Internacional
Emoción en Argentina por recuperación de nieto de activista histórica
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Luego de 36 a√Īos de b√ļsqueda, Estela de Carlotto, la presidenta de la organizaci√≥n humanitaria argentina Abuelas de Plaza de Mayo, encontr√≥ a Guido, un hombre con dudas sobre su origen que se someti√≥ voluntariamente a las pruebas de ADN que probaron que era su nieto, robado en la dictadura.

Desde la presidenta Cristina Kirchner hasta el jefe de gabinete Jorge Capitanich, expresaron su emoci√≥n por esta noticia que por primera vez en casi dos meses desplaz√≥ el caso “Argentina vs ‘Buitres’ vs Griesa” a un segundo plano.

Axel Kicillof, el ministro de Economía y rostro de la pelea con los fondos especulativos, no pudo contener el llanto cuando quiso saludar a Carlotto en un programa de radio.

“Un enorme y caluroso saludo a Estela de CarlOtto en un d√≠a…”, alcanz√≥ a decir Kicillof, antes de quebrarse por este caso emblem√°tico de la sangrienta dictadura argentina (1976-83).

“Hoy, la Argentina es un pa√≠s un poco m√°s justo que ayer”, remarc√≥ Kirchner, que antecedida por su esposo y expresidente N√©stro Kirchner, hicieron de la justicia en los casos de violaciones a los derechos humanos cometidos en la dictadura, uno de los pilares de su gesti√≥n.

El nieto de Carlotto es el 114 recuperado por el minucioso trabajo de la entidad que a√ļn persiste en la b√ļsqueda de unos 400 ni√Īos robados durante la dictadura.

Argentina despert√≥ conmocionada por esta noticia que tiene como protagonistas a la reconocida ‘abuela’ Carlotto, de 83 a√Īos, madre de Laura, y Hortensia Ardua, de 91 a√Īos, madre de Walmis Oscar.

Laura y Walmis son los padres de Guido, asesinados cuando era un recién nacido en 1978 en pleno régimen militar.

“Es igualito a su padre, no puede negar que sea hijo de mi hijo”, dijo Ardua a la radio Red desde la provincia patag√≥nica de Santa Cruz.

“Verlo a √©l fue ver a mi hijo, porque son un calco. Emociona saber que es nuestro. Lo quiero ver, abrazar, saber que es mi nieto”, sostuvo Ardua sin poder contener las l√°grimas.

Carlotto conmovi√≥ al pa√≠s el martes al confirmar en conferencia de prensa la recuperaci√≥n de su nieto: “No me quer√≠a morir sin abrazarlo”, dijo en la sede de la organizaci√≥n que preside desde fines de la d√©cada del 80.

Espera por el encuentro

“Es un d√≠a crucial. Todav√≠a estoy como en otro mundo, estoy como so√Īando”, declar√≥ Carlotto el mi√©rcoles a decenas de periodistas que la esperaron en la puerta de su casa en La Plata, 60 km al sur de Buenos Aires.

Su nieto -criado como Ignacio Hurban y buscado como Guido Carlotto-, es un m√ļsico que hace menos de tres semanas se someti√≥ voluntariamente a una prueba de ADN que prob√≥ su parentesco.

Carlotto revel√≥ que a√ļn no hay fecha para el encuentro.

“No habl√© por tel√©fono con √©l porque no quiero forzar ninguna situaci√≥n. Mi nieto est√° bien. Habl√≥ durante el d√≠a de ayer varias veces con Claudia (su hija) y dijo que va a venir pronto. Nos vamos a conocer”, sostuvo Carlotto.

Tras dar a luz en condiciones infrahumanas a Guido, el 26 de junio de 1978, Laura fue asesinada y su cuerpo fue entregado m√°s tarde a su madre, que la reclamaba.

La abuela m√°s c√©lebre de Argentina dijo que el encuentro ser√° “como se ha hecho en todos los casos, en la Casa de las Abuelas”, en el centro de Buenos Aires.

“Soy el nieto de Estela”

Este m√ļsico de profesi√≥n, que hab√≠a participado en un acto de la organizaci√≥n humanitaria de su abuela, Ciclo de M√ļsica para la Memoria, se present√≥ hace menos de tres semanas voluntariamente a hacerse un examen gen√©tico para sacarse dudas sobre su identidad.

Cuando a√ļn no sospechaba su verdadera identidad, este jazzista de Olavarr√≠a, 350 km al sudoeste de Buenos Aires, escribi√≥ una canci√≥n titulada “Para la Memoria”, dedicada al tema de los desaparecidos en Argentina.

No hubo un hecho concreto que llevara a Ignacio Hurban a hacerse la prueba de ADN, dicen que fue más bien un presentimiento, reveló al diario La Nación un amigo que no dio su nombre.

“Soy el nieto de Estela de Carlotto”, dicen que le confes√≥ el martes al pianista de su banda, uno de sus amigos m√°s √≠ntimos.

“√Čl estaba sereno. Lo que le preocupaba a Pacho’ -como lo llaman- es c√≥mo les iba a afectar la noticia a sus padres, los que lo criaron, porque se iban a enterar por televisi√≥n”, indic√≥ al diario.

De acuerdo a la versión de su amigo, a Hurban le dijeron que los resultados de la prueba de ADN iban a tardar tres meses.

“Pero le dieron los resultados a los diez d√≠as. Lo tomaron por sorpresa”.

La vida de Guido se inició con su apropiación por un miembro de las fuerzas represivas, al que Carlotto no nombró.

Otros ni√Īos robados fueron criados como hijos propios por los polic√≠as y militares e incluso por los mismos verdugos de sus propios padres.

En 2012, los exdictadores Jorge Videla, ya fallecido, y Reynaldo Bignone fueron condenados a 50 a√Īos y 15 a√Īos de c√°rcel, respectivamente, por un plan sistem√°tico de robo de beb√©s en el r√©gimen.

Tendencias Ahora