es ponerse a cocinar una comida saludable. Comer algo ‚Äúreal‚ÄĚ quiz√°s no sea lo m√°s apetitoso, pero es el mejor camino.

2. Tomar una ducha caliente

Aunque suene extra√Īo, un ba√Īo de agua caliente puede detener un antojo. Lo importante es que el agua est√© realmente caliente, en el l√≠mite de la incomodidad.

Es recomendable que la ducha dure de 5 a 10 minutos. Una vez finalizada, la sensación de calor y adormecimiento, similar a la que se tiene a la salida de un sauna, ahogará el antojo.

3. Salir a caminar para distanciarse de la idea

Salir a una caminata r√°pida al aire libre es una buena idea. Y si el trayecto se hace corriendo, ser√° incluso mejor.

Esto tiene un prop√≥sito doble. Primero, distanciarse de los alimentos da√Īinos que uno est√° ansiando en ese momento. Segundo, el ejercicio liberar√° endorfinas, qu√≠micos que ponen al cerebro en estado de bienestar y pueden ayudar a disolver el antojo.

Si se est√° imposibilitado de salir, se pueden hacer series de sentadillas, abdominales o cualquier ejercicio din√°mico.

Otros consejos

Por supuesto, la mejor opci√≥n es intentar que estos antojos nunca aparezcan. En este sentido, es mejor no tener nada de ‚Äúcomida chatarra‚ÄĚ en casa. Si est√°n al alcance de la mano, los problemas no tardar√°n en aparecer.

Además, si se come de manera saludable y se realiza ejercicio varias veces por semana, es muy probable que los antojos no sean tan comunes. Otros métodos que pueden servir son los siguientes:

Tomar un vaso de agua. Se dice que a veces los antojos son causados por deshidratación.

Comer fruta. Eso suele ayudar a calmar las ansias de az√ļcar. Las mejores opciones son bananas, manzanas y naranjas.

Evitar endulzantes artificiales. A veces pueden contribuir a la aparición de antojos.

Consumir prote√≠nas. Son muy √ļtiles para la saciedad y podr√≠an ser de ayuda.

Hablar con amigos. Llamar a alguien o ir a visitarlo para buscar apoyo moral y distracción.

Dormir bien. Esto es importante, adem√°s, para la salud general.

Evitar el exceso de stress.

Evitar ciertos disparadores. Esto puede estar relacionado a actividades o lugares que facilitan los antojos.

Tomar multivitamínicos. Esto prevendrá cualquier deficiencia.

Hacer una lista. Puede ser muy √ļtil llevar a todas partes una lista de las razones por las cuales se quiere comer saludable.

No pasar hambre entre comidas.

Para tener en cuenta

Si se puede comer comida chatarra de vez en cuando sin atracones y sin arruinar el progreso dietario, no hay problema. Pero si es difícil controlarse a uno mismo cerca de estas comidas, es mejor evitarlos. Ceder al antojo solo alimentará la adicción. Si se resiste el ansia, los antojos se harán más débiles a lo largo del tiempo y luego desaparecerán.

Tendencias Ahora