Notas
Brasile√Īa que subasta su virginidad: “¬ŅEstoy siendo tratada como un objeto? Todos lo somos”
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Es brasile√Īa, baila tango, toca el piano, juega al tenis, domina el bal√≥n, tiene 21 a√Īos y est√° subastando nuevamente su virginidad, ya que a la primera vez no result√≥. ¬ŅLo hace por necesidad? No. “Es una oportunidad de negocio”, dice a la AFP.

A Catarina Migliorini, de figura espigada y ex portada de la revista Playboy, no le han faltado admiradores pero, aclara, jam√°s ha tenido novio. “No me enamor√© de verdad de nadie, tal vez. Simplemente no se dio”, cuenta.

“Nunca he tenido ning√ļn tipo de relaci√≥n sexual, con nadie. Ser√≠a muy f√°cil que alguien saliera y dijera que ya tuvo algo conmigo”, explica.

Y tiene un certificado m√©dico para probarlo. ¬ŅQu√© es la virginidad para ella? “Hay un pasaje b√≠blico que dice que la virginidad vale m√°s que un rub√≠ (Proverbios 31, 10). Para m√≠ s√≥lo es un pedazo de tela”, dice.

Y aunque no sea un rub√≠, por el precio lo parece. La √ļltima de las cinco ofertas que ha recibido asciende a 150.000 d√≥lares, hecha por un mexicano, seg√ļn consta en su p√°gina de Internet virginswanted2.com.

La subasta -que parte de un precio base, con ofertas a la vista y donde gana el mejor postor- cierra el 9 de diciembre.

Un poco de filosofía

En conversaci√≥n con la AFP v√≠a Skype, “la virgen m√°s famosa del siglo XXI”, como se autodenomina en su p√°gina web, Catarina pide que se le tenga paciencia porque tiene mucho que decir.

“Yo, como persona, no estoy siendo subastada. Lo que se subasta es s√≥lo una noche conmigo. ¬ŅEstoy siendo tratada como un objeto? Todos lo somos. Cuando estoy ocho horas trabajando para alguien, ofreciendo el trabajo de mi cuerpo o de mis ideas”, explica.

La diferencia, dice, es que el sexo es tab√ļ. “Dicen que lo que yo hago es una desvalorizaci√≥n de la mujer. Yo veo esto como que vivo en un mundo capitalista, y estoy haciendo esto como una forma de negocio y listo”, reitera.

“Si fuese un hombre el que hace la subasta, todo bien. Pero, como es una mujer, mi Dios del Cielo, es una prostituta”, comenta.

Estudiante de Geografía y amante de la literatura y la filosofía, Catarina hace sus propias reflexiones deontológicas.

“Yo hago lo que creo que est√° bien o lo que est√° mal, si es que existe lo que est√° bien y lo que est√° mal. Porque todos son conceptos aprendidos. De lo √ļnico que tenemos certeza es de que nos vamos a morir”, filosofa.

Un negocio

Catarina subast√≥ su virginidad por primera vez hace poco m√°s de un a√Īo, en el marco de un documental australiano. Un japon√©s fue el mejor postor al ofrecer 780.000 d√≥lares.

“El director del documental me hab√≠a dicho que el ganador era una persona mayor (…) Luego result√≥ ser un chico de 21 a√Īos. Quer√≠a pagarme con un cheque. Le ped√≠ que fu√©ramos a un abogado a depositar el dinero, y que el dinero s√≥lo pasar√≠a a mi cuenta despu√©s de que las partes cumplieran con el acuerdo”, dice.

Pero no resultó. Así que ahora decidió organizar su propia subasta. A diferencia de antes, el argumento no es que necesita dinero para sus estudios.

“El dinero es importante aqu√≠, no voy a mentir, pero no lo necesito para vivir bien. Tengo una vida tranquila. Puedo estudiar”, precisa.

¬ŅY los requisitos? Est√° abierta para hombres y mujeres, sin importar la edad. Hay que usar preservativo. Y a Catarina le gustar√≠a conversar con la persona antes, para conocerse.

Advierte que se trata s√≥lo de “perder la virginidad” y no de “otras cosas”. “No es necesario que tenga que gustarme la persona”, precisa en las bases de la operaci√≥n. A√ļn no ha decidido qu√© har√° con el dinero.

La familia de Catarina no est√° de acuerdo con lo que est√° haciendo, pero lo respeta. “Soy mayor de edad y responsable. Saben que la palabra final es m√≠a. Por m√°s que est√©n en desacuerdo, ellos no me juzgan porque me aman y los amo igual”, precisa.

¬ŅY el amor de pareja? “Creo en el amor, creo que un d√≠a puede pasar. Un hombre que me ama de verdad, lo har√° por lo que soy y no me va a dejar por causa de esto. Eso es amor”, asegura.

Tendencias Ahora