Notas
La prehispánica técnica de reserva de agua que combatirá la sequía en los Andes peruanos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Campesinos de los Andes peruanos están mejorando con ayuda internacional una antigua técnica prehispánica de reserva de agua, que les permitirá enfrentar sequías que se agravarán en próximas décadas por efectos del cambio climático.

El sistema se basa en “sembrar” o almacenar agua en la √©poca de lluvias -que se extiende entre noviembre y marzo en los Andes, por encima de los 3.000 metros de altura- para que los campesinos puedan utilizarla cuando sea necesario para consumo de sus comunidades y animales, mejoramiento de √°reas de cultivo o reforestaci√≥n.

El Sistema Nacional de Meteorolog√≠a e Hidrolog√≠a de Per√ļ ha reportado una clara disminuci√≥n de las lluvias en regiones andinas de Per√ļ por el cambio clim√°tico.

Hacia el a√Īo 2030 se espera que las precipitaciones podr√≠an reducirse hasta un 20% anual en zonas de la sierra, seg√ļn el organismo.

Per√ļ, con una pobreza extrema del 23%, concentra en la zona rural y serrana el 83% de su poblaci√≥n m√°s vulnerable, que depende de la agricultura y recursos naturales, por lo cual la falta de agua puede tener un efecto dram√°tico.

Dependencia de las lluvias

“El 70% de la superficie agr√≠cola en la sierra depende de las lluvias”, dijo a la AFP Lenkiza Angulo, coordinadora del Proyecto de Adaptaci√≥n al Cambio Clim√°tico (PACC-Per√ļ) que desarrolla la cooperaci√≥n Suiza en el pa√≠s.

“Por ese motivo se ha perfeccionado la parte t√©cnica” del antiguo sistema de reserva de agua reforzando los canales “para retener la lluvia sin que se pierda”, dijo Angulo.

Pozas familiares pueden almacenar de 100 a 7.000 metros c√ļbicos de agua mientras otros reservorios comunales re√ļnen hasta 35.000 metros c√ļbicos de agua.

Con el soporte técnico y financiero de la cooperación Suiza el sistema comenzó a retomarse en poblados rurales de Cusco y Apurímac, y se intentará extenderlo a otras regiones agrícolas del país.

En las cuatro provincias del Cusco y en dos de Apur√≠mac donde se est√° aplicando el programa, el 90% del terreno es pasto natural y por la sequ√≠a se seca y se incendia, lo que constituye un problema adicional, se√Īala el PACC-Per√ļ.

“Gracias al inicio del programa, de 28 manantiales existentes en Cusco se han incrementado a 150. Y en Apur√≠mac se ha logrado construir 50 (reservorios) con el objetivo de duplicarlos”, dijo Angulo.

Un plan hasta 2016

El programa de cooperación suiza realizó investigaciones en Cusco y Apurímac desde 2009. Y desde 2011 apoya la técnica ancestral con un presupuesto de 13,3 millones de dólares que se aplicará hasta 2016.

“Los especialistas del PACC-Per√ļ respetando el sistema prehisp√°nico que utiliza la depresi√≥n natural del terreno, en algunos casos agrandan y hacen m√°s hondas las cochas (pozas de agua) con participaci√≥n de la comunidad, sin emplear maquinarias, y con material de la zona”, coment√≥ Angulo.

Los campesinos también aplican una técnica que heredaron de sus ancestros para mejorar el entorno del manantial, construyendo desniveles para retener el agua y permitir la reforestación con plantas silvestres.

“No solo es la captaci√≥n de agua, sino la recuperaci√≥n de manantiales y pastura en el √°rea de influencia que se hab√≠an secado”, agreg√≥ la funcionaria.

El programa y sus resultados se entregar√°n en 2016 al gobierno peruano con su sustento t√©cnico y financiero para su aplicaci√≥n en toda la zona alto andina con problemas de sequ√≠a, seg√ļn el PACC-Per√ļ.

Tendencias Ahora