Blogs
Aborto: es mi cuerpo, son mis derechos
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En las √ļltimas semanas presenciamos, una vez m√°s, levantarse el debate en torno al aborto a ra√≠z de un caso particularmente estremecedor. Esta vez, se trataba de una ni√Īa, a sus 13 a√Īos estaba embarazada producto de una violaci√≥n. Habr√≠a sido violada por su hermanastro. El feto se diagnostic√≥ como inviable, se sab√≠a que no podr√≠a sobrevivir fuera del √ļtero y, de hecho, falleci√≥ a los pocos d√≠as. Despu√©s de esto, no sabemos qu√© pasar√° con esta ni√Īa.

Ella s√≥lo tuvo s√≥lo una opci√≥n: vivir el trauma de la violaci√≥n, mientras avanzaba el embarazo que fue su consecuencia, sabiendo adem√°s que ten√≠a que esperar parir y luego ver morir a su hijo. ¬ŅEs eso lo que ella hubiera querido? ¬ŅEs esto lo que otras mujeres quieren vivir? ¬ŅEs esa la mejor manera para que esta ni√Īa pueda recibir la reparaci√≥n y rehabilitaci√≥n que necesita para rearmar su vida tras ser violada? Lamentablemente, al parecer, ni siquiera vale la pena pregunt√°rselo, pues la opci√≥n de interrumpir el embarazo no est√° sobre la mesa, sin arriesgarse ella y el profesional que lo practique a enfrentar la justicia penal.

En definitiva, a una mujer o una ni√Īa en esta situaci√≥n, el Estado la est√° obligando a continuar su embarazo, independientemente de la opini√≥n de ella acerca de cu√°l ser√≠a su mejor manera de sobrellevar el dolor.

Ha habido voces contrarias a la despenalizaci√≥n del aborto, que se√Īalan que el aborto no es ‚Äúla soluci√≥n‚ÄĚ en ning√ļn caso. Que es necesario adoptar medidas de prevenci√≥n, por una parte, para limitar la cantidad de embarazos no deseados y, por otra parte, medidas de acompa√Īamiento a las mujeres embarazadas en situaci√≥n vulnerable, de manera de permitirles un mejor embarazo y apoyarlas en la decisi√≥n de criar a su hijo/a o darlo/a en adopci√≥n. Y se plantea como una alternativa: ‚Äúsi hacemos todo esto, no ser√° necesario despenalizar el aborto‚ÄĚ.

Pero la posici√≥n a favor de despenalizar el aborto nunca se ha planteado como un asunto de ‚Äúesto o lo otro‚ÄĚ. No es ‚Äúaborto o prevenci√≥n‚ÄĚ, ‚Äúaborto o adopci√≥n‚ÄĚ, ‚Äúaborto o servicios a la mujer embarazada‚ÄĚ. La adecuada protecci√≥n a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres requerir√≠a contar con todo esto y m√°s: una adecuada educaci√≥n sexual; apropiado acceso a informaci√≥n y servicios en distintas formas de anticoncepci√≥n, incluyendo la anticoncepci√≥n de emergencia; la protecci√≥n contra la violencia de g√©nero y la discriminaci√≥n; una adecuada atenci√≥n de salud durante el embarazo, incluyendo salud mental, y toda la gama de servicios sociales y de otro tipo necesarios para acompa√Īar a la mujer embarazada, especialmente a las m√°s vulnerables. Pero tambi√©n requiere despenalizar el aborto, y contar con la provisi√≥n de servicios seguros y asequibles en caso de peligro de vida o salud de la mujer, inviabilidad fetal y en caso que el embarazo sea el resultado de violaci√≥n o incesto.

No se trata de promover el aborto como ‚Äúsoluci√≥n‚ÄĚ. Se trata de que en casos tan extremos como √©stos, exista la opci√≥n, y que cada mujer pueda decidir, libre e informadamente, qu√© camino quiere seguir en esos casos, qu√© es lo mejor para ella, desde sus convicciones y su manera particular de afrontar lo que est√° viviendo.

Por ejemplo, ¬Ņqu√© pasa si el peligro para la vida de una mujer no es inminente, pero sabe que de continuar su embarazo lo probable es que llegue a un punto en que su vida estar√° en juego? ¬ŅDebe estar obligada a esperar a que est√© al borde de la muerte para poder interrumpir el embarazo? En el caso de un feto inviable, ¬Ņdebe estar obligada a llevar a t√©rmino dicho embarazo, sabiendo que s√≥lo ser√° para ver morir a su hijo? Cuando el embarazo es resultado de una violaci√≥n, ¬Ņdebe estar obligada a continuar un embarazo, incluso cuando √©ste le recuerde, cada d√≠a, el trauma de la violaci√≥n que vivi√≥?

Nuevamente: no se trata de promover el aborto como ‚Äúsoluci√≥n en estos casos‚ÄĚ. Se trata de que cada mujer, en sus circunstancias espec√≠ficas, debe poder tomar esa decisi√≥n libre e informadamente. Puede haber mujeres que opten por continuar y llevar a t√©rmino su embarazo en todos los ejemplos anteriores, y si existieran servicios y acompa√Īamiento adecuado, puede que sean muchas m√°s. Pero puede haber mujeres que, teniendo toda la informaci√≥n sobre la mesa, sin discriminaci√≥n ni temor a ser criminalizadas, prefieran interrumpir su embarazo.

Y siendo así, al obligarlas a continuar embarazadas contra su voluntad, al impedirles decidir por sí mismas, el Estado les está infligiendo un trato cruel, inhumano o degradante; una violación a sus derechos humanos.

Ana Piquer
Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Chile

URL CORTA: http://rbb.cl/b8d0
Tendencias Ahora