Notas
Pianista checo y Filarm√≥nica de Santiago ofrecen un concierto de nivel superior‚ÄŹ
Publicado por: Johnny Teperman
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Séptimo concierto de la temporada de abono del Teatro Municipal de Santiago, que se realizó este viernes ante más de 1.200 personas, deslumbró con su atractivo programa y destacado nivel de intérpretes, como lo fue el joven pianista checo Lukás Vondrácek, junto a la Orquesta Filarmónica de Santiago, bajo la dirección de Konstantin Chudovsky.

La presentaci√≥n comenz√≥ con la obra ‚ÄúEstudios Emocionales‚ÄĚ, del compositor chileno Roberto Falabella, figura importante de la historia de la m√ļsica nacional. Su lenguaje musical mezcla la vanguardia con el folklore de un modo que no es meramente decorativo: aqu√≠ la tradici√≥n y la innovaci√≥n conversan de igual a igual, tal como lo hacen en la obra del h√ļngaro B√©la Bart√≥k o del brasile√Īo Heitor Villa-Lobos.

‚ÄúEstudios Emocionales‚ÄĚ, con su evocaci√≥n de la m√ļsica de la fiesta de La Tirana, es quiz√° uno de los ejemplos m√°s insignes de ello, por lo que la Filarm√≥nica de Santiago, la eligi√≥ para inaugurar este Concierto, con la segura y consagrada direcci√≥n del maestro ruso, talentoso m√ļsico, de grandes conocimientos y notables aptitudes de conductor.

En cuanto al conocido Concierto en do mayor de Mozart que tuvo como solista al pianista Vondr√°cek, este luci√≥ un talento y una calidad de elevadas facetas, con plena capacidad y lucimiento t√©cnico, amplio dominio del piano, belleza arm√≥nica y una conjunci√≥n de sonido que caus√≥ total admiraci√≥n en el p√ļblico.

As√≠ mismo, el piano y las familias instrumentales, mostraron una asociaci√≥n plena, destacando la interpretaci√≥n de Vondrac√©k, tanto en los solos como en su di√°logos con el plantel orquestal, muy especialmente con las maderas. En respuesta a los nutridos aplausos finales del p√ļblico, el concertista checo ofreci√≥ como “encore”, una vibrante composici√≥n de su compatriota Jan Ladislav Dussek.

Luk√°s Vondr√°cek, convertido en una de las buenas figuras que han visitado al Municipal en esta temporada 2014, hizo su primera aparici√≥n en p√ļblico a los cuatro a√Īos. Despu√©s de estudiar en la Academia de M√ļsica de Katowice y el Conservatorio de Viena, ampli√≥ su formaci√≥n musical en el New England Conservatory de Boston, bajo la tutela de Hung-Kuan Chen, donde se gradu√≥ con honores en 2012. Su musicalidad natural y segura, adem√°s de una capacidad t√©cnica notable, lograron definirlo como un m√ļsico dotado y maduro que ha sentado, durante mucho tiempo, las bases de una carrera importante.

Se ha presentado, entre otros lugares, en la Concertgebouw de Amsterdam, el Carnegie Hall de Nueva York y su recital debut en Reino Unido fue en el Queen Elizabeth Hall como parte de la Serie Internacional de Piano, convirtiéndose en el pianista más joven que ha participado en esta serie.



En cuanto al concierto de Mozart, este fue estrenado por el propio autor austriaco en 1785. La pieza parece resonar con la risa de una √≥pera bufa, anticip√°ndose con su elegancia e ingenio a ‚ÄúLas bodas de F√≠garo‚ÄĚ, su obra maestra en el g√©nero.

Finalmente, la Filarm√≥nica continu√≥ su viaje de este a√Īo por el repertorio sinf√≥nico de Ludwig van Beethoven, con la que es quiz√° la obra m√°s reconocible de la historia de la m√ļsica, su Sinfon√≠a n. ¬ļ 5 en do menor, op. 67. Con su memorable motivo del destino ‚Äúque toca la puerta‚ÄĚ y sus momentos de breve calma interrumpidos por el tronar de la tormenta, la obra pareciera expresar todos los reveses de la vida, desde el ‚Äúpresentimiento sin nombre‚ÄĚ que adivinara el escritor E.T.A.
Hoffmann en el primer movimiento, hasta el trascendente triunfo del √ļltimo.

El director ruso, Chudovsky y sus dirigidos, estuvieron muy compenetrados en su labor, transmitiendo la importancia de la obra al p√ļblico, otorgando una presentaci√≥n excepcional, con brillo, elegancia y -una vez m√°s- elevado nivel de conjunto, con solistas de excelencia, en cuerdas, vientos, maderas y percusi√≥n.

Sea cual sea su mensaje, la Quinta Sinfonía no deja de intrigar, sin importar cuántas veces se escuche. Su extraordinaria unidad la convierte casi en un organismo vivo, cuyos estremecimientos y convulsiones sorprenden cada vez como si fuera la primera.

Tendencias Ahora